Sobre los documentales del Oscar

Sobre los documentales del Oscar - c i n e m a r a m a

por Emiliano A. Capiello

13th, de Ava DuVernay

El documental de Ava DuVernay es el favorito para llevarse el premio este año. Titulado en referencia a la enmienda de la Constitución que abolió la esclavitud, la película recorre la historia reciente de los Estados Unidos de América trazando una relación entre el aumento de población en las prisiones y los conflictos raciales. La enmienda que prohíbe la esclavitud, verán, tiene un breve inciso: esta abolición no cuenta para los criminales convictos. DuVernay parte de este dato para argumentar cómo el Estado continuó ejerciendo opresión contra las minorías, mayormente afroamericanas, a través del sistema penal. Desde las detenciones masivas por crímenes menores hasta las guerras contra las drogas, gran parte del complejo institucional carcelario americano consiste en mantener un sistema económico a flote sobre la base de la persecución racial. Principalmente realizado con entrevistas y material de archivo, el documental logra argumentar con claridad y potencia, pero es también el más tradicional de los nominados. Planificado cuidadosamente en cada plano contraplano y en cada musiquita en el momento justo, presenta su discurso de manera correcta, pero sin distinguirse, en su forma, de gran parte del material documental realizado por Netflix. Así sean sobre chefs, crímenes o problemas políticos, los documentales de la plataforma de streaming parecen haber encontrado una fórmula que les funciona y de la que no deseen correrse demasiado. Su victoria en los Oscars, de suceder, demostraría una clara preferencia por el contenido por sobre la forma cinematográfica.

Sobre los documentales del Oscar - c i n e m a r a m aO.J.: Made In America, de Ezra Edelman

Si gana, el documental sobre O. J. Simpson poseería la distinción de ser la primera miniserie en ganar un Oscar. Si bien se la estrenó oficialmente como película en salas de Sundance y en algunos cines de Nueva York y Los Angeles (por eso califica para ser nominada), sus casi ocho horas divididas en cinco capítulos fueron originalmente concebidas para TV por ESPN. Consiga premio o no, estamos ante un nuevo paso en el camino a la disolución de conceptos bien definidos para lo que es “cine” y lo que es “tv”. La extensa duración del documental se explica por el detalle con que trata la historia de Simpson. Con reminiscencias al cine de Ken Burns, recorre la vida de la estrella desde los orígenes hasta la actualidad con extrema minuciosidad. Al final del primer capítulo, de hora y media, no solo ni siquiera hay mención del crimen, sino que apenas se conoció a Nicole Brown. Una de las grandes ventajas del film yace en los entrevistados, que cubren todo el espectro, desde amistades de la infancia hasta involucrados en el caso y protagonistas de los movimientos civiles de la época. Como la (también excelente) serie American Crime Story: The People Vs O. J. Simpson, el documental narra los eventos al mismo tiempo que explora los problemas raciales en Los Angeles y la relación de Simpson con los ricos y famosos. Con el paso del tiempo, la obvia culpabilidad de Simpson se convirtió en un chiste recurrente, al punto de volverse casi inentendible ese resultado judicial. Al abordar las circunstancias políticas, sociales y personales que culminaron en ese veredicto, el documental ofrece una mirada más completa de sus complejidades y de todo el circo que generó, volviendo el caso a la vez más comprensible e increíble. La exhaustividad con que cubre un tema tan rico destaca al documental y transforma sus numerosas horas en un recorrido fuertemente adictivo.

Sobre los documentales del Oscar - c i n e m a r a m a-_v1_uy268_cr20182268_al_Life: Animated, de Roger Ross Williams

El documental de Roger Ross Williams es la oveja negra del grupo: es el único que se centra en un drama personal y no en problemáticas sociales o políticas. No gana ni en pedo. Owen Suskind fue diagnosticado con autismo a los tres años. Sin un pronóstico optimista de parte de los médicos, sus padres empezaban a perder toda esperanza de volver a comunicarse con su hijo, cuando este empezó a repetir frases de películas de Disney. El film narra sus mejoras a través del trabajo con las películas animadas de Walt mientras documenta sus primeros pasos a la adultez. Aunque algunos paralelismos por montaje del director entre la vida de Owen y films específicos de Disney pecan de ser demasiado gruesos, la cercanía con el sujeto y el tratamiento de temas difíciles de abordar (como la charla con el hermano mayor sobre el futuro en que sus padres ya no estén, o su fracaso cuando trata de explicarle a Owen sobre sexo “porque las de Disney terminan con el beso y listo”) dan al film un valor especial. Y, de paso, siempre es bienvenida la revisión de fragmentos de Disney, ahora bajo una nueva luz. Sin grandes batallas coyunturales que pelear, Life: Animated destaca por su sensibilidad y universalidad como un bello recordatorio de lo mucho que el gran cine puede lograr.

I Am Not Your Negro, de Raoul Peck

Nadie pudo verla. Otra de conflictos raciales, pero con menos prensa que 13th y la de O.J, posiblemente puesta para llenar espacio. Next.

Fuocoammare, de Gianfranco RosiSobre los documentales del Oscar - c i n e m a r a m a

Acá puede leerse una crítica de Aníbal Perotti

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s