Sobre el lanzamiento gratuito de Songs of Innocence de U2

Sobre el lanzamiento gratuito de Songs of Innocence - c i n e m a r a m a

por Patricio Durán

El día de los inocentes. Songs of Innocence es el nuevo álbum de U2. Y no lo editó de manera convencional, el lanzamiento tuvo, cuando menos, dos componentes que podrían resultar novedosos: el disco fue sorpresa y el disco fue gratis. El día elegido, no casualmente, fue el mismo en el que Apple presentó el iPhone 6. La polémica manera de regalárselo a la gente fue encajándoselo en sus teléfonos y computadoras. 500 millones de usuarios de iTunes de un momento a otro tenían el nuevo disco de U2 listo para escuchar. Gracias, Bono y compañía, muy amable de su parte. Pero entonces, ¿qué hacemos acá, todos nosotros, desagradecidos, mirándole los dientes al caballo que nos regalaron los irlandeses?

Para empezar, las ideas novedosas no lo son tanto. Ya hubo otros casos de discos gratuitos –hablando de bandas importantes y de descargas legales, claro está– como In Rainbows (2007) de Radiohead, que estuvo disponible para descargar pagando lo que a uno le pareciera. Ese precio podía ser $0 y el disco de Radiohead se lo descargaba el que quería. Tampoco es U2 el que está regalando su trabajo. Al menos para los usuarios de Apple, fue la empresa la que compró Songs of Innocence, como explica Bono en una carta abierta para justificar su postura de que la música no debería ser gratis.

También hubo en los últimos años sorpresas mucho más inesperadas que la de U2. My Bloody Valentine salió de buenas a primeras con m b v (2013) después de 22 años de silencio desde su celebrado Loveless (1991). En el 2013 también David Bowie hizo The Next Day cuando todos lo creían retirado (y algunos lo creían enfermo). Además, el que estaba un poco atento a las novedades discográficas en el mundo del rock sabía que U2 tenía un disco listo y hasta hubo fechas de lanzamiento tentativas que luego fueron pospuestas.

Y por último: es normal que la gente se irrite cuando, de cierta forma, se invade su propiedad privada, especialmente cuando lo hace una gran corporación (y en este caso, dos grandes corporaciones). Tanto molestó que Apple hasta tuvo que subir a su sitio las instrucciones para borrar el disco de U2. Parece que Songs of Innocence ni siquiera era fácil de eliminar.

Volviendo a su carta, Bono nos dice: “Personas que no han escuchado nuestra música, o que no estaban remotamente interesadas, podrán escucharnos por primera vez porque estaremos en sus librerías”. Cada vez más se asemeja al Sr. Burns en el capítulo en que Lisa le dice que cuando intenta ser bueno es aún más malo. Quizás la prepotencia de encajarnos su disco no fue suficiente y la banda ya estará pensando en una forma de obligarnos a escuchar sus canciones. Pero causaron la revolución que querían, hay indignados que temen que esto se vuelva normal y entonces otros se animen y comiencen a bombardear nuestros teléfonos y computadoras con Shakira, Madonna, Coldplay o The Rolling Stones. Todos hablan del maquiavélico modus operandi del grupo y nadie habla del disco, del que, claro, hay poco que decir. Ojalá el grupo decida retornar a las épocas en que las revoluciones las causaban sus buenas canciones.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s