Dossier Godard – Detective

Dossier Godard - Detective - c i n e m a r a m aDetective (Détective – Francia – 1985)

Dirección: Jean-Luc Godard
Guión: Alain Sarde, Philippe Setbon, Jean-Luc Godard
Intérpretes: Nathalie Baye, Claude Brasseur, Johnny Hallyday, Jean-Pierre Léaud

por Diego Maté

Detective muestra a un Godard alejado definitivamente de su periodo maoísta y de la experimentación más radical de esos años. Si sus primeras películas de los 80 comienzan intentando una vuelta a un cine narrativo, Detective consolida esa búsqueda tomando como marco el universo y las convenciones del film noir. Tres grupos de personajes habitan un mismo hotel y cruzan sus caminos en una trama que incluye un asesinato nunca resuelto, un trío amoroso, una inminente pelea de boxeo y una deuda contraída con la mafia. Las primeras imágenes, filmadas en video, son avanzadas, detenidas y retrocedidas en una cassetera por uno de los protagonistas, y  además de operar como referencia de Godard a su propio trabajo con ese soporte, curiosamente también parecen funcionar como un anticuerpo: a diferencia de esas imágenes temblorosas, un poco feas, que parecen gastadas y que pueden manipularse a voluntad, el resto de la película, con sus encuadres exquisitos y su fotografía ocre y brillante, estará en las antípodas de ese registro.

Detective ensaya un cine consciente de sí mismo y de su historia que intenta por todos los medios reencontrar alguna especie de inocencia, de convocar una mirada todavía virgen. Los juegos con la imagen, la música y el relato no apuntan a otra cosa: bien lejos de la parodia y de cualquier clase de deconstrucción, el director no quiere reírse del cine clásico o exhibir su maquinaria narrativa, sino transpolarla al presente, verificar si todavía es posible contar esas historias con las herramientas fílmicas contemporáneas. Ese proceso de readaptación, claro, resulta traumático para el género: Detective tiene entre manos la ciudad, las actuaciones, el vestuario e incluso el tono de una película negra, pero en vez de ensamblar las partes como lo haría un film clásico, Godard las revuelve, las mezcla y arma un rompecabezas en el que las piezas nunca forman una figura del todo reconocible. La interpretación contenida de Claude Brasseur, que podría ser la de cualquier tipo duro de la era dorada de Hollywood, convive con la relación más libre y descontracturada, a lo nouvelle vague, de los personajes de Johnny Hallyday y Nathalie Baye, que filosofan sobre la vida y retozan despreocupadamente como podrían hacerlo los protagonistas de Sin aliento. No es casual que Brasseur esté todo el tiempo a punto de perder para siempre a Baye a manos de Hallyday: Brasseur es la cara de un cine extinto, que sobrevive en parte gracias a experimentos ocasionales como Detective, y la hermosísima Baye (la película está construida en torno a ella y su gracia) parece intuir que su futuro está en otra parte, quizás junto al manager en quiebra, lector y criatura moderna que compone Hallyday. Hallyday le ofrece llevarla lejos del hotel, verdadero lugar-fantasma que la película escenifica como un espacio decadente, terminal, ubicado por fuera del tiempo y que puede albergar tanto a ellos y a los infiltrados de la mafia como a un detective (el personaje menos importante de la película) y a su sobrino, un Jean-Pierre Léaud que ayuda a su tío en la investigación del crimen sin resolver y que, lejos del clima actoral de sus compañeros, construye a un atolondrado que funciona como comic-relief y que tiene a su cargo la generación de una comedia slapstick de manual.

Entre medio de los personajes y sus conflictos cruzados de amor, dinero y asesinatos, pueden observarse un gigantesco cartel luminoso de Agfa y una computadora capaz de brindar cualquier información y de hacer preguntas metafísicas; las dos imágenes, la del anuncio de una productora de material fílmico (soporte hoy en franca desaparición) y la de la computadora, vistas hoy, parecían estar comunicando anticipadamente el fin del cine tal como se lo conocía hasta ese momento. Godard, una vez más, iba algunas décadas más adelante que el resto de los cineastas.

Dossier Godard - Detective - c i n e m a r a m a

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s