Dossier Garrel – Un verano ardiente

Dossier Garrel - Un verano ardiente - c i n e m a r a m aUn verano ardiente (Un été brûlant – Francia, Italia, Suiza – 2011)

Dirección: Philippe Garrel
Guion: Philippe Garrel, Marc Cholodenko.
Intérpretes: Monica Bellucci, Louis Garrel, Celine Sallette, Maurice Garrel.

por Aníbal Perotti

Cenizas. La escritura luminosa de Philippe Garrel se funde con la potencia plástica de los amplios planos a todo color que resaltan la presencia inesperada de Monica Bellucci, una belleza exuberante venida de otro planeta cinematográfico. Las primeras escenas nos revelan la causa de la muerte del protagonista (Louis Garrel): un plano inquietante de Bellucci como una odalisca desnuda que señala con el dedo hacia la cámara, seguido por otro en el que su joven amante desesperado choca su auto contra un árbol. En el final de la película aparece el fantasma de su abuelo para darle una benévola lección de supervivencia en la habitación del hospital donde el joven agoniza. La secuencia perturba porque quien interpreta al muerto vivo es Maurice Garrel, padre de Philippe y abuelo de Louis, que fallece poco después de terminado el rodaje. Entre los muertos y los vivos, entre el material íntimo y el ficticio, el arte de los fantasmas de Garrel se opone estoicamente al fantasma del arte. Su cine rechaza el equilibrio, la exactitud y el verosímil, porque la verdad siempre excede, estalla y quema.

El cine de Godard está en la base original del imaginario garreliano. La intensidad de la película crece de forma vertiginosa a medida que el amor se vine a pique en los callejones de Cinecittá, como la memorable pareja de Bardot y Picolli que se desintegraba junto al cine. Las estatuas que nos miraban al comienzo de El desprecio son, más que nunca, cartón pintado. La tonalidad azul del refinado trabajo con el color evoca a la pintura italiana. Las heridas pertenecen a un mundo de representaciones falsas. A pesar de cierto déjà vu, Un verano ardiente posee algunos fulgores sublimes que marcan la diferencia, como la escena del baile o la aparición fantástica de Maurice Garrel. Las escenas donde Monica Bellucci se consuela en brazos de otro hombre son extraordinarias: la estrella se apropia del campo con un notable magnetismo. Es cierto que la fantástica secuencia del baile responde al mismo principio estético que la de Los amantes regulares, una de las grandes películas de la década pasada. Lo que ocurre es que Philippe Garrel sobresale del resto, aún haciendo la plancha.

Dossier Garrel - Un verano ardiente - c i n e m a r a m a

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s