Dossier Almodóvar – Tacones lejanos

Dossier Almodóvar - Tacones lejanos - C I N E M A R A M ATacones lejanos (España – 1991)

Dirección: Pedro Almodóvar
Guión: Pedro Almodóvar
Intérpretes: Marisa Paredes, Victoria Abril, Miguel Bosé

por Micaela Gorojovsky

Para el año en que Tacones lejanos ve la luz, encontramos un Almodóvar que ya ha puesto a funcionar la máquina melodramática a todo vapor con Matador, La ley del deseo y ¡Átame!. En este caso, el melodrama sigue reflejando las relaciones de pareja pero también se proyecta hacia otro tipo de vínculo, el que sostienen madre e hija. Rebeca ama tanto a su madre que se obsesiona con ella hasta límites insospechables y esa excusa habilita en esta película la aparición de muchos elementos del policial. A fin de cuentas, es la historia de un amour fou, pero entre dos mujeres: la protagonista mata a su esposo porque no soporta que la deje, sin embargo, debajo de esa pasión amorosa que la lleva a cometer tal locura, subyace un amor mucho más profundo que es el que siente por Becky, su madre. Todo este entramado se reconstruye gracias a flashbacks que evocan la niñez de Rebeca, signada por la ausencia materna, y por subjetivas del personaje de Victoria Abril que encuadran a Marisa Paredes como si fuera un ser supraterrenal (algo que también se genera desde la puesta en escena) sobre todo en la primera mitad de la película. Hacia el final, se nota un trabajo sobre el deterioro de la mítica Becky del Páramo ─por ejemplo, en el segmento musical en el que se plasma el sincrónico sufrimiento de ambos personajes─ que da pie a la redención final, cuando la culpabilidad de la hija se transfiere a la madre, como en si se tratara de un ajuste de cuentas, aunque a nivel emocional. La identidad es otro de los temas con los que juega Tacones lejanos: por un lado, Rebeca define la suya y sus acciones en relación a la personalidad de su madre, intenta ser su reflejo, pero se frustra por ser sólo su fallida imitación; por otro, el juez que interpreta Miguel Bosé se transforma camaleónicamente siendo, al mismo tiempo, todos sus personajes y ninguno. Así, el trío protagónico entra en una dinámica entre el ser y el parecer, rasgo que se reitera bastante en la filmografía de Almodóvar y que resulta uno de los más interesantes.

Dossier Almodóvar - Tacones lejanos - C I N E M A R A M A

Anuncios

Una respuesta

  1. Martín

    Reblogueó esto en La primavera de los pueblos.

    julio 1, 2013 en 1:31 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s