El lobo de Wall Street (The Wolf of Wall Street)

El lobo de Wall Street (The Wolf of Wall Street) - C I N E M A R A M AAño: 2013
Origen: Estados Unidos
Dirección: Martin Scorsese
Guión: Terence Winter
Intérpretes: Leonardo DiCaprio, Jonah Hill, Margot Robbie, Matthew McConaughey
Edición: Thelma Schoomaker
Fotografía: Rodrigo Prieto
Duración: 177 minutos

por David Obarrio

El hombre de la Bolsa. El lobo de Wall Street marca el regreso de los buenos muchachos de Scorsese. Una nueva historia de ascenso, caída y redención parcial, contada por uno de sus integrantes, solo que en el ámbito de la especulación bursátil en vez del de la mafia. Por lo demás, se incrementa el consumo de drogas, el sexo como performance y la ética del self-made man. ¿Qué es lo que más temen estos muchachos de la película, aquello de lo que huyen como de la peste? La calle, el lugar por donde circulan los hombres y mujeres mediocres, que tienen trabajos rutinarios, no siempre bien remunerados, familias comunes y peinados que delatan que están inmersos en los usos y costumbres de su época (como la mujer de Belfort, el protagonista; peluquera de profesión, por otro lado, a la que cuando puede cambia por una rubia despampanante). Jordan Belfort quiere ascender: empieza de abajo, como un pinche cualquiera, pero tiene la suerte de encajar bajo el ala protectora de un tipo curtido de Wall Street (Matthew McConaughey, en una lograda imitación de Christopher Walken con toneladas de botox: su aparición en la película es tan ridícula y tirada de los pelos como innecesaria); por lo que empieza a desarrollar lo que se podría llamar un don: el don de jugar con las expectativas de los otros. Por motivos que lo exceden, Belfort se queda sin trabajo justo cuando empezaba a entender de qué iba la cosa. Pero no se amilana: sabe que “tiene algo”. Comienza de nuevo, a escalar y a probarse frente a los demás. No tiene nada salvo su ambición, y una habilidad, algo intangible pero que puede hacer que las cosas se materialicen. Se dedica de inmediato a reclutar gente de donde sea: cretinos desesperados, animales que giran en la rueda día tras día, casos perdidos. Belfort les da un sentido a sus vidas, los adoctrina, les dice que pueden llegar donde se lo propongan, que no hay reglas, que nada los puede detener.

Esta pandilla salvaje de corredores de bolsa toma drogas en cantidades industriales (se advertirá que el título poco refinado de esta nota contiene dos y hasta tres significados), es brutal, despiadada, no tiene frenos ni remordimientos. Scorsese describe sus correrías con dedicación y marcado deleite. Sus personajes no tienen el menor matiz ni relieve. Son hombres que se hacen fuertes por pura voluntad. Los demás son débiles, son los que no se atreven a dar un paso adelante y cambiar de vida. Belfort lo dice con todas las letras en una de sus arengas dirigida a sus empleados y socios. La chica que acepta que la rapen a cero delante de todos a cambio de diez mil dólares representa la manera en la que el director le pasa la posta al espectador para que vea al prójimo como lo ven sus buenos muchachos. Belfort anuncia lo que va a ocurrir y hay una algarabía general. Pero cuando efectivamente la máquina de afeitar le empieza a pasar por la cabeza ya nadie la mira, excepto el espectador, que puede captar el momento en que la expresión de la mujer se descompone progresivamente en medio del griterío. No hay necesidad de que ninguno de los personajes que conforman la escena mire nada, ahí, ya que el espectador lo hace por ellos y verifica que la humillación se lleve a cabo en toda regla. La escena resulta de una liviandad pasmosa, y queda igualada a otra que le sigue inmediatamente, en la que Jonah Hill se traga un pescadito de colores para desacreditar a un ordenanza que se preocupa por una pecera mientras los demás están en plena joda. Scorsese no se interesa por las consecuencias morales de momentos como esos, sino por el efecto más bien grotesco que de ellos se deriva, que viene a agregar a los trucos adocenados del director –sus imágenes detenidas, sus tomas subjetivas imposibles, su narración no lineal, su musicalización al tuntún– una gimnasia de estudiantina con aires de transgresión para seguidores de ¿Qué pasó ayer? tan obstinados como para soportar una versión de tres horas de duración.  

