My Favorite Faded Fantasy – Damien Rice

Intérprete: Damien Rice
Disco: My Favorite Faded Fantasy
Fecha de edición: 4 de noviembre
Sello: Vector Recordings/Warner Bros.

por Patricio Durán

Volvió con tristeza y canciones. Damien Rice es uno de los cantautores sensibles que nos trajo este siglo. Apareció de la nada con “The Blower’s Daughter”, el tema de su primer disco, O (2003), pero se hizo conocido gracias a haber sido incluido en la banda de sonido de la película Closer un año más tarde. Su siguiente trabajo, 9 (2006), no tuvo la misma repercusión que su debut y el cantante irlandés quedó a mitad de camino entre un one hit wonder y un artista de culto.

Ocho años después llega su nuevo disco, My Favorite Faded Fantasy, para terminar de recorrer ese camino. No fueron ocho años de silencio, Rice estuvo colaborando con artistas como Tori Amos, Herbie Hancock, Lisa Hannigan (parte de su banda y voz femenina en “The Blower’s Daughter”) o en el debut discográfico de la actriz francesa Mélanie Laurent. Pero ocho años siguen siendo mucho tiempo para un artista joven en el comienzo de su carrera. Si sirve la comparación, Los Beatles desarrollaron toda su carrera en siete.

El primer tema, que da nombre al álbum, es la muestra perfecta de lo que hace Rice. Comienza con una melodía tierna y a la vez desgarradora, con su voz frágil, con la sutil guitarra de fondo. Pero a mitad de la canción empiezan a aparecer las cuerdas, los teclados, la percusión, el bajo, la voz cambia de frágil a potente y termina a todo volumen.

Las canciones de My Favorite Faded Fantasy tienden a ser largas, el álbum de ocho temas tiene una duración de cincuenta minutos. Damien deja que las canciones se desarrollen y se estiren hasta lo que cada una requiera. Así llegamos casi a los diez minutos de “It Takes a Lot to Know a Man” con una extensa coda instrumental en la que alterna nuevamente matices fuertes y suaves. O los ocho minutos de “Trusty and True”, en un final junto a un coro cercano al gospel y reminiscente del folk americano de The Decemberists, que repite “vení, vení con tristeza y canciones, vení como seas, solo vení”. Entre los muchos músicos que colaboran en el disco aparece Alex Sommers, pareja de Jónsi de Sigur Rós, Joel Shearer de Pedestrian y Markéta Irglová (la compañera de Glen Hansard en la película Once).

Pero, en definitiva, el álbum no escapa a lo que fueron sus trabajos anteriores: canciones sensibles e introspectivas, instrumentación rica, delicada y por momentos poco convencional. Lleva el folk un poco más allá, como lo hizo Jeff Buckley o como lo hacen Justin Vernon (Bon Iver) y los mencionados The Decemberists. Con su tercer disco, Damien confirma lo que ya sospechábamos: que se trata de uno de los cantautores más interesantes de esta generación. Esperemos que no lo demuestre cada ocho años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s