Bafici 2013 – Les coquillettes

Bafici 2013 - Les coquillettes - C I N E M A R A M ALes Coquillettes (Francia – 2012)

Dirección: Sophie Letourneur
Guión: Sophie Letourneur
Intérpretes: Camille Genaud, Carole Le Page, Sophie Letourneur

por Aníbal Perotti

La directora viaja al Festival de Locarno con dos amigas para presentar una película (Le Marin masqué, un mediometraje extraordinario que también se exhibe en este Bafici) y aprovecha para filmar otra (Les Coquillettes), embarcando a realizadores, críticos y programadores en papeles segundarios. Al comienzo, vemos a las tres amigas treintañeras en una suerte de piyama-party relatando el viaje, mientras la película empieza a intercalar las tribulaciones amorosas de las tres heroínas durante el festival. Letourneur juega con el desfasaje entre lo que se dice y lo que se hace. La distorsión es la clave de un humor que se basa en los contrastes, las contradicciones y los choques entre la verdad del presente y un pasado reconstruido. Les Coquillettes es una nueva variación sobre la palabra, uno de los motivos recurrentes de la cineasta.

Con varios cortos y dos largometrajes, Sophie Letourneur impuso un estilo basado en una narración a varios niveles, juegos con el sonido y una ligereza intrínseca. La directora hace de su vida y la de sus amigas una fuente de inspiración para crear un retrato original de la mujer moderna. Sophie busca desesperadamente a Louis Garrel con su celular, Camille vive un romance tortuoso con un candidato que no coopera y Carole está en estado de ebullición sexual. Ninguna es la típica muñeca bonita y flexible que suele poblar las pantallas. Son mujeres que pueden llevar tanto un piyama de Droopy como un vestido de noche, que tienen ganas de hacer caca y lo dicen, que no les gustan los masajes como preliminares ni que les metan un dedo en el culo. Ellas se sienten solas con o sin hombres, lloran o beben cuando se sienten estúpidas, son humanas.

En el centro de La vie au Ranch, Letourneur atacaba al “medio” en una escena de pedantería exacerbada sobre el cine coreano. La visita al Festival de Locarno sube el nivel de la sátira describiendo un pequeño mundo cerrado en el que se cruzan siempre las mismas cabezas y en el que los festivaleros piensan más en algún levante o en conseguir una invitación para las fiestas nocturnas que en ir a las proyecciones. Algunos pasajes, como la presentación obligada en público luego de la función, son hilarantes: la cineasta, con los brazos colgando por una depresión galopante, balbucea los agradecimientos de rutina para los protagonistas y para todos los que permiten que esta clase de cine exista. Sin tomarse demasiado en serio, Sophie Letourneur trabaja un material que conoce muy bien, mezclando documental y ficción, improvisación y esbozo de guion, autenticidad y artificio, humor y melancolía.

Bafici 2013 - Les coquillettes - C I N E M A R A M A

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s