Entradas etiquetadas como “Rusia

Paraíso (Ray)

Año: 2016
Origen: Rusia, Alemania
Dirección: Andrei Konchalovsky
Guion: Elena Kiseleva, Andrey Konchalovsky
Intérpretes: Yuliya Vysotskaya, Christian Clauss, Philippe Duquesne, Peter Kurth
Música: Sergey Shustitskiy
Fotografía: Aleksandr Simonov
Edición: Sergey Taraskin, Ekaterina Vesheva
Duración: 131 Minutos

por Diego Maté

Segunda Guerra Mundial, Holocausto en curso, todos parecen moverse: la gente escapa, muere o persigue a otros. Las historias de tres personajes se cruzan: una mujer rusa es detenida y acusada de esconder a dos chicos judíos por un jefe de policía francés que sabe cómo sacar rédito de la ocupación alemana. La película muestra la crueldad de un mundo en descomposición en un blanco y negro discreto y con unos encuadres exquisitos: a uno le parece estar viendo una película de Haneke, tal vez una continuación de La cinta blanca. Pero algo de esa contención se disipa de a poco a medida que el relato deja espacio a los estallidos afectivos que son la marca del cine de Konchalovsky. (más…)


Leviathan (Leviafan)

Leviathan (Leviafan) - c i n e m a r a m aAño: 2014
Origen: Rusia
Dirección: Andrei Zvyagintsev
Guion: Oleg Negin, Andrey Zvyagintsev
Intérpretes: Vladimir Vdovichenkov, Elena Lyadova, Aleksey Serebryakov, Anna Ukolova
Fotografía: Mikhail Krichman
Música: Philip Glass
Edición: Anna Mass
Duración: 139 minutos

por Diego Maté

El director Andrey Zvyagintsev incurre en una contradicción: intenta retratar un universo ficcional áspero y brutal de manera ampulosa y solemne. Sus intenciones se perciben en los planos iniciales cuando, después de unas calculadísimas imágenes del mar y la costa, la cámara realiza movimientos suaves pero notorios que vienen a llamar la atención sobre acciones poco significativas como la llegada de un auto. Más adelante, durante la lectura de un fallo judicial, el método de Zvyagintsev se revela del todo: una jueza recita apresuradamente el texto interminable del fallo mientras que la cámara se acerca cada vez más al estrado; ese gesto dura lo suficiente como para que a nadie se le escape la tesis de la película: la justicia provincial rusa no es otra cosa que una burocracia demasiado afecta a sus propios rituales y que debe justificar su existencia a través de una retórica compleja y abigarrada. (más…)


Elena

Elena - C I N E M A R A M AAño: 2011
Origen: Rusia
Dirección: Andrey Zviaguintsev
Guión:
Andrey Zvyagintsev, Oleg Negin
Intérpretes:
Nadezhda Markina, Andrey Smirnov, Aleksey Rozin
Fotografía
: Mikhail Krichman
Música: Philip Glass
Edición: Anna Mass
Duración: 109 minutos

por Aníbal Perotti

El desprecio. La película comienza con un largo plano fijo sobre las ramas de un árbol raquítico desde donde se distinguen los cristales de un departamento lujoso mientras se escuchan gritos de cuervos como telón de fondo. Las señales mortíferas asociadas a la representación de la riqueza van a extenderse progresivamente a todos los estratos sociales de la película. Zviaguintsev calibra los encuadres, las luces y los desplazamientos de cámara con destreza, pero su innegable talento formal está puesto al servicio de un relato esquemático cargado de un pesado simbolismo. El director ilustra con cinismo, misantropía y brocha gorda un mundo sin esperanzas poblado por personajes al borde de la caricatura. (más…)


Fausto (Faust)

Fausto (Faust) - C I N E M A R A M AAño: 2011
Origen: Rusia
Dirección: Aleksandr Sokurov
Guión: Iouri Arabov, Aleksandr Sokurov y Marina Koreneva
Intérpretes: Johannes Zeiler, Anton Adassinski, Isolda Dychauk, Georg Friedrich, Hanna Schygulla
Edición: Jörg Hauschild
Fotografía:
Bruno Delbonnel
Música: Andreï Sigle, Makar Akhpashev
Duración: 134 minutos

