Mistaken for Strangers, documental sobre The National

Mistaken for Strangers, documental sobre The NationalMistaken for Strangers se estrenó en algunas partes del mundo y en el Bafici.

por Patricio Durán

The National es una banda de Cincinatti que se creó en 1999. Su rock elegante –con influencias que van desde el country hasta el post-punk– brilla en sus trabajos más reconocidos, como Alligator o Boxer, pero sus últimos discos no se quedan atrás. El grupo está formado por el cantante Matt Berninger y por dos pares de hermanos: Bryan y Scott Devendorf y los gemelos Aaron y Bryce Dessner. Si pensaban que Matt se quedó sin hermano, Mistaken for Strangers viene a decirnos lo contrario.

Tom es el hermano de Matt, nueve años menor. Es gordo y metalero, la oveja negra de la familia, el eterno adolescente que no sabe qué hacer de su vida y entonces escucha heavy metal y hace películas caseras de terror. Despreocupado, siempre de buen humor y dispuesto a emborracharse, es reclutado como roadie (el asistente de los músicos que aquí conocemos como plomo) para acompañar a la banda durante una gira. Además es el encargado de hacer un documental sobre el grupo. Entonces, como es previsible, Tom empieza a hacer todo mal. Le hace a los músicos preguntas desopilantes que parece estar ideando en el momento: “¿Tenés tu billetera en el bolsillo cuando tocás?”, “¿qué tan rápido podés tocar?”, “¿qlguna vez te sentiste somnoliento en el escenario?”, “¿dónde ves a The National dentro de cincuenta años?”, “¿qué tan famosos creés que son?”. Experimenta con tomas y ángulos que provocan risas más que respeto. Increpa a los protagonistas con la cámara en los peores momentos, especialmente cuando Matt pierde el control y empieza a romper cosas después de un, según él, mal show. Esta nula profesionalidad para el documental se traslada a su trabajo como asistente. Es sucio (Matt lo reta por dejar su malla empapada en una mesa o cereal con leche desparramado en el piso del baño) y desaparece cuando lo necesitan. Se enoja por no haber podido conocer al presidente Obama cuando la banda tuvo la ocasión de tocar en uno de sus actos y Matt debe explicarle, como se le explica a un niño, que no fue posible y que ya habrá una próxima vez. No se ocupa de las cosas que tiene a cargo y el manager lo reta constantemente, hasta que llega al límite y lo echa. Es entonces cuando Tom se deprime pero finalmente y –tras hablar con sus padres– decide terminar la película y, por una vez, hacer algo bien en su vida.

Lo que puede verse en el documental es el proceso y el producto terminado al mismo tiempo: Tom se filma a sí mismo tratando de ponerle orden al desorden que ya estamos viendo. Es cierto que es poco creíble; más que documental parece una comedia de enredos con epifanía del protagonista y todo. Nos recuerda un poco, con sus delirios, al Jack Black de Alta Fidelidad o al Philip Seymour Hoffman de Mi novia Polly. Pero guionada o espontánea, la película logra mostrar un costado íntimo de la banda y algunas actuaciones en vivo descomunales de una de las bandas más importantes de la escena indie actual.

Mistaken for Strangers, documental sobre The National

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s