BAFICI 2015 – Tras la pantalla

BAFICI 2015 - Tras la pantallaTras la pantalla (Argentina – 2015)

Dirección: Marcos Martínez
Guion: Marcos Martínez

por Elena Marina D’Aquila

Con tan solo siete años de edad, el pequeño Pascual Condito descubrió la pasión que atravesaría toda su vida: el cine. El mítico fundador de Primer Plano que comenzó su carrera en los años setenta, cuando se dedicaba a traer cine erótico de afuera, se convirtió en una figura clave para la distribución de cine europeo de autor y años más tarde para el cine nacional. Además de exportarle cine argentino al mundo, también participó como productor asociado en varias películas e incluso en algunas de ellas –unas más de 60– tuvo pequeños papeles como actor.

A pesar de su incansable carácter combativo que lo mantuvo en el mercado del cine durante más de tres décadas, hace dos años, el legendario distribuidor cinematográfico anunció mediante una carta dirigida a los productores nacionales, que se retiraba del mercado, en parte porque gran parte de los estrenos locales habían caído en manos de las majors hollywoodenses. El documental de Marcos Martínez comienza a filmarse a fines de 2008, en un momento de crisis de la industria a causa de la preferencia de las multisalas por los tanques extranjeros. En medio de este arduo contexto para el cine nacional, y sobre las ruinas de lo que era el emblemático edificio de Primer Plano, ubicado en el “barrio del cine”, el director decide abrir su relato que se ocupará de abarcar todas las problemáticas actuales de la industria a través de una serie de escenas en las que diferentes personalidades ligadas al cine visitan a Pascual en su oficina –Raúl Perrone, Juan Villegas, Javier Porta Fouz, Diego Trerotola, Hernán Guerschuny y Lisandro Alonso, entre otros– para discutir sobre la etapa en la que se encuentra la producción audiovisual local. De este modo, el documental propone como eje central el debate y la reflexión acerca del negocio del cine en Argentina: las leyes del INCAA, la baja de espectadores y lo difícil que resulta para una película tener un buen lanzamiento. Estas son algunas de las principales preocupaciones del distribuidor y de los directores, productores y críticos de revistas especializadas que frecuentan su cálido y cinéfilo hogar-oficina.

Entre cientos de pósters, latas de fílmico y fotografías viejas, se esconde algo que no es un detalle menor, y es que Martínez logra una proeza sin precedentes: realizar una película documental que profundiza sobre temáticas nunca antes analizadas tan minuciosamente en cuanto al cine argentino, y encuentra en Pascual Condito, –que pareciera un personaje creado para la ficción–, la voz ideal para contar esta historia sobre el cine desde el cine. Pero Martínez no se queda solamente en el desarrollo y las preocupaciones laborales que lo aquejan día tras día, también explora su ámbito íntimo. Tanto sus tesoros personales como su familia deberán enfrentar una mudanza cargada de nostalgia junto a él:  despedirse del mítico edificio donde funcionaba su distribuidora para comenzar una nueva etapa de Primer Plano en el barrio de Chacarita.

“Mis amigos te dicen el Padrino”, le dice su hijo a Pascal. Y los niños no mienten: Condito es, sin duda, el Padrino del cine nacional. Un tipo que ha sabido reinventarse a lo largo de los años, definitivamente todo un viejo lobo del negocio cinematográfico que seguirá luchando con el fervor que lo caracteriza, por aquello que ama y que lleva tatuado en la piel: el cine.

BAFICI 2015 - Tras la pantalla

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s