BAFICI 2015 – Une jeunesse allemande

BAFICI 2015 - Une jeunesse allemandeUne jeunesse allemande (Francia, Alemania, Suiza – 2015)

Dirección: Jean Gabriel Périot
Guión: Jean Gabriel Périot

por Aníbal Perotti

Alemania en otoño. Jean Gabriel Périot entabla un diálogo fascinante con el pasado. Su película nos sumerge en el corazón de una Alemania convulsionada en la década del sesenta, entre una sociedad inmovilizada por su pasado nazi y una juventud sin salida. El cineasta es un historiador de imágenes que remonta un río de archivos visuales y sonoros con los que intenta dilucidar la evolución del grupo Baader-Meinhof. La obra audiovisual de denuncia del colectivo se combina con el tratamiento mediático de los programas de televisión y citas a películas emblemáticas de Godard, Antonioni y Fassbinder. Los medios imponen un valor único, parece decirnos Périot, pero la historia es mucho más compleja, fragmentaria y contradictoria. El director no se coloca explícitamente de un lado u otro de la línea divisoria que confronta, grosso modo, a los defensores de una próspera democracia con los críticos radicales del sistema.

Las primeras imágenes ponen en evidencia que no se trata de marginales, sino de personas que llegaron desde el centro de la sociedad alemana. Vemos un grupo de intelectuales brillantes que conocen el manejo de la escritura, el cine y la televisión. Podemos seguir la forma en que viven: Ulrike Meinhof, por ejemplo, como editora de la revista Konkret, estudiante y madre. Son figuras de debate público que luego de un encadenamiento de sucesos y una creciente desesperación deciden pasar a la lucha armada. Los vemos a través de imágenes producidas por ellos mismos o por su entorno; tal vez sea el único movimiento de aquella época documentado con tanto detalle. En un telefilm de 1969 consagrado a las primeras acciones del grupo Baader, un personaje dice: “Hemos jugado mucho con la idea de una revolución, es hora de empezar una”.

A partir de 1970, los fundadores de la llamada Fracción del ejército rojo pasan a la clandestinidad y Périot se nutre entonces esencialmente de archivos de la televisión alemana. En las imágenes de la película, a la violencia de los extremistas responde la violencia del Estado encarnado por la inflexibilidad del canciller socialdemócrata Helmut Schmidt. La confrontación generacional entre los que nacieron alrededor de la guerra y sus hijos se materializa en el epílogo con un genial fragmento de Alemania en otoño en el que un Fassbinder alterado, borracho y deprimido acosa a su propia madre reclamando un respeto absoluto por las leyes, y la señora responde, dejando en evidencia su nazismo arraigado, que es necesario que aparezca “un jefe autoritario, que sea bueno, afectuoso y benévolo”. Entre humor negro, consternación y amarga ironía, la película reconstruye el pasado y confirma, a la luz de la recuperación política que sobrevino, que las viejas recetas de opresión siguen siendo las mejores.

BAFICI 2015 - Une jeunesse allemande

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s