Bafici 2019 – Monos

Monos (Argentina, Colombia, Holanda, Alemania, Uruguay, Dinamarca, Suecia, Suiza, Estados Unidos – 2019)
Competencia Internacional

Dirección: Alejandro Landes
Guion: Alejandro Landes, Alexis Dos Santos
Intérpretes: Julianne Nicholson, Moises Arias, Sofía Buenaventura, Julián Giraldo.

por Pedro Insúa

Si Monos se ha ido de la Competencia Internacional con las manos (casi) vacías es quizás porque tiene su camino ya sellado: reciente ganadora del premio del público en la última edición del festival de Cartagena, su inusual y alucinada mirada del mundo de las guerrillas colombianas logra ser lo suficientemente impactante e inmersiva como para aspirar a estrenos comerciales, sin dejar de lado un marcado costado de autor, presente en el abstracto punto de vista elegido para contar la historia y también en el concepto mismo de “historia” que su director Alejandro Landes parece manejar. Cine de autor de exportación: una intencionada decisión artística de ir a contramano de ciertos lugares comunes sobre la representación de los conflictos latinoamericanos, algo que se traduce en la narración que avanza embotada, sin rumbo fijo, tomando un camino paralelo en relación a protagonistas o conflictos que pudiesen llevarla adelante. Esto, sumado a un laborioso cuidado sobre la imagen y el sonido (Mica Levi se ha llevado el premio a Mejor Música Original por su minucioso trabajo), dan con un resultado (desde lo artístico y comercial) objetivamente irreprochable: esas películas que consiguen tener el dudoso honor de gustarle a casi todos. La intención aquí no es la de negar o poner en duda esto dicho: efectivamente Monos impacta, y sus decisiones de puesta en escena revelan una mirada inusualmente atenta. Este texto tiene como finalidad más bien marcar ciertos aspectos donde la ambición un tanto desmedida del proyecto le termina por jugar en contra. Por poner un ejemplo: casi no se han escrito críticas donde no se la compare con Apocalipsis now, y aunque la aseveración tenga su lógica, esta termina hablando más de sus intenciones que de la película en sí.

Decíamos antes que Monos se propone una aproximación diferente, de la misma manera que lo fueron recientemente Dunkirk para con el cine bélico y Muere, monstruo muere dentro del género terror. Tanto es así que durante el primer tramo de película cuesta entender que es lo que estamos viendo: adolescentes armados (los monos del título) entrenando en lo alto de una montaña sin signo alguno que nos indique por qué o para quien lo hacen. Landes contaba al final de la proyección su interés por no simplificar el conflicto en buenos o malos, y en esos primeros minutos es vidente la intención por alejar la historia de sus modos de representación comunes, de correr la mirada para lograr contar algo nuevo, verdadero. Sin embargo, no tarda mucho en aparecer una escena donde Monos comienza a mostrar la hilacha: es de noche, los protagonistas celebran, gritan, bailan. Uno de ellos prende una bengala de humo roja, la agita por todos lados, la cámara lo sigue y automáticamente todo ese universo visiblemente atemporal se desvanece; ya no estamos en las montañas sino en un videoclip de un artista de trap. Por supuesto, es esa justamente la intención, crear una semejanza visual que señala (entre otras cosas) la corta edad de los personajes. Pero el hecho de querer parodiar una estética de corte publicitario no significa obligatoriamente tener que recaer en ella, sobre todo si el relato está  tan afianzado en no querer parecerse a nada; es muy fuerte la impresión de violación de la misma autenticidad que se pretendía alcanzar. Escenas más tarde, cuando se haga presente la guerra que hasta entonces parecía invisible, una de las integrantes del grupo se esconderá bajo tierra junto a “la doctora” (así la llaman), a quien tienen de rehén. Esta última, buscando escaparse, le promete a su captora ayudarla en lo que sea, le pregunta cuál es su sueño: “Bailar en televisión”. Respuesta que quizás en otra película pasaría sin dejar rastros, pero aquí su carga connotativa es tan fuerte (en tanto es evidente que quiere “decir” o “significar” tantas cosas) que se presenta burda, como si no perteneciera al mismo film. Son detalles que van generando una creciente incomodidad en el espectador: ¿por qué, si desde el vamos se nos ha prometido un relato sin lecturas políticas fáciles, se ha sentido la necesidad de reforzarlo? Aquí y allá aparecen estos momentos torpes, mal resueltos, donde parece borrarse con el codo lo que antes se había construido.

Avanzado el relato, cuando pasemos de la montaña a la jungla, habrá tiempo para otro segmento videoclipero, cuando los protagonistas se rebelen contra sus superiores y reine la total anarquía. Uno casi está esperando que detrás de un árbol aparezca Marlon Brando caracterizado como el coronel Kurtz para que la burda analogía termine de cobrar sentido.  El plano final lleva al paroxismo esta sosegada falta de respeto a la inteligencia del espectador. Un helicóptero recoge el cuerpo semimuerto de uno de los jóvenes guerrilleros. ¿Es necesario que rompa la cuarta pared y mire a cámara, mientras por la radio escuchamos a la policía preguntarse por su destino? ¿Porque Landes ha llegado a la decisión de que estas y otras cuestiones no se desprendían naturalmente del relato? ¿Es acaso falta de confianza en su propio material? Es un final maniqueo, manipulador, que sorprende por lo burdo de su exposición; contradice todo lo anteriormente expuesto. Uno termina de ver Monos con la sensación de que el director no terminó de esquivar cierta mirada superficial que parece demandar el tema tratado, en pos de subrayar su propia posición ética al respecto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s