Mar del Plata 2015 – El arrullo de la araña

Mar del Plata 2015 - El arrullo de la araña - c i n e m a r a m aEl arrullo de la araña (Argentina – 2015)
Competencia Argentina

Dirección: José Celestino Campusano
Guion: José Celestino Campusano
Intérpretes: Daniel Bacha Almaraz, Mauro Altschuler, Carlos Benincasa, Nacho Colombo

por Elena Marina D’Aquila

Con Placer y martirio, su anterior película, el cine de Campusano parece haber sufrido un quiebre del que le cuesta recuperarse. Una brecha que tiene menos que ver con aquel cambio de clase social –del conurbano bonaerense a la clase alta porteña– y más con nuevas grietas narrativas. De repente comienzan a notarse ciertas rajaduras ahí donde antes había un clasicismo innegable en la manera de contar una historia. Su séptimo largometraje es también su retorno al conurbano donde retrata las relaciones laborales entre Simón, el dueño de una ferretería, y sus tres empleados. Simón les paga en negro, controla cada uno de sus movimientos, escucha sus conversaciones a través de cámaras y micrófonos colocados por todo el local y los somete a un constante maltrato verbal día tras día. Pero lo que no tiene en consideración Campusano, que quiso contar lo que sucede con la gente que condena su existencia a situaciones de maltrato, es que los empleados de este señor no se quedan atrás. No agachan la cabeza ante cada humillación ni toleran cualquier barbaridad que se les dice, sino que le pagan al jefe con la misma moneda, con el mismo nivel de agresividad.

El mayor problema de la película reside en los diálogos imposibles que el director les hace recitar a sus personajes. Por primera vez suenan falsos, algo que no pasaba en el resto de su filmografía, siempre dotada de una gran autenticidad y potencia narrativa. Ya en los primeros minutos, la película comienza a transitar por el pantano de la discursividad, y las obviedades van sucediéndose unas tras otras hasta el final. Así las cosas, aparecen cada vez más momentos inverosímiles: la xenofobia del jefe hacia su empleado boliviano, la escena de los trabajadores que le sirve a Campusano solamente como una excusa más para ponerlos a vomitar ideología, a discutir sobre cómo a los rubios de ojos azules no les simpatizan los morochos y los discriminan. A esto se les suman algunos monólogos en los que comparan a Europa con Latinoamérica y otros donde la película cae en el didactismo más grosero posible sobre la explotación laboral, algo que no conoce fronteras barriales ni tonos de piel por más que Campusano piense lo contrario. Lo que le ocurre es que está tan preocupado por predicar sobre sus convicciones políticas que se olvida de construir una historia con personajes coherentes dentro de un universo determinado con su propia lógica y una narración que avance a medida que lo hace el metraje. Es una pena que esta vez no se trate más que de ochenta minutos de títeres parlantes destinados a escupir consignas dentro de una película-discurso que expone cada vez más su cara menos cinematográfica.

Mar del Plata 2015 - El arrullo de la araña - c i n e m a r a m a

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s