Bafici 2016 – La última Navidad de Julius

Cfdt5RwW4AAtY42La última Navidad de Julius (Bolivia – 2015)
Competencia Latinoamericana

Dirección: Edmundo Bejarano
Guion: Edmundo Bejarano

por Elena Marina D’Aquila

El héroe de la Navidad. El tercer mediometraje de Bejarano –director de Atolondrado y Los lemmings contratacan– se erige como una pequeña gran epopeya que habita en la nueva Competencia Latinoamericana a la espera de ser descubierta. El cineasta comprende que la épica de su personaje se juega en las vicisitudes de la cotidianeidad, y hacia esa dirección apunta su cámara: encuadres desprolijamente perfectos que se cierran sobre determinados espacios de esa suerte de cueva, refugio semioscuro atiborrado de libros donde vive Julio Barriga, y de su barrio: la plaza, el cementerio.

La película orbita alrededor del magnetismo que despliega Barriga, y construye la cercanía a través de una atenta observación de su intimidad. Hay algo de urgente e instintivo en la cámara de Bejarano y en el trabajo de seguimiento que realiza de Julio, quizás el personaje más entrañable del festival. El director hace algo notable: entregarse a escuchar y propiciar la palabra de un personaje dispuesto a recitar su poesía todo el tiempo de forma espontánea. De esta manera, Bejarano entiende que las situaciones y los gestos más insignificantes son los que revelan toda la emoción y el pulso vital de la película: captar al hombre que amaba a Amy Winehouse frotándose los ojos o abrochándose la camisa, trepándose a un árbol, bailando al ritmo de las canciones de su musa británica o visitando la tumba de su héroe, el poeta Roberto Echazú, a quien le dedicó su último poemario, Cuaderno de sombras, publicado en 2008. Allí, en esos micromomentos, radica uno de los triunfos definitivos de la película. Con tanto y tan poco, la figura de este hombre adquiere una dimensión sentimental enorme que lo vuelve todo un personaje cinematográfico. Esto puede verse, por ejemplo, en una de las escenas más genuinamente emotivas del film: un plano fijo de casi diez minutos en el que Barriga, recostado en su cama, apenas iluminado por una pequeña lámpara, lee unos textos de amor dedicados a “Amy piernas de palillo”, como la denomina su mayor fan. El poeta la describe como una diosa cocodrilo del Nilo que produce campaneadas en su corazón, el mismísimo Diablo al que “le va todo un reverendo carajo”.

La escena final, de una gran carga nostálgica y sentimental, muestra a Julio volviendo a su casa con una rosa roja en mano para depositar en el altar que le construyó a su santa, Amy, mientras suena “Noche de los muertos” de El mató a un policía motorizado. Hay que admitir que en un BAFICI con semejante cantidad de documentales memorables, este es uno de esos inesperadamente bellos y necesarios para cualquier festival. De esos que permanecen con nosotros por mucho más tiempo luego de abandonar la sala.

Bafici 2016 - La última Navidad de Julius - c i n e m a r a m a

Una respuesta

  1. Pingback: Julius el héroe de la Navidad | La última navidad de Julius

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s