Dossier Raúl Ruiz – La comedia de la inocencia

Dossier Raúl Ruiz - La comedia de la inocencia - c i n e m a r a m aLa comedia de la inocencia (Comédie de l’innocence – Francia – 2000)

Dirección:Raúl Ruiz
Guion: Françoise Dumas, Raoul Ruiz
Intérpretes: Isabelle Huppert, Jeanne Balibar, Charles Berling

por Diego Maté

Con una economía difícil de igualar, La comedia de la inocencia anuncia su tono de thriller en la primera escena únicamente a partir de gestos y de diálogos casi imperceptibles: el acto de lamer un plato vacío (y la consiguiente sanción paterna), la mención a un parentesco desviado y una pregunta acerca de la identidad de la propia madre sugieren un malestar que la trama habrá de presentar en pocos minutos, pero que la película, entretenida con su premisa, ya pone en imágenes. A Ruiz se lo siente bastante más cómodo en la primera parte, cuando el relato todavía puede darse el raro lujo de jugar con la ambigüedad: de un momento a otro, un chico le comunica a su madre que ella no es tal, que su madre es otra, y le dice la dirección de su casa para que lo lleve con ella. El clima se enrarece demasiado rápido y es imposible no pensar en el cine de Buñuel. Al comienzo, el guion da vueltas alrededor de esa anécdota inquietante pero algo escasa, como si el interés no radicara en el planteo del misterio tanto como en la posibilidad de explorar el estado de las cosas que desata la actitud de Camille. Él y su madre (o una de sus madres, al menos), Ariane, van a visitar a Isabella, a quien Camille identifica, casi como por arte de magia, como su mamá verdadera; la situación deviene ridícula, pero la película abraza el absurdo y lo trabaja con empeño. Tanto Ariane como Isabella se entregan de lleno a la demanda del chico y el trío ya no parece poder separarse. Es en este comienzo donde Ruiz exhibe su maestría como un narrador de lo incierto: la película pareciera deslizarse hacia otro mundo, uno regido ya no por las leyes del género o de la sociedad, sino por las reglas de lo indeterminado, por una lógica desconocida que reúne a los personajes y los hace danzar bajo su música retorcida. Cuando la trama comienza a precipitarse por los lugares obligados del thriller (investigación, peligro, descubrimiento, confrontación final), la película se vuelve un poco rutinaria, pero el director igual consigue mantener algo del tono de la primera mitad a partir del trabajo con la puesta en escena: la amenaza constante, aunque invisible, que se cierne sobre Ariane, surge no tanto del posible robo de su hijo como de los travellings que la rodean y de los bustos y los cuadros de su casa que, como espías de algún inframundo, los planos parecieran colocar en derredor suyo. En una escena, Ariane está sola esperando a Camille: durante algunos minutos no pasa realmente nada, pero la cámara de Ruiz la sigue y hace emerger la inminencia de algo terrible recurriendo solo al trabajo del espacio y de la imagen; Ruiz es capaz de extraer la tensión propia del thriller prácticamente de cualquier cosa que salga en el encuadre. Por ejemplo, de las estatuas africanas de dos cabezas, que presentan y subrayan el tema del doble y de la fractura (y de la máscara), como quien se divierte explicando una y otra vez cuestiones obvias que ya entendimos todos. La elegancia de Ruiz es tal que, durante el interrogatorio de Camille por parte de su tío, puede hacer surgir un horror indescriptible únicamente con un plano deformado, sin sustos ni golpes de efecto: el terror como cuestión óptica. El resto del tiempo, al chileno se lo nota menos preocupado por cumplir con las obligaciones del género que por explotar la premisa inicial de la novela de Massimo Bontempelli, El hijo de las dos madres. En una entrevista, con su ya conocida inteligencia no exenta de malicia, Ruiz pone patas para arriba el conflicto del libro y se divierte reinterpretándolo: “Esta es una película sobre la infancia de Don Juan, un niño capaz de decir que no tiene una madre, sino varias”.

Dossier Raúl Ruiz - La comedia de la inocencia - c i n e m a r a m a

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s