En La edad de la inocencia, el director aparecía fugazmente en el papel de un fotógrafo que retrataba a las familias adineradas. En Pandillas de Nueva York, cuando una turba entraba rompiendo todo en una mansión, el propio Scorsese hacía de dueño de casa espantado ante la aparición del populacho. La relación errática del director respecto del poder es su marca de agua, parte del oportunismo ideológico que suele atravesar su cine y que los incautos confunden alegremente con ambigüedad y lucidez. El lobo de Wall Street es la película de alguien fascinado por el poder del dinero para elevar a los hombres por encima de sus semejantes, para convertirlos en superhombres. Cuando uno de los personajes grita “Jodete, Estados Unidos”, lo que postula es el orgullo de no estar sujeto ninguna ley –el grupo de brokers está siendo investigado por el FBI– , cuyo supuesto republicano esencial es igualador y constituye un freno a los desmanes de los poderosos que se ejerce sobre los menos favorecidos. En esta comedia abrumadora, Belfort y los suyos no necesitan justicia sino que los dejen seguir siendo demonios, es decir, autores antojadizos de sus propias normas.  

Scorsese es considerado un director de las calles pero El lobo de Wall Street parece constituir una inversión del espíritu de sus películas más celebradas. En una escena en la que el protagonista y su principal protegido (Jonah Hill) están fumando crack, Scorsese encuadra a los actores a la izquierda del plano mientras se ve a la derecha una escalera que baja hacia la calle (con una bombita roja solitaria que cuelga del techo), que replica en sentido contrario por lo menos dos escenas de Taxi Driver: una, cuando su protagonista, Travis Brickle, entra a un edificio a rescatar a la pequeña prostituta encarnada por Jodie Foster; otra, cuando habla por teléfono con el personaje de Sybil Shepherd y mira repetidas veces hacia la salida que da a la vereda. Travis Brickle pertenece a la calle, y se siente ahogado e indefenso puertas adentro. No busca el poder sino que lo desprecia; es un resentido que no posee nada pero no quiere nada tampoco. Su repugnancia moral ante lo que lo rodea es cósmica. Su impotencia para relacionarse con el prójimo se traduce en violencia y desesperanza. Sus heridas son de tipo afectivo y sentimental: es un inadaptado sin escapatoria a la vista. Taxi Driver es una película sobre las calles; Mean Streets también. Pero en El lobo de Wall Street no hay escenas en la calle, como no sea para mostrar lo apretujada que viaja la pobre gente que toma el colectivo: los brokers son criaturas indoors, están siempre en mansiones, en yates, en aviones, en torres de oficinas, en cualquier lado que no sea donde circulan las personas comunes, los que no se atrevieron a soñar, es decir, el blanco preferido del desprecio de Belfort y su pandilla.

El director observa con evidente delectación el catálogo de tropelías de sus personajes. Sin embargo, hay algo sórdido que inhibe definitivamente el pretendido tono liberador de sus imágenes: la falta de una alegría genuina, de una auténtica instancia en la que la brutalidad y la falta de escrúpulos se vuelva de verdad una vía de escape viable. Por momentos parece como si el director jugara al demiurgo que mira reír a sus criaturas con una cuota importante de reserva, dispuesto a sancionarlos en cualquier momento, tal vez lleno de aprehensión o incluso de ira. En El lobo de Wall Street no hay una pizca de felicidad verdadera, de libertad o de misterio. La práctica del sexo, el consumo de drogas o el desparramo de billetes verdes son acciones que lucen siempre mecánicas, que no parecen contar del todo con la voluntad de los participantes: son una compulsión, una serie interminable de movimientos espasmódicos que por momentos parecen de desesperación. En El lobo de Wall Street coger equivale a someter, como se ejemplifica en la escena en la que Belfort consigue doblegar la voluntad de un cliente reticente. La cocaína, por otro lado, se consume en función de su capacidad para incrementar la productividad. De este modo los personajes están atrapados entre dos fuegos. No quieren tener la vida de los otros, que viajan en el transporte público o en autos insignificantes y se atienen a lo que prescriben las leyes, pero la vez están entrampados, acaso sin saberlo, en el maremoto de su propia voracidad, que los deja siempre insatisfechos, disconformes y a menudo al borde de la muerte a causa de sus excesos. Con esta mirada doble de moralista encandilado, que oscila en forma constante entre la admiración y la envidia, Scorsese hace una película de consenso. Un espectáculo rutinario donde se erige al poder del dinero como motivo de veneración y al matonismo como fuente de gozo pero que no termina nunca de asumir el escándalo último de sus elecciones. En muchos pasajes la película parece una comedia, y probablemente lo sea. En cualquier caso, yo no me reí.

