Dossier Assayas – Finales de agosto, principios de septiembre

Dossier Assayas - Finales de agosto, principios de septiembre - c i n e m a r a m aFinales de agosto, principios de septiembre (Fin août, début septembre – Francia – 1998)

Dirección: Olivier Assayas
Guion: Olivier Assayas
Intérpretes: Mathieu Amalric, Virginie Ledoyen, François Cluzet, Jeanne Balibar, Alex Descas, Arsinée Khanjian, Mia Hansen-Løve

por Aníbal Perotti

La primera escena prefigura el tono de la película. Gabriel y Jenny muestran su departamento:la pantalla aparece dividida por paredes, puertas y marcos. Un ritmo vertiginoso se impone. El resorte es el tempo singular de los actores: Mathieu Amalric excesivamente despreocupado y Jeanne Balibar conteniendo su tensión con la luz de una sonrisa. Las referencias literarias, la narración fragmentada y el aire lúdico dan forma a una extraordinaria película generacional que circula entre varios personajes que beben, fuman y hablan de amor, trabajo, familia y amigos. Sobre todo del amor, de las ex parejas y de cómo la pasión va y viene. El cineasta elige una forma pertinente para contar la historia: la cámara se mueve en una danza que tiende a la elipsis, a suprimir etapas intermedias, a encadenarse a los saltos. El proceso va más allá de una radical depuración narrativa: la iluminación, los encuadres y la duración de las escenas son coherentes con la situación dramática. Assayas demuestra cómo una puesta en escena moderna puede hacerse cargo de las narraciones más ambiciosas.

Finales de agosto, principios de septiembre es una película simple y diáfana a la que el anclaje naturalista le otorga una intensidad real. Assayas hace vivir verdaderamente a sus personajes, en particular en las escenas de amor.Todos los actores destilan una autenticidad refrescante. François Cluzet aporta una presencia radiante que permite que esta historia habitada por la muerte posea una dinámica sorprendente. Virginie Ledoyen transmite una gracia frágil e intensa.Los personajes secundarios (entre los que se destaca la jovencísima Mia Hansen-Løve, futura cineasta y pareja de Assayas) están claramente definidos. Cada nuevo protagonista es el héroe posible de otra historia no contada.

Assayas combina, de un modo impalpable, secuencias y situaciones que ponen en la superficie los problemas complejos con lo que la película se confronta. Saltando de la comedia del dolor a la tragedia de lo tácito, la estructura habilita cambios de tono que bordean lo salvaje cuando movimientos de cuerpos, almas e inquietudes existenciales se convierten en una danza sexual. El drama íntimo atraviesa toda la película y estalla sobre el final. Gabriel que oscila entre el optimismo y la melancolía.La clave de la evolución consiste en que cada tragedia se transforma en un nuevo comienzo para sus personajes, una oportunidad para dejar un peso atrás e ir hacia adelante. La fascinante libertad formal y narrativa de la película deviene en un lúcido juego de reflejos que devuelve una imagen refractada de estos hombres y mujeres vacilantes, movedizos e insondables.

Dossier Assayas - Finales de agosto, principios de septiembre - c i n e m a r a m a

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s