Krampus: El terror de la navidad (Krampus)

Crítica de Krampus: El terror de la navidad (Krampus) - c i n e m a r a m aAño: 2015
Origen:
 Estados Unidos
Dirección
: Michael Dougherty
Guion: Michael Dougherty, Todd Casey, Zach Shields
Intérpretes: Adam Scott, Toni Collette, David Koechner, Emjay Anthony
Música: Douglas Pipes
Fotografía: Jules O’Loughlin
Edición: John Alexrad
Duración: 98 minutos

 

 por Santiago Armas

Maldita Navidad. Con una escena de créditos iniciales que muestra en slow motion a hordas de familias arrasando con un shopping para realizar las típicas compras navideñas, el director Mike Dougherty (el mismo de la interesante y poco vista Cuentos de Halloween) demuestra dónde están sus sensibilidades. Lejos de ser una película de terror oscura y seria, Krampus tiene el tono juguetón de aquellos films que la productora Amblin de Steven Spielberg solía hacer en la década del 80, particularmente el de la saga Gremlins, de Joe Dante. Ubicada en las vísperas de la Navidad, el film de Dougherty transcurre mayormente en la residencia de una familia a la que el término “disfuncional” parece quedarle corto, con hermanas que se odian, sobrinos que pelean y suegras insoportables. Es tal el nivel de intolerancia que uno de sus miembros, el joven Max, decide romper la carta que le había escrito a Papá Noel en la que deseaba que devolviera la unión familiar a esa casa. Es justamente ese acto el que desencadena el arribo del personaje del título, una criatura basada en cuentos folklóricos que hace de contracara de Santa Claus, y que en lugar de traer regalos, siembra el terror absoluto en el barrio castigando a la familia en cuestión. Es en ese instante cuando la comedia negra de la primera parte cede un poco al terror sobrenatural, aunque es claro que Dougherty no termina de tomarse al material completamente en serio, lo que hace de Krampus un film un tanto esquizofrénico a la hora de definir el tono de lo que quiere contar. Aun así, la película vale la pena por la creatividad que exhibe el director a la hora de crear escenas delirantes, como un ataque de muñecos de jengibre (un slapstick digno del mejor Sam Raimi) o un enfrentamiento de papá y mamá contra unos juguetes diabólicos que cobran vida y que no paran de causar el caos total. Krampus no será recordada por su originalidad ni por reinventar el género de terror, pero supone un rato agradable que a esta altura del año es recibido como un regalo navideño anticipado.

Crítica de Krampus: El terror de la navidad (Krampus) - c i n e m a r a m a

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s