Dossier Almodóvar – Carne trémula

Dossier Almodóvar - Carne trémula - C I N E M A R A M ACarne trémula (España – 1997)

Dirección: Pedro Almodóvar
Guión: Pedro Almodóvar, Jorge Guerricaecheverría, Ray Loriga
Intérpretes: Javier Bardem, Francesa Neri, Liberto Rabal

por David Obarrio

Carne trémula empieza con un vistoso movimiento de grúa, que se inicia en los techos de un edificio y concluye en la ventanilla de un ómnibus, que recuerda poderosamente al comienzo de El hombre del brazo de oro pero que puede, en realidad, traer a la mente un sinfín de producciones pertenecientes a la época del Hollywood clásico. La respuesta de hacia dónde va Almodóvar con ese emplazamiento de la cámara se responde bastante fácilmente: va hacia el cine. La cuestión podría ser qué es el cine para el director español. Y eso no es tan sencillo de dilucidar. Lo que a esta altura salta a la vista es que Almodóvar empieza a concebir el cine menos como una actividad en la que se indaga el mundo que como el impulso mediante el cual se describe y se pone en funcionamiento una pasión que acaso no tenga salida, obligada a repetir sus propios pasos con una insistencia casi maniática. Carne trémula representa la forma de una obsesión por el vestuario, por los peinados, por la música, por los movimientos de cámara, por los detalles del mobiliario: todo un manantial de disposiciones no siempre felices en el plano y sobre el plano que Almodóvar administra con un desenfado tan capcioso como exhibicionista. La película, basada muy libremente en una novela de Ruth Rendell, es un cuento sobre la orfandad, que deriva en un amor contrariado, que a su vez se relaciona con una cuestión de cuernos mal puestos, un asunto policial, una historia de redención personal y un melodrama con castañuelas, taconeos y españoladas varias; el director ensaya la cruza del culebrón de la tarde con la sección de policiales y la fábula. La parte mítica, con un chico nacido arriba de un colectivo, que pierde a su madre, busca el amor en un rostro visto de modo fugaz en una ventana y encuentra al final un hogar, le sirve de paso para hacer un comentario elemental acerca del ambiente inhóspito reinante durante los tiempos del franquismo. Eso hasta a José Luis Garci le salió mejor. Carne trémula es una superficie sobre la que brillan las maniobras violentas de los gestos del cine a los que se les extirpa cualquier carácter que no sea meramente decorativo. En el medio del vacío desolador de la película, sin embargo, el director se las arregla para proponer el valor del esfuerzo, la conveniencia de la estabilidad amorosa y laboral y la familia como bien supremo. En los intersticios de su cinefilia desbocada, Almodóvar se vuelve edificante.

Dossier Almodóvar - Carne trémula - C I N E M A R A M A

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s