Dossier Godard – Las más famosas estafas del mundo: Le grand escroq

Dossier Godard - Las más famosas estafas del mundo: Le grand escroq - c i n e m a r a m aLas más famosas estafas del mundo: Le grand escroq (Les plus belles escroqueries du monde – Francia, Holanda, Japón, Italia – 1964)

Dirección: Jean-Luc Godard
Guión: Jean-Luc Godard
Intérpretes: Jean Seberg, Charles Denner, Jean-Luc Godard

por Ignacio Verguilla

La verdad elusiva. Entre 1963 y 1964 Godard participa del film colectivo Les plus belles escroqueries du monde (las otras firmas: Chabrol, Polanski, Gregoretti, Horikawa). El segmento fue rodado en Marruecos y por razones poco claras (se alegaban problemas de duración) terminó suprimido del corte que se estrenó en Europa. En Internet se puede acceder a una copia en la que se incluye una versión de veinte minutos de este sketch 100 % godardiano (también circula en forma autónoma en retrospectivas) y que viene a engrosar en formato breve algunas de las obsesiones que orbitaban en su cine de principios de los sesenta: las distancias entre el verosímil, la representación, la moral de un cineasta y su compromiso ético-político. Una Jean Seberg con el mismo look Sin aliento y nombre compartido (allá Patricia Franchini, aquí Patricia Leacock) vuelve a entregarse al ojo malicioso e inquieto de Godard, encarnando ahora a una reportera que busca “personajes extraordinarios” para un programa de televisión estadounidense. Cámara en mano, la rubia se lanza a las calles a ritmo de jazz y con la ironía a cuestas: lo primero que vemos es una serie de citas de Le grand escroc de Herman Melville referidas a la caridad, que todo lo soporta y no piensa mal. La buena de Patricia gatilla la cámara impunemente frente a las multitudes, compra algún atuendo, y registra en primer plano una serie de rostros sufridos; uno de esos hombres señala con el dedo interpelando directamente nuestros ojos. La acusación se repite dos veces, y la grieta no requiere mayor explicación: la distancia entre la verdad y lo filmado es una cuestión moral. Caen como gotas otras cuestiones que no necesitan ser dichas: el atropello cultural, la colonización, la mirada extranjera frente a un otro que es pura ausencia. “Filmo a la gente tal cual es”, dirá la inocente Patricia frente a un oficial de policía que se acomoda para la cámara, prende su habano y entrega su mejor máscara. Dijo alguna vez Godard que hacer una película es una forma de crítica cinematográfica, y dice uno de sus personajes que Patricia persigue el cinema-verité de Jean Rouch. De ese y de otros imposibles se vale esta historia de falsificadores hundidos en su propia perplejidad.

Dossier Godard - Las más famosas estafas del mundo: Le grand escroq - c i n e m a r a m a

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s