Archivo de Autor

Diez años de Cinemarama, por Andrés Brandariz

Seguimos con los festejos. Ya saben cómo es la cosa: cada redactor elige dos textos, uno suyo y otro de un compañero, y los comenta

por Andrés Brandariz

Texto ajeno: Luz de luna (Moonlight – 2017)

La iniciativa de actualizar un texto con motivo de los diez años de este sitio, en el que escribo hace relativamente poco, no me tomó del todo desprevenido. Rápidamente acudí a un texto de la persona que me hizo formar parte del muy nutrido grupo de gente que ha colaborado y colabora con Cinemarama, con quien frecuentemente tengo oportunidad de ir al cine y con quien comparto un criterio bastante similar a la hora de mirar y elegir. En resumidas cuentas, lo mío es de una comodidad absoluta. De ella me sostengo para hablar de otra comodidad: la de quienes premian películas como Moonlight. (más…)


Intemperie

Año: 2015
Origen: Argentina
Dirección: Miguel Baratta
Guion: Miguel Baratta
Música: Aylu Grad
Fotografía: Cecilia Bruck
Edición: Nicolás Aponte Gutter, Miguel Baratta
Duración: 65 minutos

por Diego Maté

Empieza el día y la luz sacude las sombras que cuelgan en el estudio de Eduardo Stupía. La cámara de Miguel Baratta no encuentra a un genio creador sino a un artesano que modela pacientemente sus materiales. Cuando observa el armado de un collage, la película parece adherir a la vieja tesis de que no hay nada parecido a la inspiración o a la pureza de la invención, sino ensamblaje de cosas ya existentes. (más…)


El amor menos pensado

Año: 2018
Origen: Argentina
Dirección: Juan Vera
Guion: Juan Vera, Daniel Cuparo
Intérpretes: Ricardo Darín, Mercedes Morán, Claudia Fontán, Luis Rubio, Andrea Pietra
Música: Iván Wyszogrod
Fotografía: Rodrigo Pulpeiro
Edición: Pablo Barbieri
Duración: 136 minutos

por Diego Maté

Es de madrugada y Mercedes Morán está sentada en el living, sola y a oscuras. Darín se levanta y la va a buscar; no sabe bien qué le pasa pero lo intuye: el hijo que se fue a estudiar afuera, la crisis de los cincuenta, el hastío cotidiano y otros lugares comunes. Los dos hablan y durante minutos no hay nada parecido a un chiste, el diálogo es más bien triste, pero en la sala varias personas se ríen, sobre todo con las líneas de Darín. Pasa lo mismo en otras escenas: Darín está parece amargado sin remedio, pero de todas formas se escuchan risas y hasta alguna carcajada perdida. Una de dos: la figura de Darín ya construida dentro y fuera de la ficción se impone al relato trayendo un efecto cómico propio y produce un reflejo pavloviano en algunos espectadores: “aparece Darín y dijo algo, seguro será algo gracioso, por las dudas me río”; o, también, la película maneja con mucha dificultad la ambigüedad de tonos sin lograr con demasiado éxito la comedia ni el drama al punto de que se confunden los registros. (más…)


Diez años de Cinemarama, por Patricio Durán

Seguimos con los festejos. Ya saben cómo es la cosa: cada redactor elige dos textos, uno suyo y otro de un compañero, y los comenta.

por Patricio Durán

Texto ajeno: “Pulp en Argentina” (2012)

La llegada de Pulp a Buenos Aires tuvo una de las mejores campañas de prensa que recuerde. “¿Viene Pulp?”, era casi la única información que aparecía en los carteles que empapelaron la ciudad un par de meses antes, junto a un link a una fanpage de Facebook que, sumado a la tipografía icónica de compilados como Intro y Countdown, le daban a la visita de Pulp el carácter de oficial. La pregunta, claro, era retórica. Ya estaba confirmada la visita. Más que campaña de prensa, entonces, se trataba de un teaser, de jugar con los fanáticos, de cebarlos(nos) (más…)


Casa propia

Año: 2018
Origen:
Argentina
Dirección
: Rosendo Ruiz
Guion: Rosendo Ruiz, Gustavo Almada
Intérpretes: Gustavo Almada, Irene Gonet, Maura Sajeva, Mauro Alegret
Música: 440 estudio
Fotografía: Pablo González Galetto
Edición: Rosendo Ruíz, Ramiro Sonzini
Duración: 73 minutos

por Diego Maté

Si hubiera que caracterizar el cine de Rosendo Ruiz habría que decir que cada nueva película suya parece tratar de despojarse de casi todo lo hecho por las anteriores, como si la reiteración del estilo, piedra basal de la teoría de autor, fuera algo de lo que hay que escapar buscando siempre nuevos caminos. A pesar de eso, la diversidad de la filmografía de Ruiz deja ver algunas insistencias: el gusto por el género, el interés por todo lo que sea joven, las remisiones a la historia del cine (siempre como fuente de placer) y el encanto de sus protagonistas, en especial de los más chicos, que se mueven con una fluidez y una gracia difíciles de igualar. Esa vitalidad está ausente en Casa propia, que aparece desde el comienzo dominada por una amargura infrecuente para el director de De caravana. (más…)


Diez años de Cinemarama, por Julián Tonelli

Como se habrán dado cuenta, nuestro cumpleaños número diez ya pasó hace algunos días pero no tenemos intenciones de abandonar los festejos por un tiempo. Así que hoy inauguramos una seguidilla de textos en las que redactores, que forman o formaron parte del sitio, rememoran la experiencia de Cinemarama. Eso sí, esta vez hay una consigna: el que escribe tiene que elegir dos críticas, una propia y otra ajena, y comentar las dos, o sea, actualizarlas, leerlas desde el presente. Esa es la única regla, en verdad, el resto es libre: cada redactor puede hacer con su comentario lo que más le venga en gana. Empezamos, y en los próximos días (y semanas, ¿y meses?) iremos subiendo más.

por Julián Tonelli

Texto propio: Familia para armar (2011)

Estos son fragmentos que escribí sobre una olvidada comedia dramática llamada Familia para armar  cuya función privada me tocó ver. (más…)


Diez años de Cinemarama #3

por Aníbal Perotti

La década ganada. Hace diez años Diego me invitó a escribir en un sitio de internet que acababa de crear, a tono con la revolución tecnológica de aquel momento, llamado Cinemarama. Nos habíamos conocido poco tiempo antes en la escuela de cine de El Amante: un lugar entrañable en el que el debate se extendía más allá de las clases, en un café o en alguna cena. Yo llegaba cargando mis vicios cinéfilos frente a una amplia mayoría de jóvenes que tenían veinte años menos y todo por descubrir. Recuerdo que me molestaba la postura canchera de algunos profesores en contra de un cine supuestamente aburrido, “solemne” o “pretencioso”, destinada a ese público adolescente, pero reconozco que aquel lugar me llevó a poner en duda mis propias ideas y a conocer, por ejemplo, mucho cine clásico al que no me había acercado por prejuicio. (más…)