Entradas etiquetadas como “Diez años

Diez años de Cinemarama, por Karen Riveiro

Seguimos con los festejos. Ya saben cómo es la cosa: cada redactor elige dos textos, uno suyo y otro de un compañero, y los comenta

por Karen Riveiro

Texto propio: Sodankylä Forever (2011)

Ser crítico es siempre estar poniendo cosas en serie; siempre estar buscando una red, como si nuestra vocación estuviese ligada de manera inexorable a la construcción de pequeños montajes, pequeñas constelaciones de referencias que construyan nuevos sentidos Este ejercicio, con motivo de los diez años de Cinemarama, celebra esa posibilidad: comentar un texto propio y uno ajeno habilita una serie de revisiones personales, pero también genera un nuevo montaje que es el de las miradas de los redactores que pasamos por acá en distintos tiempos de la historia del sitio. (más…)


Diez años de Cinemarama, por David Obarrio

Seguimos con los festejos. Ya saben cómo es la cosa: cada redactor elige dos textos, uno suyo y otro de un compañero, y los comenta

por David Obarrio

Texto ajeno: 50/50 (2011)

En esos años primeros de Cinemarama nos leíamos todos. No había tanta cantidad de textos circulando cerca nuestro en las redes que nos dijeran algo, y cierto clima de entusiasmo tácito por eso que hacíamos en conjunto –nuestro sitio, lugar de encuentro, de intercambios no siempre afables, de puesta en valor del ego y de exposición; muestrario de estilos, de inseguridad, de desfachatez, de generosidad y de una serie acaso impúdica de etcéteras– nos llevaban hacia allí: a leernos y a comentarnos, a veces solo para nuestros adentros. Leía a Laura con interés. Pocas veces acordaba con ella, pero no era lo importante. Lo que pasaba siempre es que me interesaba lo que decía, lo que tenía para decir. Sus textos casi siempre eran cortos, escasos, y más de una vez dejaban traslucir un dejo melancólico que se desprendía de la sensación de que no lo habían dado todo, o que no lo habían dicho todo, por intemperancia, por impaciencia o por una cierta dejadez regia de la autora. Yo leía y buscaba en sus críticas no un rapto de iluminación sino un tono, una voz que me parecía evidente que era solo de ella. (más…)


Diez años de Cinemarama, por Andrés Brandariz

Seguimos con los festejos. Ya saben cómo es la cosa: cada redactor elige dos textos, uno suyo y otro de un compañero, y los comenta

por Andrés Brandariz

Texto ajeno: Luz de luna (Moonlight – 2017)

La iniciativa de actualizar un texto con motivo de los diez años de este sitio, en el que escribo hace relativamente poco, no me tomó del todo desprevenido. Rápidamente acudí a un texto de la persona que me hizo formar parte del muy nutrido grupo de gente que ha colaborado y colabora con Cinemarama, con quien frecuentemente tengo oportunidad de ir al cine y con quien comparto un criterio bastante similar a la hora de mirar y elegir. En resumidas cuentas, lo mío es de una comodidad absoluta. De ella me sostengo para hablar de otra comodidad: la de quienes premian películas como Moonlight. (más…)


Diez años de Cinemarama, por Patricio Durán

Seguimos con los festejos. Ya saben cómo es la cosa: cada redactor elige dos textos, uno suyo y otro de un compañero, y los comenta.

por Patricio Durán

Texto ajeno: “Pulp en Argentina” (2012)

La llegada de Pulp a Buenos Aires tuvo una de las mejores campañas de prensa que recuerde. “¿Viene Pulp?”, era casi la única información que aparecía en los carteles que empapelaron la ciudad un par de meses antes, junto a un link a una fanpage de Facebook que, sumado a la tipografía icónica de compilados como Intro y Countdown, le daban a la visita de Pulp el carácter de oficial. La pregunta, claro, era retórica. Ya estaba confirmada la visita. Más que campaña de prensa, entonces, se trataba de un teaser, de jugar con los fanáticos, de cebarlos(nos) (más…)


Diez años de Cinemarama, por Julián Tonelli

Como se habrán dado cuenta, nuestro cumpleaños número diez ya pasó hace algunos días pero no tenemos intenciones de abandonar los festejos por un tiempo. Así que hoy inauguramos una seguidilla de textos en las que redactores, que forman o formaron parte del sitio, rememoran la experiencia de Cinemarama. Eso sí, esta vez hay una consigna: el que escribe tiene que elegir dos críticas, una propia y otra ajena, y comentar las dos, o sea, actualizarlas, leerlas desde el presente. Esa es la única regla, en verdad, el resto es libre: cada redactor puede hacer con su comentario lo que más le venga en gana. Empezamos, y en los próximos días (y semanas, ¿y meses?) iremos subiendo más.

por Julián Tonelli

Texto propio: Familia para armar (2011)

Estos son fragmentos que escribí sobre una olvidada comedia dramática llamada Familia para armar  cuya función privada me tocó ver. (más…)


Diez años de Cinemarama #3

por Aníbal Perotti

La década ganada. Hace diez años Diego me invitó a escribir en un sitio de internet que acababa de crear, a tono con la revolución tecnológica de aquel momento, llamado Cinemarama. Nos habíamos conocido poco tiempo antes en la escuela de cine de El Amante: un lugar entrañable en el que el debate se extendía más allá de las clases, en un café o en alguna cena. Yo llegaba cargando mis vicios cinéfilos frente a una amplia mayoría de jóvenes que tenían veinte años menos y todo por descubrir. Recuerdo que me molestaba la postura canchera de algunos profesores en contra de un cine supuestamente aburrido, “solemne” o “pretencioso”, destinada a ese público adolescente, pero reconozco que aquel lugar me llevó a poner en duda mis propias ideas y a conocer, por ejemplo, mucho cine clásico al que no me había acercado por prejuicio. (más…)


Diez años de Cinemarama #2

por David Obarrio

Diez años con casa propia. Para mí primero fue la revista El Amante. Más tarde el Bafici, después la escuela de crítica de El Amante; después Cinemarama. Esa podría ser a grandes rasgos la trayectoria que va del lector espectador al crítico espectador lector. Estudiaba, o me entretenía ejerciendo algunas maniobras propias de estudiante en El Amante, cuando alguien me invitó a participar en ese sitio de nombre en apariencia poco amigable que contaba ya con un par de meses de existencia: Cinemarama, que casi nadie acertaba a decir correctamente y cambiaba por “cinerama”. Yo leía El Amante, cursaba en su escuela, iba al Bafici. También escribía con poca regularidad en un lugar propio, un blog olvidable en el que balbuceaba solitariamente y al que abandoné después de un par de años poco productivos. (más…)