“El fondo de una película es un efecto de perspectiva producido por su forma”.
Serge Daney

por Aníbal Perotti

Liebe. La nueva película de Aleksandr Sokurov es una experiencia sensorial formidable y una singularidad dentro de su filmografía. El cineasta ruso crea nuevas ópticas, trabaja los matices de color y las tonalidades musicales profundizando la intensidad y la complejidad de las cuestiones que plantea: el amor por la figura atormentada del protagonista, el centelleo amarillento que emana de la joven Margarete, los verdes y ocres del paisaje, la blancura de las sábanas de las lavanderas, la negrura de la sombra de una diligencia rusa que marcha hacia París. Fausto integra una tetralogía sobre el mal, pero mientras las tres primeras películas (Moloch, Taurus y El Sol) se concentran en figuras históricas, esta última escapa de la encarnación terrestre para retratar a una humanidad maldita. Sokurov abandona la historia por el mito: el simbolismo de los títulos anteriores deja lugar únicamente al nombre del personaje, que representa el paroxismo del hombre insatisfecho en busca de la esencia de la vida. Antes que una adaptación, el Fausto de Sokurov es una traducción de la obra de Goethe en la que las manifestaciones divinas se convierten en extraños experimentos científicos. El texto le proporciona la ocasión de confrontar de manera directa los elementos que se cruzaban en sus otras películas: cuerpo y alma, depravación e inocencia, que se alternan hasta confundirse. (más…)


El sol (Solntse)

El sol - Solntse - CinemaramaAño: 2005
Origen: Rusia, Italia, Suiza, Francia
Dirección: Alexander Sokurov
Guión: Yury Arabov
Intérpretes: Issey Ogata, Robert Dawson, Kaori Momoi
Fotografía: Elena Zhukova
Edición: Sergey Yvanov
Música: Andrey Sigle
Duración: 110 minutos

por Aníbal Perotti

El artista no tiene derecho a proyectar todas sus emociones o todo lo que le interesa hacia el público. Su emoción por un sujeto debe metamorfosearse en la calma olímpica de la forma. Sólo entonces podrá revelar lo que lo emociona de verdad.
Andrei Tarkovski, Esculpir en el tiempo

El eclipse. Hace exactamente diez años (cuando la cartelera comercial  todavía daba lugar a sorpresas) se estrenaba en Argentina Madre e hijo de Aleksandr Sokurov, una película única e irrepetible de un impactante poder visual que, casi sin movimientos de cámara, genera en el espectador una inolvidable experiencia emocional.  Fuertemente influenciado por el ícono, expresión artística donde la perspectiva está anulada con el objeto de rehuir de cualquier realismo, el director construye un sistema de espejos deformantes que producen sugerentes distorsiones en la imagen y operan como una verdadera pintura sensorial revelando una profunda melancolía. Desde entonces, las películas de Sokourov utilizan de forma recurrente ciertos artificios como la bruma, la banda sonora en segundo plano, o una monocromía dominante que remiten al cine de su maestro Andrei Tarkovski, al que le dedicó el documental homenaje Elegía de Moscú. (más…)


Jardines en otoño (Jardins en automne)

Jardines en otoño - CinemaramaAño: 2006
Origen: Francia, Italia, Rusia
Dirección: Otar Iosseliani
Guión: Otar Iosseliani
Intérpretes: Séverin Blanchet, Michel Piccoli, Jacynthe Jacquet, Otar Iosseliani, Pierre Etaix
Fotografía: William Lubtchansky
Edición: Otar Iosseliani, Ewa Lenkiewicz
Música: Nicolas Zourabichvili
Duración: 118minutos

por Aníbal Perotti

“La fe en las virtudes del trabajo está haciendo mucho daño en el mundo moderno”.
Elogio del ocio, Bertrand Russell.

Bertrand Russell, uno de los filósofos más influyentes del siglo pasado y premio novel de literatura en 1950, estuvo preso en más de una ocasión por ser fiel a sus convicciones (por ejemplo al oponerse a la Primera Guerra) y por la habilidad manifiesta en sus textos para sorprender y provocar con mucha ironía. Con Elogio del ocio, un ensayo en el que mediante un brillante (y muy sencillo) análisis económico concluye que la causa de todos los males es el ahorro, se ganó la simpatía de mucha gente y el odio de gran parte de los dirigentes. Russell recomienda no depositar el dinero en los bancos (¡el texto es de 1935!) y en cambio sugiere gastarlo en fiestas con amigos, que es la mejor forma de honrar la camaradería y además se beneficia el carnicero, el panadero y el contrabandista de alcohol. A lo largo del texto derriba de forma magistral aquel refrán que dice que “el ocio es la madre de todos los vicios” e incluso arriesga que “el sabio uso del ocio es un producto de la civilización y de la educación”. Setenta años después Otar Iosseliani toma la posta, arremete con un tono libertario contra la moral del trabajo y compone una oda a la ausencia de ambición y al abandono a los pequeños placeres hipnóticos de la vida. (más…)