El lobo de Wall Street (The Wolf of Wall Street) - C I N E M A R A M A

Anuncios

20 comentarios

  1. ¿De verdad pensás que la música de esta película está puesta al tuntún? No entendí lo de “película de consenso”. Igualmente respeto tus argumentos, a pesar que me parece lo mejor de Scorsese desde “Buenos muchachos”. Saludos.

    enero 9, 2014 en 11:21 pm

  2. Carlos

    Sería algo así como ni fu ni fa, jeje.
    “una gimnasia de estudiantina con aires de transgresión para seguidores de ¿Qué pasó ayer? tan obstinados como para soportar una versión de tres horas” EXTRAORDINARIO
    Felicitaciones por el análisis y saludos para todos.
    PD Yo tampoco me reí…

    enero 10, 2014 en 12:02 am

  3. Muy bueno tu comentario. Es más profundo que la película.
    Yo tampoco me reí mucho que digamos.
    Saludos.

    enero 10, 2014 en 7:05 pm

  4. Gracias a todos por los comentarios.
    Saludos.

    enero 12, 2014 en 2:24 pm

  5. David, tu crítica es excelente. Si bien a mi me gustó la película y en ciertos momentos sí reí, creo que se torna rutinaria, como bien remarcás. Todo se empieza a limitar a la joda y a la reiteración constante y explícita en cuanto a drogas y orgías (sobran, fácil, treinta minutos). Creo que la manera en que lo explicás y citando referencias a cuestiones de otros films es impecable.
    Te mando un gran saludo

    enero 13, 2014 en 3:34 pm

  6. Muchas gracias, Alan.
    Te mando un abrazo.

    enero 14, 2014 en 3:58 pm

  7. Yo tampoco me reí, es más, no entendía las risas que oía a mi alrededor. Se me hizo larga y pesada y desagradable, de hecho me salí del cine antes de que terminara pero no hago más que leer que es una obra maestra.

    enero 19, 2014 en 12:45 pm

    • Yo no me salí del cine porque tenía que escribir sobre ella. Pero en un momento se me ocurre mirar la hora y pienso “Uh, falta una hora más para que se acabe”. El director Monte Hellman contó que se fue a la media hora. Cada uno aguanta lo que puede.

      enero 20, 2014 en 5:45 pm

  8. Entre otros cara rotas, para seguir en la línea Hellman, Ron Howard dijo: “Le sobre media hora”, Uwe Böll criticó el montaje de Thelma Schoomanker y Carlos Galletini esbozó: “Y los efectos más o menos… se nota mucho CGI en las escenas del barco y el humor un poco grosero, cero sutileza”.

    Ah, vi en Once remeras amarillas estampadas con la frase “Yo no me reí con El lobo de Wall Street”, aviso.

    enero 20, 2014 en 7:15 pm

  9. Los otros que nombrás puede que sean cararrotas, pero Hellman es el autor de algunas de las mejores películas de la historia. Claro que eso no significa que tenga una autoridad especial para criticar a sus colegas, simplemente lo traje a colación porque me parece que cuando un gran director dice algo que me parece justo es como si, por un momento, se alineraran los planetas.

    enero 20, 2014 en 9:32 pm

    • turin

      Bueno, Hellman no ha ha hecho una peli buena en cuarenta años.
      PT Anderson dice que es una obra maestra. Pick your choice.

      enero 23, 2014 en 4:23 pm

  10. Es discutible lo de hombre infierno, pero como todo lo discutible queda a criterio de cada quien. A mí Hellman no me genera nada, de su última película me hubiera levantado a la media hora y me hubiera ido del cine pero la vi acá, en mi casa.

    Mi comentario anterior fue simplemente una chanza. Que sigas por la senda de la buena prosa.

    Saludos

    enero 20, 2014 en 10:01 pm

  11. Así lo entendí, como una chanza.
    Saludos.

    enero 20, 2014 en 10:09 pm

  12. Bueno,tampoco yo me reí con el lobo.
    Casi pensé que el no poder con ella era un asunto de género..
    Como siempre,es un placer leer tu texto,David.

    enero 24, 2014 en 12:55 pm

  13. Hernán Obarrio

    Muy buena Crítica David!! abrazo

    enero 24, 2014 en 2:47 pm

    • No está mal la nota. Esto esto especialmente:

      “En la película, Wall Street y las crisis del sistema capitalista en crisis funcionan como un espejismo de otra cosa, de la “naturaleza humana”,

      febrero 17, 2014 en 4:12 pm

  14. Sí pero este highlight le gana a todos: “Reinicia su itinerario con el modesto oficio de vendedor de biromes”. Igual no entendí si le gustó o no pero esta interpretación del final mata todo.

    febrero 17, 2014 en 6:43 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s