Un castillo en Italia (Un chateau en Italie)

BAFICI 2014 - Un Château en Italie - c i n e m a r a m aAño: 2013
Origen: 
Francia
Dirección:
Valeria Bruni Tedeschi
Guión: Valeria Bruni Tedeschi, Agnès De Sacy, Noémie Lvovsky
Intépretes: Valeria Bruni Tedeschi, Louis Garrel, Marisa Borini, Filippo Timi, Xavier Beauvois Céline Salette, André Wilms, Marie Rivière, Silvio Orlando
Fotografía: Jeanne Lapoirie
Edición: Laure Gardette, Francesca Calvelli
Duración: 104 minutos

por Aníbal Perotti

Ser o no ser. Un château en Italie muestra los límites de la (auto)parodia y la puesta en abismo. La directora se filma junto a su expareja Louis Garrel y a un seleccionado de grandes actores europeos. Valeria Bruni Tedeschi se presenta decididamente ridícula, como una suerte de bufón inquieto e histérico que puede hacer y decir cualquier cosa. La película opta por el grotesco, la inverosimilitud y el equívoco generalizado. El exhibicionismo de la actriz subraya los distintos episodios de su vida. La parodia es muy torpe y el humor pretende neutralizar cualquier cuestionamiento ético y volver simpática la estupidez.

La realizadora ofrece una interpretación tragicómica de la decadencia y la descomposición de una familia de la alta burguesía italiana: el duelo por la pérdida del patrimonio y del estilo de vida; la enfermedad y la falta de descendencia. El único vestigio de ese gran pasado común es el castillo. La película es un mosaico de recuerdos sin hilo conductor que incluye escenas divertidas, como la que transcurre en la clínica de fertilización asistida, pero que en general oscila entre la crueldad y el patetismo, encarnados por el hermano gravemente enfermo de sida que no tiene más remedio que casarse en su habitación del hospital. Las estrellas representan su biografía con pasos de comedia complaciente. Valeria Bruni Tedeschi y Louis Garrel hacen de ellos mismos: la actriz confiesa sus problemas con la profesión, el actor abandona travestido el set de filmación de un cineasta gay “como en la vida real”.  A esta altura, el pobre Louis ya debe estar cansado del jueguito. El pasaje de un registro al otro es demasiado tosco. Valeria corre, llora y grita, exagera todos los sentimientos, pero solo logra contagiarnos su fastidio.

Esta nota fue publicada en Cinemarama el 10/04/14

BAFICI 2014 - Un Château en Italie - c i n e m a r a m a

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s