Life: Vida inteligente (Life)

Año: 2017
Origen: Estados Unidos
Dirección: Daniel Espinosa
Guion: Rhett Reese y Paul Wernick
Intérpretes: Jake Gyllenhaal, Ryan Reynolds, Rebecca Ferguson, Hiroyuki Sanada
Música: Jon Ekstrand
Fotografía: Seamus Mc Garvey
Edición: Frances Parker
Duración: 103 minutos

por Santiago Armas

Alienizados. A pocas semanas del estreno de Life: Vida inteligente, se esparció un rumor en las redes sociales que decía que se trataba de una precuela de la futura película del villano del Hombre Araña, Venom, ya que el origen de ese villano comienza cuando un simbionte alienígena se apodera de una nave espacial hasta que llega a la tierra y lucha contra el héroe arácnido, lo que ocurre efectivamente en este film (menos lo último, claro está). El rumor no fue cierto, y quizás hubiera sido más entretenido al menos ubicar a Life: Vida inteligente dentro del universo cinematográfico de Marvel, ya que la película que tenemos es una de las tantas copias que Hollywood viene haciendo de la saga seminal que dio origen a lo que se llama terror espacial (hablamos, obviamente, de Alien: El octavo pasajero, de Ridley Scott).

Seis astronautas de la tripulación Pilgrim reciben una sonda espacial proveniente de Marte con una muestra de ADN alienígena. Lo que al principio es sorpresa y felicidad por haber encontrado pruebas de vida extraterrestre, pronto se convertirá en pesadilla cuando la criatura (una suerte de estrella de mar mezclada con pulpo y algún otro molusco marino) vaya creciendo en tamaño, alimentándose de cada miembro de la estación. Entre los personajes están los clásicos arquetipos del género: el héroe con pasado oscuro que prefiere el espacio antes que la tierra, la comandante severa y maternal, el gracioso del grupo (cuándo no, interpretado por Ryan Reynolds), el científico que intenta explicar todo racionalmente y una rusa y un chino para mostrar diversidad y vender el producto a otros países. En favor de Life: Vida inteligente hay que decir que el director Daniel Espinosa no pierde el tiempo en introducciones aburridas y psicologismo berreta para con sus personajes y decide pasar lo antes posible a la acción, con momentos de mucha tensión y altos niveles de gore y suspenso en gravedad cero. Pero más allá de ser un producto noble y entretenido, uno no deja de pensar que esto ya se vio antes y mejor demasiadas veces, y que no queda otra que esperar unas semanas a que se estrene Alien: Covenant y así declarar a Ridley Scott amo y señor del terror espacial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s