Bafici 2017 – Todo sobre el asado

Todo sobre el asado (Argentina – 2016)
Noches especiales – Comer y beber

Dirección: Gastón Duprat, Mariano Cohn
Guion: Andrés Duprat

por Francisco Noriega

En Todo sobre el asado hay una fascinación evidente por lo local y lo cotidiano. En su intento por recorrer la historia del asado argentino, la película visita una variedad de espacios y personajes absolutamente heterogénea, pero a todos los une, en mayor o menor medida, una condición casi grotesca, una extrañeza. La aparente cotidianidad que atrae a Cohn y a Duprat es tramposa: ninguno de los personajes exhibidos son parecidos a uno mismo. Hay una extrañeza en esa cotidianidad, seres extraordinarios que están ocultos en los rincones más secretos del país.

En ese despliegue de personajes completamente ecléctico hay un elemento en común que es el amor por la carne de vaca. A la peculiaridad personal de cada uno lo acompaña una manera peculiar de tratar la carne, porque al fin y al cabo, el asado y el personaje son indivisibles, porque el asado forma parte de la vida de estas personas (y del país) de una manera inquebrantable. Esa localidad también es tramposa. En el recorrido por tratar de encontrar la verdad sobre el asado, lo que el documental muestra es que el asado no tiene un origen concreto, es hasta menos argentino de lo que uno piensa (lo inventaron los chinos, lo consumen los americanos). Hay disidencias, discusiones y hasta burlas entre personajes. El asado es argentino en la medida en que sus consumidores son argentinos, y la película sigue a un conjunto de argentinos tan dispar, tan atractivo en su variedad, que la pregunta acerca del origen del asado pasa a ser solo una excusa para visitar a esos personajes hermosos y escuchar sus disparates.

La película sorprende. No en su humor irreverente, que es de esperar de una película conducida por el Negro Álvarez y dirigida por Cohn y Duprat, sino más bien en el nivel de emoción que termina generando. Sus personajes, si bien grotescos, extraños, ajenos a uno mismo, no dejan de ser personas reales y la película los trata con un respeto extraño. Un respeto que los mira con una distancia justa para poder ser empático, pero al mismo tiempo notar que lo que estamos viendo es un poco demencial. Una distancia que, llegado el final de la película, es capaz de emocionar hasta las lágrimas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s