Bafici 2016 – Entrevista a Alejo Franzetti, director de “Panke”

Bafici 2016 - Entrevista a Alejo Franzetti, director de "Panke" - c i n e m a r a m a

Panke se proyecta en el Bafici dentro de la Competencia Argentina

por Diego Maté

¿Cómo surgió la idea de la película? ¿Podés contar algo sobre cómo se financió y coprodujo?

La idea de la película surgió en una caminata de domingo. A los pocos meses de mudarme a Berlín (vivo ahí desde hace cuatro años), explorando una zona del barrio en el que vivía en ese momento (Wedding), me crucé con el río que le da nombre a la película. De regreso en casa, lo busqué en el mapa y vi que era un río simpático, pequeño, que nacía en la pradera a las afueras de Berlín, y que luego iba atravesando todo el norte de la ciudad, pasando por (lo que era) Berlín del este y del oeste. Eso despertó mi curiosidad y fui visitando distintos tramos del río, en distintos momentos. Y la curiosidad creció tanto que me dieron ganas de filmarlo. Luego sucedieron dos cosas: comencé un “Meisterschüler” (algo así como un máster de dos semestres) en la Universidad de las Artes de Berlín, con la tutoría de Thomas Arslan. Y, por otro lado, conocí a Issaka Zoungrana, el actor principal. Los tres elementos se juntaron (el río, el máster e Issaka), y fue surgiendo la película. Gracias al apoyo de la universidad (y la confianza de Thomas) pude ir filmando con absoluta libertad en etapas. El desafío de producción era hacer una película con poquísimo dinero (y si podíamos sin dinero, tanto mejor). Trabajé sin guion y fui montando a medida que íbamos filmando. El equipo fue reducidísimo, de no más de cuatro integrantes (la mayoría de las veces simplemente el actor y yo). Filmábamos los fines de semana o cuando lográbamos tiempo libre de nuestras otras obligaciones y trabajos, durante aproximadamente un año. El rodaje lo completamos gastando menos de 250 euros. Y luego para la posproducción tuvimos la suerte de contar con el apoyo de dos estudios.

Panke no se parece mucho a otros trabajos tuyos. ¿Qué fue lo que te llevó a hacer ese cambio de temas y de puesta en escena?

La respuesta es muy simple: me mudé. Si cambio la ciudad en la que vivo, las personas con las que me relaciono, el idioma en el que hablo en el día a día, la comida que como (y un largo etc.), supongo que algo en los temas o la forma de filmar cambiará. De todas maneras, si bien noto algunas diferencias, confieso que no veo un gran cambio en los temas y la puesta en escena en relación a lo que filmé antes.

El dispositivo visual de la película es riguroso: planos fijos, largos, por lo general cerrados sobre la figura del protagonista. ¿Cómo llegaste a esa planificación? ¿Cómo decidiste el largo de los planos y las escenas (que en algunos casos llegan a ser casi lo mismo)?

Confío en el plano. Me gusta (pero sin totalitarismo, no siempre) que las cosas se vean desde una posición, confío en la expresión fotográfica. Si filmo (o sigo) a un personaje, no siento la necesidad de andar cortando tanto. La planificación la encontré siempre en el rodaje, aunque posiblemente haya tenido para ciertas escenas alguna que otra idea previa. No quiero pecar de críptico o esotérico y me encantaría poder responder algo más elaborado, pero creo que el largo de los planos y las escenas lo deciden simplemente los planos y las escenas mismas. Es algo que surge en el rodaje y que se revisa luego en el montaje. En el caso de esta película, que trabajamos sin guion (aunque obviamente hubo cosas escritas, diálogos, bosquejos de escenas), el trabajo en el rodaje, la improvisación y el diálogo con Issaka se volvió muy importante.

Los momentos oníricos, con la voz en off, son realmente notables, sobre todo el primero, donde lo que dice se articula muy bien con el clima del bosque y la imagen de los aviones que pasan. ¿Cómo diseñaste esas secuencias?

Lo que dio forma a esas secuencias fue el idioma de Issaka, el bissa, que es su idioma natal y principal, uno de los cinco idiomas de Burkina Faso (idiomas, no dialectos) que él habla. Escuchando esas cadencias, esas entonaciones, esas palabras para mí inentendibles (y aún conociendo en general lo que estaba diciendo porque el texto lo había escrito yo) fui encontrando el ritmo de las secuencias.

A diferencia de algunos de tus cortos anteriores, que tenían una impronta más reconocible, más cercana a un posible “estilo FUC”, Panke tiene un aire menos local, más internacional y contemporáneo. ¿Estás de acuerdo?

Lamento no estar de acuerdo. Lo del “estilo FUC” jamás pude comprenderlo ni generalizarlo, por el simple hecho de que en la FUC se formaron directores muy disímiles; desde Lisandro Alonso a Damián Szifrón hay una gran cantidad de cineastas que filman muy distinto. Con respecto a esta película, creo que el aire sigue siendo local, pero lo que cambió es justamente la locación (y el país).

Bafici 2016 - Entrevista a Alejo Franzetti, director de "Panke" - c i n e m a r a m a
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s