Dossier Wong – Cenizas del tiempo (Ashes of Time)

Dossier Wong - Cenizas del tiempo (Ashes of Time) - C I N E M A R A M ACenizas del tiempo (Ashes of Time – Hong-Kong – 1994)

Dirección: Wong Kar-wai
Guión: Wong Kar-wai
Intérpretes: Leslie Cheung, Tony Leung Chiu-Wai, Brigitte Lin, Tony Leung Ka-Fai

por Diego Maté

Un wuxia hongkonés, en manos del director de Days of Being Wild, se transforma en una película pura y exclusivamente de Wong Kar-wai. El sello autoral se graba borrando gran parte de la historia de una de las formas cinematográficas más grandes de Oriente y del género solo quedan residuos que perviven al costo de ajustarse al estilo de Wong. Los combates, quintaescencia del wuxia pian de cualquier época, aquí funcionan de manera distinta; todavía conservan algo de su espectacularidad pero es como si ocurrieran detrás de un velo, porque el director enrarece la acción física al punto de volverla un jeroglífico indescifrable del que, de tanto en tanto, gracias a la nitidez de un plano o a la claridad de un golpe de espada, alcanzamos a comprender una frase o unas pocas palabras sueltas. Wong se sirve de los materiales del cine de artes marciales y consigue con ellos un objeto único e irrepetible: antes que despreciar el género (como podría suponer un espectador apurado), el trabajo del director consiste en realizar un congelamiento de la épica del wuxia y de sus pasiones encendidas (amor, odio, venganza; en las películas de espadachines orientales todo pareciera estar siempre a punto de explotar). Cenizas del tiempo desplaza la atención del cuerpo, estrella última de las artes marciales, y la dirige hacia los rostros y los pensamientos de los personajes; así, los protagonistas ya no se dedican a batirse a duelo constantemente sino que pasan el tiempo reflexionando, casi siempre acerca del amor, paladeando el recuerdo agrio de un fracaso romántico o anticipando el dolor de un reencuentro imposible. El director los fija en el espacio de un desierto interminable en el que habrán de matar y morir en sus cavilaciones mucho antes de encontrarse cara a cara en una pelea real; en ese paisaje vacío y hostil, Tony Leung, Leslie Cheung y Brigitte Lin quedan atrapados en el amarillo que ahoga los planos y quema la vista (la misma que pierde inexorablemente el personaje de Leung), como si Wong los capturara en ámbar y los abandonara a su suerte en una tierra desolada. Los protagonistas de Cenizas del tiempo son menos los grandes maestros luchadores del género que los amantes taciturnos y melancólicos de las películas del realizador a los que el guión incapacita de distintas formas (pueden estar ciegos, heridos, enfermos, ser muy pobres, sufrir amnesia) y acaba condenando a vagar por un desierto interminable, expulsados para siempre del tiempo y las ciudades. Curiosamente, la torsión enorme que Wong realiza sobre el género llega a potenciar (aunque por medios distintos a los convencionales) la dimensión trágica del wuxia. A través de los planos amplios, la música y las penas inacabables de los protagonistas, el director restituye la épica de un género que no sabe de cosas pequeñas, para el que todo debe ser exceso y teatralidad. Esta vez, la inmensidad propia del wuxia se juega en las distancias insalvables que separan a los amantes de Wong.

Dossier Wong - Cenizas del tiempo (Ashes of Time) - C I N E M A R A M A

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s