BAFICI 2015 – Entrevista a Juan Villegas, director de “Victoria”

BAFICI 2015 - Entrevista a Juan Villegas, director de Exhibida en la Competencia Argentina del 17 Bafici, la cuarta película de Villegas hace de la cantante Victoria Morán su eje gravitatorio para detenerse en la belleza de la sencillez. La puesta en escena y la cámara están al servicio de la delicadeza de su protagonista y cada plano sirve para confirmarnos su fortaleza. Victoria no es famosa ni le interesa serlo. Es intérprete, madre, profesora y vive en Berazategui. Acá no hay bustos parlantes, voz en off ni artilugios formales que nos cuenten los acontecimientos de su vida. Lo que hay, y a borbotones, es una sensibilidad única y una sensación de cercanía muy fuerte que la convierten en una de las películas más entrañables del festival.

por Elena Marina D’Aquila

Tus cuatro películas son muy distintas entre sí, pero esta es tu primera incursión en el documental. ¿Qué fue lo que te atrajo del género?

Yo entiendo que el documental plantea la necesidad de procedimientos y desafíos distintos a los de la ficción. La relación entre la forma cinematográfica y la realidad es distinta. Y a mí me interesó siempre eso: el vínculo entre el lenguaje del cine y lo real. Desde ese punto de vista, me entusiasmaba mucho hacer un documental. Por otro lado, también me permitía proponer un esquema de producción simple y disfrutable: un presupuesto controlable, jornadas de rodaje no consecutivas, un equipo técnico muy reducido… Pero dicho todo esto, confirmé que los problemas del cine son esencialmente los mismos en la ficción y en el documental. Los problemas de la puesta en escena son los mismos: dónde comenzar y dónde terminar un plano, dónde poner la cámara, qué punto de vista tomar respecto a nuestro personaje, cómo se dosifica la información, cómo se narra.

¿Cuándo decidiste que necesitabas contar la historia de Victoria?

La decisión la tomé en 2013. Conocía desde mucho antes a Victoria por haber escuchado su música y haberla visto en algunas de sus presentaciones. Lo primero fue mi admiración hacia su talento como cantante y por el repertorio que elegía. En 2013 la llamé y acordamos un encuentro. Charlamos una mañana entera y empecé a entender qué película quería hacer. Descubrí que además de su talento, me interesaba cómo se relacionaba ella con la historia del tango desde el presente y cómo desarrollaba su carrera artística desde convicciones estéticas muy claras y desde la independencia en cuanto a la producción. Y en todo eso me sentía muy identificado.

¿Cómo lograste ese registro tan íntimo y cotidiano en el que parece no existir la presencia de una cámara?

En gran parte, se lo debo a Victoria. Ella está acostumbrada a que la miren, cuando canta arriba de un escenario. Ya desde el principio percibí que la cámara no la molestaba. Pero también influyó el hecho de que se generó una buena relación, muy cordial y de mucha confianza, entre el equipo y Victoria. Y también con los músicos y su familia. Y la edición es fundamental. El aporte de Manuel Ferrari fue fundamental para reconstruir en el montaje una naturalidad que, por las circunstancias e imprevistos del rodaje, muchas veces no es tan fácil de registrar en toda su potencialidad.

La película transita entre una puesta muy cuidada y el espacio de la vida normal en el que pareciera no haber tiempo para ningún tipo de planificación formal…

Me planteé como consigna tratar de filmar siempre con trípode y reducir los movimientos de cámara al mínimo. Confiaba en que así podría mantener un rigor formal que le dé más unidad y valor cinematográfico a la narración. La realidad ya de por sí es caótica. Me parecía que la puesta debía dar cuenta de ese caos, pero desde una mirada más concentrada, atenta y paciente. Y la cámara en trípode y preferentemente fija me daba esa posibilidad. Sin embargo, no quería llegar a algo programático. Si no había otra opción, se recurría a la cámara en mano o a los paneos.

Hay escenas, como aquellas en las que Victoria dicta clases en su casa, que funcionan como situaciones de comedia perfectas. ¿Estaban guionadas? ¿Cómo trabajaste la estructura de la película desde el guion?

No hubo ninguna situación guionada, en los términos habituales de la idea de guion. Pero sí proponía situaciones a filmar, a partir de las cosas que Victoria me contaba que sucedían en su vida. Sabía que ella daba clases, por lo que supuse que eso podía ser interesante para filmar. Pero no sabía qué iba a pasar con cada alumno. La estructura se fue armando desde el montaje. Sin que lo planeáramos, se fue creando la sensación del paso de un año, incluso por el transcurso de las distintas estaciones. Y otro elemento que me sirvió para estructurar fue la idea de intercalar momentos musicales con momentos cotidianos. Pero eso sobre todo más a nivel de generar un ritmo.

¿Le dabas indicaciones a Victoria durante el rodaje o preferías no intervenir?

A medida que avanzaba el rodaje me fui animando a darle más indicaciones, porque me daba cuenta de que no interferían en la naturalidad que estaba buscando. Pero siempre me preocupé de que las indicaciones propongan acciones y palabras que no aparezcan en pantalla como forzadas. En algunos casos, cometí ese error en rodaje, pero enseguida me daba cuenta de que no funcionaba, o nos dábamos cuenta cuando estábamos editando. Y eso no se incluía.

Todas tus películas fueron estrenadas en el Bafici. ¿Ahora cómo sigue el camino de Victoria? ¿Hay planes de estreno?

Por un lado, estoy a la expectativa en relación con el camino que pueda hacer en el exterior. La he mandado a varios festivales y he recibido mucho interés. Seguramente, dentro de poco se irá confirmando en dónde se mostrará. Y al mismo tiempo estoy pensando el estreno en la Argentina. Creo que, por su particularidad, debería pensarse un estreno que aproveche a Victoria como cantante. Posiblemente, armar eventos en los que se una la proyección de la película y luego un pequeño recital. Lo que ya es un hecho es la participación en el FICIC, el Festival de Cine de Cosquín, que empieza en muy pocos días, donde participa de la Competencia Oficial.

BAFICI 2015 - Entrevista a Juan Villegas, director de

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s