Horas contadas (The Finest Hours)

Horas contadas (The Finest Hours) - c i n e m a r a m aAño: 2016
Origen:
Estados Unidos
Dirección
: Craig Gillespie
Guion: Scott Silver, Paul Tamasy, Eric Johnson
Intérpretes: Chris Pine, Casey Affleck, Ben Foster, Holliday Grainger, John Ortiz, Eric Bana
Música: Carter Burwell
Fotografía: Javier Aguirresarobe
Edición: Tatiana Riegel
Duración: 117 minutos

por Soledad Castro Lazaroff

Los efectos especiales siempre fueron parte importante de Hollywood, desde las primeras películas mudas. La industria del cine mainstream se relaciona con ofrecer nuevas experiencias sensoriales provocadas por la evolución de herramientas técnicas que permitan imágenes cada vez más realistas y espectaculares. En términos concretos esos efectos son un método de seducción posible solo para producciones de muy alto costo, lo que los hace aparecer como un valor en sí mismos (y de ese modo intenta venderlos el marketing). Pero en realidad son una manera más para intentar provocar la emoción, un recurso dramático como cualquier otro, supeditado a una historia, un contexto y un tono. Y como cualquier otro recurso, a veces funciona y a veces no.

Para los que gusten de la música brasilera (y de las historias marítimas) me voy a permitir recomendar al compositor Dorival Caymmi, especialmente una canción llamada “E doce morrer no mar”, del año 1954. En ella el maestro le canta a un marinero que muere en el mar; la barca vuelve sola y la madrugada trae la tristeza. La canción logra, con su cadencia lenta y profunda sumada a la precisión interpretativa, evocar el impacto de la fuerza del mar y su relación con el destino trágico de los hombres. Se puede sentir en ella el dolor de las mujeres, la impotencia frente a la muerte, la imposibilidad de romper el designio que significa un lugar social donde el vínculo con la naturaleza se vuelve fundamental para la vida. Los recursos poéticos y musicales funcionan, logrando una empatía muy efectiva y duradera.

Así como Caymmi trabaja con la relación entre la melodía, la cadencia y las palabras, Horas contadas despliega su arsenal de imágenes monumentales a-lo-videojuego. Todo el resto de los elementos están al servicio de la vivencia sensorial: el héroe, la heroína, la historia de amor, los personajes dentro del barco, la anécdota gloriosa. Da lo mismo: lo importante es que llegue la parte en que se quiere “hacernos vivir” lo que es estar en alta mar, en plena tormenta, en un barquito de morondanga. Y los efectos especiales están bastante bien, la verdad que son producto de una obsesión perfeccionista valorable. El señor diseñador de producción que coordina a todos los artistas digitales puede irse a dormir tranquilo. Pero la película, en lugar de encontrar ese equilibrio que logra Caymmi, ese “ir y venir” marítimo entre la voz, la guitarra, los silencios, los volúmenes, se queda en la estridencia de ese solo recurso hipermaximizado y ahoga cualquier posibilidad de trascendencia.

Es increíble cómo la película recela de su propio recurso principal: en lugar de confiar en la fuerza de sus imágenes, las acompaña todo el tiempo con una música espantosa, en la búsqueda desesperada de una emoción que nunca sucede. No escuchamos nunca el sonido puro del mar, y es una decisión un poquito psicótica: ¿para qué hacer ese esfuerzo demencial por el realismo efectista si lo vas a hacer pedazos con una música constante que sale de no sé dónde? La verdad, es una cosa incomprensible.

Ni que hablar del infantilismo en la construcción de los personajes, en los diálogos, en el registro sobreactuado y exagerado que lo atraviesa todo. Es una pena, porque la historia real en la que la película se inspira es hermosa, heroica y humana. Pero no alcanza con tener miles de dólares para “hacer vivir” la complejidad de la vida o la muerte. Más bien se necesita sensibilidad, equilibrio, sutileza; sino, muchachos de la Disney, nos hundimos.

Horas contadas (The Finest Hours) - c i n e m a r a m a

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s