Kraftwerk en el Luna Park

Kraftwerk en el Luna Park - c i n e m a r a m aLugar: Luna Park
Fecha: 23 de noviembre

por Patricio Durán

Prohibido no ir. El gobierno de la ciudad finalmente evitó el papelón internacional que hubiera sido no permitir el show de Kraftwerk en el Luna Park y los alemanes pudieron desembarcar por tercera vez en el país, con sus ritmos adictivos, sus melodías pegadizas y, esta vez, con su espectáculo en 3D. Al ingresar se hacía entrega de los anteojos especiales en un coqueto sobre, un valioso y simpático recuerdo y objeto de colección con un dibujo de los miembros pixelados, una imagen icónica de la banda. Mientras el público esperaba a los padres de la música electrónica popular, el pianista platense Esteban Insinger se ganó los cálidos aplausos de la gente con una elegante pieza propia.

Entonces llegó el turno de los alemanes, pasadas las 21 horas comenzó a sonar “Numbers” y todo el estadio cantó y contó hasta ocho en varios idiomas anunciando lo que iba a suceder toda la noche: la música hipnótica del grupo en perfecta sincronía con las imágenes que salían de la pantalla mientras el público disfrutaba, algunos cantando y bailando, otros ensimismados (probablemente los que extrañan las fiestas electrónicas que tienen tantos problemas para realizarse desde la tragedia de Time Warp), pero todos unidos por los anteojos 3D.

El show transcurrió mientras se sucedían sus hits (intercalados con sus no tan hits), empezando con “The Model”, la canción que aquí se popularizó en los noventa gracias a una cuestionable versión de Clota Lanzetta. Durante “Autobahn” apareció en la pantalla la imagen de una ruta, con mucho verde alrededor y en un hermoso día soleado, con los colores exageradamente vivos siguiendo una estética propia de los videojuegos. Dos autos alemanes (un Volkswagen beetle y un Mercedes Benz) transitaban la pacífica ruta. Siguieron los viajes por distintos medios con la seguidilla de Tour de France Soundtracks y con “Trans Europe Express” para cerrar con “The Robots”. Las versiones de todos estos temas están aggiornadas, Kraftwerk se nutre del género que ayudó a crear en los setenta.

Llegaron los bises, y el show terminó con “Boing Boom Tschak”, “Techno Pop” y “Music Non Stop”. Los miembros se fueron despidiendo de a uno, hasta que Ralf Hutter (único miembro original del grupo) quedó solo en el escenario, entonces hizo un pequeño solo y contó —el único momento del show en el que se dirigió al público— una conexión con nuestra música: cuando era chico fue a su pueblo natal el inventor del bandoneón, el instrumento que se usa en el tango. Agradeció, se despidió y dejó un show extraordinario. Lo que debería estar prohibido es perderse a esta banda.

Kraftwerk en el Luna Park - c i n e m a r a m a

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s