Europe en Buenos Aires

Fecha: 1 de junio de 2017
Lugar: Teatro Gran Rex

La banda sueca Europe se presentó en Buenos Aires y, en un Gran Rex con localidades agotadas, hicieron gala durante casi dos horas de sus hits ochentosos y su hard rock actual.

por Patricio Durán

Es la banda que creó “The Final Countdown”, su éxito más impresionante: esa fanfarria glam con aires triunfales, tan atractiva y tan ordinaria al mismo tiempo, que en el 86 sonó en todos lados. Por supuesto que no se perdieron de cerrar el show con esa canción y toda la pompa. Antes de eso hubo un concierto entretenido, en el que no faltaron todos los clichés de los géneros involucrados (el glam, el hard rock, el heavy), pero tampoco faltaron las buenas canciones, los hits celebrados por todos y una banda que suena excelente mientras se divierte y divierte al público.

Después de su separación en 1992, Europe volvió en 2003 con la formación original (los mismos cinco del legendario The Final Countdown) y desde entonces están activos, editando material nuevo cada tres o cuatro años y saliendo de gira. Se nota la intención de Europe de no vivir del pasado: tocaron cinco canciones de su último disco War of Kings (la canción homónima abrió el show y el falso final fue con “Days of Rock ‘n’ Roll”) y no desentonaron con el resto del concierto (literal y figurativamente).

Hablando de clichés, tuvimos los gritos de Joey Tempest y sus frases en español (“Son los mejores” o “Canten conmigo” fueron las que mejor aprendió). Tempest conserva su voz casi intacta y aunque no llegue a algunas notas demasiado agudas, lo soluciona de la mejor manera: ni lo intenta. Tampoco faltaron los solos de guitarra de John Norum (desde los conocidos por todos hasta la delicada intro de “Girl From Lebanon”) y el solo de batería de Ian Haugland, que eligió poner una grabación de la obertura de Guillermo Tell de Rossini y adornarla con sus tambores.

Pero la verdadera fiesta fue con sus canciones de los 80. En “Cherokee” y “Rock the Night” Tempest saltó, corrió y bailó mientras hacía cantar a la gente (hasta le ofreció el micrófono a un guardia de seguridad parado al costado del escenario que no cantó pero al menos sonrió). “Superstitious” incluyó fragmentos de “Here I Go Again”, de Whitesnake y “No Woman No Cry”, de Bob Marley, con un imperdible Joey Tempest impostando la voz del jamaiquino. “Carrie”, su segundo éxito (probablemente el que les evitó el destino de one-hit-wonders), fue la balada obligada. Joey Tempest, con un look más sobrio y maduro que en 1986, sigue siendo un seductor romántico y la canción sigue generando la misma emoción que entonces.

Como anticipamos, el bis fue con “The Final Countdown”, el himno de la banda y su caballito de batalla, pero de ninguna manera lo único que tienen para decir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s