BAFICI 2014 – Maniac Cop

BAFICI 2014 - Maniac Cop - c i n e m a r a m aManiac Cop (Estados Unidos – 1988)

Dirección: William Lustig
Guión: Larry Cohen
Intérpretes: Bruce Campbell, Tom Atkins, Laurene Landon, Richard Roundtree

por David Obarrio

Siempre en las buenas películas hay una clase de belleza particular. Se puede presentar como anuncio, artículo de fe, declaración de principios o exabrupto, pero debe estar allí, aunque más no sea para recordarnos, de la manera más difícil de soslayar, que eso que llamamos cine se construye piedra por piedra, barriendo cada escena para intentar extraer de ella algo único, que nos haga volver la cabeza una y otra vez, como si miráramos el paso de una criatura exótica pero no pudiéramos convencernos del todo de su realidad. La belleza es el tributo del cine al mundo, la pantalla está obligada a darnos algo: si debemos creer en esas dos dimensiones que no se pueden palpar, si descubrimos que somos ladrones crédulos a pesar nuestro, si delante de nuestras narices solo desfilan imágenes, y no nos piden nada menos que toda la emoción y entrega que seamos capaces de ofrecer, por lo menos eso que vemos debe ser intensamente singular, debe hablarle en forma directa a esa parte de nuestra sensibilidad que no acepta las cosas fáciles. Maniac Cop, este hijo de los años ochentas, tiene bien al principio una toma de la isla de Manhattan vista desde Brooklyn muy bella. Es una imagen que ahora se percibe como testimonio del paso del tiempo (todavía estaban en pie, orgullosas, las Torres Gemelas)y que contrasta con el plano que le antecede, el primero de la película, en rigor, que nos mostraba (por metonimia: solo se ven el torso y las manos) un hombre poniéndose meticulosamente el uniforme de policía. De pronto, esa Nueva York en plano general es cruzada por un rayo (es el momento en que la belleza se hace presente): viene una tormenta eléctrica, es decir, viene el drama. Como si se tratara de insuflarle vida a un animal producido en un laboratorio, el rayo hace que la ficción eche a andar: había una vez una criatura que atravesaba la jungla de asfalto. No hace falta decir que Maniac Cop es la historia de un monstruo. En su primera intervención, el monstruo vestido de azul mata, estrangulándola, a una amorosa chica rubia que huía perseguida por dos maleantes latinos. En otra escena, un plano melancólico desde la altura, que abarca un pedazo de marquesina de un cine a un lado de la pantalla y, al otro lado, la entrada del boliche The Bitter End (estamos en pleno Greenwich Village), del que acaba de salir un hombre llevando un estuche para bajo, anuncia que el policía maldito se está por cobrar una nueva víctima. Dicho y hecho, el músico muere acuchillado después de correr varios metros con las esposas puestas chorreando sangre. Ante lo que aparenta ser el inicio de una ola de crímenes, un comisario veterano da la voz de alerta, aunque en la fuerza no le lleven mucho el apunte: se trata de un policía, dice, quizá ya no en actividad. La noticia se filtra; los diarios se abalanzan, inventan un nombre: “maniac cop”, el policía loco. No pasaron ni quince minutos de película y ya sabemos bastante, casi todo lo que hay que saber. Resta seguir los procedimientos. El “policía loco” tiene el suyo: matar sin ton ni son, hacer de un ser anónimo una figura, agregar un cuerpo a la lista. La película muestra una ciudad que parece poblada por fantasmas; los planos perfectos, casi con desdén, tienen a su manera algo conmovedor, puesto que en cada esquina de esa Nueva York de la era pre Giuliani prácticamente se huelen el miedo, la desesperanza, la aversión ante el vacío: el asesino como un apéndice hipertrofiado de la institución policial (porta un uniforme, y una placa), que ataca sin elegir nunca su blanco. Su objetivo es la venganza contra “la ciudad toda”, esa que lo condenó a la monstruosidad. Esa ciudad del principio, nada menos, herida por un rayo. En Maniac Cop nadie es del todo culpable, pero nadie está a salvo.

BAFICI 2014 - Maniac Cop - c i n e m a r a m a

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s