Fragmentado (Split)

Año: 2016
Origen: Estados Unidos
Dirección: M. Night Shyamalan
Guion: M. Night Shyamalan
Intérpretes: James McAvoy, Anya Taylor Joy, Betty Buckley, Jessica Sula, Haley Lu Richardson
Fotografía: Mike Gioulakis
Música: West Dylan Thordson
Edición: Luke Franco Ciarrocchi
Duración: 117 minutos

por Diego Maté

Shyamalan es un buen director con un problema: suele tomarse demasiado en serio a sí mismo. Fragmentado, felizmente, pertenece al grupo de sus películas ligeras, festivas, donde la complejidad no viene a sostener ningún comentario altisonante sobre el mundo. La película se ríe por lo bajo de su propia premisa: una terapeuta cree que los desórdenes de personalidad, lejos de constituir una patología, suponen una ventaja adaptativa de los sujetos al entorno, y que su manifestación puede conducir incluso a modificaciones de orden biológico. La terapeuta formula su hipótesis después de haber conocido a Kevin, un paciente que registra una veintena de personalidades diferentes. Las personalidades se interrelacionan creando una jerarquía interna que desplaza a Kevin, como si varios sujetos fueran tomando alternativamente el control de su cuerpo. La terapeuta interactúa con Kevin (o con lo que queda de él) y cree descubrir a una de las personalidades haciéndose pasar por otra: en esos momentos, la película toma la forma de algo así como un relato de misterio psicológico, como si hubiera que buscar las huellas de un crimen psíquico. Freud jugando al detective. Por su parte, la multitud que habita el cuerpo de Kevin espera la llegada de una personalidad adicional, La Bestia, a la que se convoca con un ritual que incluye el sacrificio de chicas. La trama va revelando sucesivamente esas capas y logra un equilibrio poco común entre un punto de partida delirante y la ejecución del suspenso. Parte de ese éxito depende del compromiso que demuestra la película con su universo: una vez establecidas las reglas de ese mundo algo desquiciado, el guion las respeta a rajatabla. Bien lejos de la seriedad de Señales o La aldea, lo que hay acá es un director que confía plenamente en los mecanismos que hacen funcionar la ficción. La película toma el psicologismo y, multiplicándolo varias veces por sí mismo, casi por la vía del absurdo, lo transforma en un material apto para el thriller: no se trata de capturar a un psicópata desequilibrado antes de que mate, sino de descubrir a la(s) personalidad(es) capaces de matar dentro de un mismo cuerpo. Shyamalan balancea la premisa de la historia con una puesta en escena sobria y elegante que extrae silenciosamente la fuerza de cada escena: basta ver la cantidad enorme de planos distintos con los que filma la pequeña habitación de las chicas cautivas, o la manera en que el espacio en el que se las encarcela (que conviene no develar) gana espesor con cada nuevo recorrido. James McAvoy, un actor del montón al que no se le conocen grandes películas ni performances memorables, acá tiene un lucimiento inesperado: el tipo es capaz de componer con solvencia a varios personajes distintos y hasta de cambiar de uno a otro en plano. La joven Anya Taylor-Joy es todo un hallazgo: sabe cómo actuar la duda, la planificación, todo sin mover un músculo de la cara. El entusiasmo que generó el guiño final a una secuela (que formaría una eventual trilogía con El protegido) no debería distraer la atención de la gran película que es por sí sola Fragmentado.

Anuncios

Una respuesta

  1. Que lindo!Al parecer al fin mi gran maestro Shyamalan le atina el palo al gato.
    Gracias por el dato

    marzo 10, 2017 en 12:44 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s