BAFICI 2015 – La sapienza

BAFICI 2015 - La sapienzaLa sapienza (Francia, Italia – 2014)

Dirección: Eugène Green
Guion: Eugène Green
Intépretes: Fabrizio Rongione, Christelle Prot Landman, Ludovico Succio, Arianna Nastro

por Aníbal Perotti

Eugène Green inventa una manera de filmar que va a contramano de los modelos dominantes de narración, de puesta en escena e incluso de pronunciación. El cineasta consigue que el discurso sostenido por los personajes como parte de su trabajo se materialice en las imágenes de la película. Los protagonistas plantan su mirada a cámara en planos fijos, centrados y simétricos, que destacan sus rasgos y la vitalidad que emerge de ellos. La búsqueda formal es un desafío y también un recurso que genera un deliberado efecto cómico al tiempo que organiza la progresión de la intriga.

“La arquitectura sirve para crear espacios que den cabida a la luz necesaria para la felicidad del ser humano”. Green ensaya una demostración práctica para este postulado con una historia de rematrimonio entre Eleanor y Alexander. El punto de partida es en realidad la cumbre profesional de éste último. En el comienzo de la película, el arquitecto recibe un gran reconocimiento de sus colegas y decide hacer un viaje a Roma tras los pasos del barroco Francesco Borromini. Viajar a Italia, como los pintores de siglos pasados, para encontrar la calidez de una luz meridional.

El triste marco parisino es reemplazado por las orillas del lago Maggiore, que brilla bajo un sol acogedor.Como una aparición, otra pareja atraviesa el camino de la primera: dos hermanos diáfanos vagando al borde de la madurez. Un juego de reflejos recompone los dúos e intercambia las trayectorias: Eleanor sugiere que el joven acompañe a su esposo a Roma como un viaje de estudio entre maestro y alumno, mientras ella se queda cuidando a su hermana que sufre una misteriosa enfermedad. La interpretación antinaturalista se diluye entre cadencias íntimas y una epifanía indolente. Cada adulto deja que surja su fantasma encuadrado con una simetría dinámica que otorga un nuevo valor a la imagen.

En los confines lacustres de Piamonte, con luces balsámicas y el espectro de Borromini circulando con total libertad entre los planos, Alexander recobra la fe en su profesión al transmitírsela a otro. La relación entre el maestro y el alumno como una pedagogía recíproca. El gran arquitecto con dificultades para adaptarse a las exigencias de la época mercantil es un verdadero personaje cómico. El humor sutil abre sin jactancia las puertas de una asombrosa erudición que reclama la importancia de las artes, la cultura y la atención a signos lejanos en el tiempo y en el espacio. El encanto singular de La Sapienza se nutre de la intensidad de los cuatro intérpretes principales y de la belleza casi surrealista de algunas imágenes, con la cámara siguiendo las líneas de fuerza de la arquitectura hacia la luz.

BAFICI 2015 - La sapienza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s