Solo un sueño (Revolutionary Road)

Solo un sueño - Revolutionary Road - CinemaramaAño: 2008
Origen: Estados Unidos, Reino Unido
Dirección: Sam Mendes
Guión: Justin Haythe
Intérpretes: Kate Winslet, Leonardo DiCaprio, Kathy Bates, Michael Shannon
Edición: Tarig Anwar
Fotografía: Roger Deakins
Música: Thomas Newman

por Laura Gehl

En la crítica de Quémese después de leerse, David Obarrio decía que “los hermanos Coen odian a la humanidad”. La frase me vino a la mente a la hora de pensar en Sam Mendes, aunque en su caso sería algo más acotado: él odia a la sociedad norteamericana. Si bien sólo lleva filmadas cuatro películas, resulta llamativo que la mitad (Belleza americana y Sólo un sueño) sean obras de un profundo desprecio por esa sociedad y todo lo que ella representa.

El humor y el cinismo que atravesaban Belleza americana está ausente en Sólo un sueño, en su lugar una pesada solemnidad vuelve a la película una experiencia claustrofóbica. En los años 50, los Wheeler, una joven pareja con dos hijos, habita una típica casa de los suburbios de Nueva York. Ella, una actriz frustrada devenida ama de casa desesperada, él, un aburrido empleado de una importante empresa que odia su trabajo. Por qué se supone que los Wheeler son la pareja perfecta destinada al éxito no se sabe; la frase se repite hasta el cansancio pero nunca nos queda claro qué es eso que los hace tan especiales. Si el trazo grueso no estuviera presente en toda la película, podría decirse que se trata de una brillante ironía.

Poco ocurre en la vida de esta pareja. La frustración se manifiesta a través del personaje femenino, pero esa frustración es vacía, inútil. April es una mujer aburrida, inestable, una madre arrepentida que sólo encuentra una posible solución a su triste vida en mudar a toda la familia a París, proyecto que se ve fracasado porque queda embarazada. Entonces, más del mismo hastío. Sólo un sueño nunca va más allá de estos márgenes, así como tampoco va mucho más allá de los márgenes de la casa. Es una película espectadora de estos seres insulsos, no reflexiona sobre lo que cuenta, no construye una mirada sobre un mundo particular, se encierra en sí misma y en el mero retrato de la miseria ajena, observando soberbia.

Pero lo peor de todo es que bajo el disfraz de darle a la mujer cierta importancia, detrás de la máscara de poner el descontento en April y la pasividad en Frank se esconde una espantosa misoginia. Los escasos personajes secundarios femeninos (como el de Kathy Bates) son deliberadamente idiotas, y el relato establece una cierta empatía con el personaje de DiCaprio, mostrándolo como una víctima del fastidio de su mujer. Él comete una infidelidad insignificante, ella lo traiciona con su mejor amigo. Hacia el final y de la manera más obvia, burda e inverosímil, ella es “castigada” por la propia película por realizarse un aborto. Poco más queda decir después de tamaña bajeza.

Sólo un sueño pretende ser una película de “temas importantes”, de crítica social, que reflexiona sobre cierta condición de la familia. No es nada de eso. Es un relato anodino con diálogos magnificados para el puro lucimiento actoral y que por su manera de contar y de mostrar se convierte simplemente en una película canalla.

Solo un sueño - Revolutionary Road - Cinemarama

7 comentarios

  1. “Por qué se supone que los Wheeler son la pareja perfecta destinada al éxito no se sabe; la frase se repite hasta el cansancio pero nunca nos queda claro qué es eso que los hace tan especiales.”

    Laura, cuando escribí mi reseña no se me ocurrió poner esta idea y creo que das en el clavo, que es fundamental para entender que Mendes no le importa nada más que conseguir su objetivo a cualquier precio.

    Con respecto a que la emptatía se establezca con el personaje de Di Caprio no estoy tan seguro, me parece que es algo dinamico que se puede mover entre los dos personajes (“en en final ella prefiere correr el riesgo antes que ser una cobarde como él”) o directamente entre ninguno.

    Sí es totalmente misógina la (spoiler) última escena en la que el el tipo baja el volumen de su audifono para no escucharla. Desde el otro día le hago el mismo gesto con el dedo cuando Sandra me pide que no deje la ropa tirada por la casa.

    Un gusto leerte, compañera.

    febrero 6, 2009 en 2:58 pm

  2. Laura Gehl

    Gracias Marto, y sí, es verdad que lo de la empatía es subjetivo, de hecho supongo que a los que les gustó lo pueden considerar incluso a la inversa, pero justamente hoy estuve re-pensando la película y sigo creyendo que él es mostrado como una especie de víctima. Lástima que la película no haya corrido el riesgo también, no?
    Lo del audífono es tremendo, muy fuera de lugar en la lógica de la narración además.
    Ah, y asumo que Sandra es tu mujer… en ese caso, mi solidaridad y empatía para con ella, por supuesto.
    Un abrazo.

    febrero 7, 2009 en 8:34 pm

  3. gareth

    La Pelicula es Excelente Critica en parte a la sociedad Norteamericana en parte
    A Mi Me gusto y Tiene Grandes actuaciones

    febrero 9, 2009 en 8:20 pm

  4. sam

    Buena peli, buenas actuaciones, entendi todo incluso porque se supone que son la pareja perfecta, tambien encontre una fuerte critica social y me dejo mucho que pensar.

    julio 9, 2013 en 2:29 pm

  5. quien se queda con los hijos

    diciembre 8, 2013 en 2:34 am

  6. ¡Estupendos post! Desde mi punto de vista creo que es una película que logra crear una fuerte empatía con el espectador gracias a su guión. Además, hay que reconocer que Sam Mendes sabe elegir muy bien sus historias, su reparto y en general su equipo. Revolutionary Road denota una profesionalidad tan exquisita como artesanal, y la trama está narrada con grata templanza, intensificándose de forma regular con la interacción de la pareja protagonista. Por otra parte la gravedad de sus conflictos y la valía de sus actuaciones no se equilibran con el real interés de sus personajes, con lo que flaquea la fuerza necesaria para que las situaciones arrebaten el ánimo y trasciendan sus estampas de disputas comunes, singularizadas en ocasiones por la aportación de un gran Michael Shannon como hijo de Kathy Bates.

    noviembre 25, 2014 en 2:11 pm

  7. Mariana

    No entendiste nada…lo claustrofóbico es ese modelo de familia, la película consigue transmitir la sensación de opresión que produce el estar atrapados en una trampa social cuando se sueña con una vida menos condicionada. Tu propia limitación te impidió comprender la.peli.

    enero 28, 2019 en 1:39 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s