Bafici 2013 – O anjou nasceu

Bafici 2013 - O anjou nasceu - C I N E M A R A M AO anjou nasceu  (Brasil – 1969)

Dirección: Júlio Bressane
Guión: Júlio Bressane
Intérpretes: Hugo Carvana, Milton Gonçalves, Norma Bengell

por David Obarrio

Parte de la fuerza de esta película extraordinaria se puede resumir en una sola escena. Pero ni siquiera es necesaria una escena para advertir su poder, ese relámpago deslumbrante que es común en el cine del director brasilero. Dos marginales se apoderan de una casa, matan de un tiro al hijo de la dueña y luego las reducen a ella y a la criada. La violencia de la película es seca y sin concesiones y se escurre de un plano a otro como un virus o una criatura de otro planeta. También, esa violencia, ese mood silencioso que hilvana las acciones, aunque sean cómicas, que parecen deslizarse una sobre otra e imbricarse entre sí con un efecto de dominó enloquecido, carece de razón o de motivos prácticos discernibles: los hombres no roban nada, solo ocupan el espacio y toman control de él con un garbo y un distanciamiento aristocráticos; se sientan a la mesa y se hacen servir por las dos mujeres, que al principio aceptan el juego para sobrevivir pero que enseguida se ven arrastradas como autómatas por la lógica de los intrusos. Bressane encuadra al grupo de tal manera que las figuras se integran dentro del plano en igualdad de condiciones con la mesa, las sillas, la pared del fondo. Mucho más que alguna clase de realismo comprometido, el director logra trasmitir la facilidad con la que un orden social se derrumba y da lugar eventualmente a otra cosa, acaso tan arbitraria como la anterior. “Yo tengo razón”, repite uno de los dos hombres. Pero la razón en realidad no existe, es una palabra. Es decir, un sueño. Un manojo de deseos que circula como una corriente eléctrica, sujeta a la posibilidad de un cambio de manos sorpresivo. O anjou nasceu despliega un humor ponzoñoso que brota de la puesta en escena de valores subvertidos. Bressane no se esfuerza en ningún momento porque sus protagonistas caigan simpáticos, solo describe el ejercicio de la violencia como una fatalidad llamada a materializarse en el momento menos pensado. Los hombres matan a las mujeres a cuchillazos y huyen. La imagen de los cuerpos ensangrentados de las víctimas vuelve con insistencia sobre el espectador, la mano de la criada tiembla en un estertor que se prolonga y se encarga de representar el carácter ridículo de la muerte. La película hace chocar las imágenes con la música, la banda sonora desborda de pronto de murmullos ininteligibles que no se corresponden con el desempeño de los actores y se entrometen subrepticiamente con el beat africano del comentario musical de esa suerte de free-jazz demencial. Los hombres escapan en un auto robado. Uno de los dos está herido de muerte y grita de dolor. El auto se pierde en la ruta que apunta hacia el fondo del plano. Bressane no ofrece soluciones en forma de alivio moral y postula el cine como el territorio donde toda desesperación encuentra por fin una voz.

Bafici 2013 - O anjou nasceu - C I N E M A R A M A

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s