El pulso: la llamada del apocalipsis (Cell)

El pulso: la llamada del apocalipsis (Cell) - c i n e m a r a m aAño: 2016
Origen:
  Estados Unidos
Dirección
: Tod Williams
Guion: Adam Alleca, Stephen King
Intérpretes: John Cusack, Samuel L. Jackson, Isabelle Fuhrman, Stacy Keach
Música: Marcelo Zarvos
Fotografía: Michael Simmonds
Edición: Jacob Craycroft
Duración: 129 Minutos

por Emiliano A. Cappiello

Atendeme. Ante una obra de Stephen King, la pregunta nunca es si la adaptarán al cine o a la televisión, sino cuándo. Eventualmente, todas llegan al formato audiovisual. Ahora le tocó a Cell, la novela de 2006 en la cual una señal extraña emitida a través de los celulares convierte a la mayor parte de la población en zombies. La película tuvo una producción complicada. Inicialmente iba a ser dirigida por Eli Roth, el amigo de Tarantino con conocido prontuario en el cine de terror, pero este se fue y terminó siendo dirigida por Tod Williams, el de Una mujer infiel (The Door in the Floor, 2004). Filmada en 2014, tardó dos años en estrenarse, y cuando lo hizo, se encontró con una respuesta particularmente negativa, con una exacerbación extraña para una película tan modesta. Muchos la criticaron por poseer, supuestamente, un discurso en contra del uso masivo de celulares, que vendría a ser una pavada similar a acusar a El resplandor de ser un panfleto en contra de los hoteles. No hay nada que realmente sostenga esta acusación en el film, pero al que le gusta sentirse perseguido en cualquier recurso narrativo siempre encuentra una ofensa.

El pulso: la llamada del apocalipsis, como la titularon localmente con habitual ridiculez, reúne a John Cusack (que no está envejeciendo con mucha gracia) y Sam Jackson, dupla que ya adaptó a King en el 2007 con 1408. Afortunadamente, ambos se toman en serio su labor, a diferencia de otros actores que parecen resentir sus roles en films menores (digamos un Willis o un De Niro). Los acompañan Isabelle Fuhrman y el gran Stacy Keach, que con un rol breve agrega enorme nobleza. El film plantea un escenario apocalíptico típico, con ciudades abandonadas y destruidas que zombies recorren buscando tentempiés. La producción accidentada del film y su carencia de gran presupuesto se notan y se convierten intermitentemente en bondades o defectos según la escena. Por un lado, permite que la película vaya siempre al punto y no se detenga en escenas redundantes o tiempos muertos. Por el otro, genera algunos diálogos agresivamente expositivos y cierto uso irresponsable de CGI berreta, particularmente en la horrenda escena final.

Pero, finalmente, su mayor virtud es esta honestidad: no hay aires de grandeza, ni autoconciencia canchera, sino una historia sencilla de género narrada con efectividad. Cine clase B con orgullo, del que agarrás en el cable o encontrás en Netflix y pasás un buen rato.

El pulso: la llamada del apocalipsis (Cell) - c i n e m a r a m a

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s