Dossier Garrel – El niño secreto

Dossier Garrel - El niño secreto - c i n e m a r a m aEl niño secreto (L’enfant secret – Francia – 1979/1982)

Dirección: Philippe Garrel
Guion: Philippe Garrel
Intérpretes: Anne Wiazemsky, Henri de Maublanc, Xuan Lindenmeyer, Cecile Le Bailly, Elli Medeiros

por Aníbal Perotti

El cine después de Nico. Los años setenta fueron un período mítico, con poemas filmados como transposición cristalina de emociones y estados psíquicos vividos con Nico. La nueva década marca la elección de un cine más narrativo, dedicado a la memoria. Garrel filma historias de amor, de drogas y de parejas, con un personaje masculino que se le parece y con actrices que fueron modelos de sus cineastas preferidos, como Anne Wiazemsky después de Bresson y Godard. El niño secreto es una extraordinaria película de transición en la que conviven el mito y la historia, el viaje y la autobiografía, la poesía y el diario íntimo.

El inicio parece instalarnos en el comienzo de otra película. Los primeros minutos son completamente mudos. De pronto, una música fantástica invade la escena y se apodera de la película. Luego, el diálogo y la música compiten entrelazados, se fusionan, desaparecen uno dentro del otro. Garrel filma a través de cristales, con superposición de imágenes, destellos y planos que se repiten. Los bares anónimos, la sala de cine como espacio público, los sonidos saturados, la imagen detenida y la repetición de la misma escena encuadrada de forma ligeramente diferente son el marco para el eterno deambular de la pareja garreliena por excelencia: el artista atormentado y la mujer esquiva. Garrel se detiene en los pequeños gestos: un hombre encendiendo su cigarrillo, un abrazo congelado en el medio de la noche, una mujer que mira a su novio durmiendo, o unos ojos sin rostro que descubrimos entre las hojas de un árbol. El hombre filmado de espaldas a través del vidrio de un café y, en el reflejo del vidrio, la mujer, también de espaldas, yendo al encuentro de otro hombre. El cineasta utiliza un recurso evocador, cautivante y recurrente: las visiones del misterioso niño del título que se detiene, titila y avanza. Son imágenes desconcertantes y difíciles de describir, una sucesión de instantes vitales que le otorgan un ritmo singular a la película. La imagen-sueño. Una forma extraña de introspección que trabaja sobre la memoria, pero se niega a volver atrás. El tiempo suspendido. La familiaridad de una ciudad lejana. Una película incomparable.

Dossier Garrel - El niño secreto - c i n e m a r a m a

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s