El arte de la guerra (The Grandmaster)

El arte de la guerra (The Grandmaster) - C I N E M A R A M AAño: 2013
Origen: China
Dirección: Wong Kar Wai
Guión: Wong Kar Wai, Haofeng Xu, Jingzhi Zou
Intérpretes: Ziyi Zhang, Tony Leung Chiu Wai, Qingxiang Wang, Woo-ping Yuen, Cung Le, Hye-kyo Song
Edición: William Chang
Fotografía: Philippe Le Sourd
Música: Nathaniel Méchaly, Shigeru Umebayashi
Duración: 124 minutos

por Aníbal Perotti

Los grandes maestros. La nueva película de Wong Kar Wai no establece una ruptura con su obra anterior. El cineasta permanece fiel a su estilo; su singular búsqueda plástica y narrativa está puesta al servicio de un relato más amplio. El arte de la guerra es un drama épico y romántico que abraza en el mismo movimiento la gran historia de China, desde el final del imperio hasta el preludio de los años Mao, y la relación entre un hombre y una mujer. El hombre es Ip Man, maestro de wing chun y representante de las escuelas del Norte. La mujer es Gong Er, heredera de una escuela del Sur y única experta en la técnica mortal de las sesenta y cuatro manos. Ip Man y Gong Er están enamorados pero no pueden confesarlo porque pertenecen a dos clanes rivales que se baten por la supremacía del kung-fu. Wong le imprime su marca autoral a la saga clásica con las elipsis en el relato, las notales proezas formales y la tristeza latente del héroe que sabe que su gran historia de amor le pasa por un costado.

Los deslumbrantes combates bajo la lluvia, en la nieve o en un prostíbulo exuberante, son el escenario ideal para que el cineasta despliegue sus coreografías estilizadas mediante el uso (por momentos excesivo) de la cámara lenta o de aceleraciones que abarcan desde los dedos de las manos hasta la punta de los pies. La maestría formal se evidencia en el detalle de las texturas, la precisión de los contrastes, el brillo de las luces, la profundidad de las sombras y la división y distribución de los cuerpos en el plano. Wong construye espléndidos envoltorios para ceñir a los protagonistas en su universo personal. Zhang Ziyi luce como un icono del Hollywood de los años cuarenta mientras que Tony Leung envejece con una gracia absoluta.

Hacia el final de la película, después de la guerra, cuando las grandes escuelas de kung-fu son barridas por el nuevo mundo y nuestros héroes desamparados ya no tienen nada que perder, Gong Er termina por confiar sus sentimientos a Ip Man. Demasiado tarde, como suele ocurrir en las películas de Wong. Un romance no vivido, una confesión a destiempo que deja un gusto a cenizas, como el color de la película: un sorprendente cromatismo nocturno cercano al blanco y negro. El hipnótico y fascinante tramo final devuelve al autor a la cumbre de su cine. Una profunda melancolía se instala progresivamente y revela el mundo imposible del cineasta, con la sublime belleza de sus protagonistas y sus imágenes. La película es también un elogio del ejercicio y la transmisión del arte de los grandes maestros, más allá de las contingencias, la gloria, el éxito o el signo de los tiempos: un orgulloso autorretrato de su creador.

El arte de la guerra (The Grandmaster) - C I N E M A R A M A

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s