Bafici 2013 – Call Girl

Bafici 2013 - Call Girl - C I N E M A R A M ACall Girl (Suecia, Noruega, Finlandia, Irlanda – 2012)

Dirección: Mikael Marcimain
Guión: Marietta von Hausswolff von Baumgarten
Intérpretes: Sofia Karemyr, Pernilla August, Josefin Asplund, Simon J. Berger

por Julián Tonelli

Las imágenes que me invaden al pensar en la Suecia de los 70 pertenecen a algunos films de Bergman (Escenas de la vida conyugal, Sonata otoñal) y a las glamorosas performances televisivas de ABBA. A decir verdad, son estas últimas las que, en mi evocación mental, dominan ese imaginario. Debió ser, seguramente, una época fascinante, en un lugar fascinante. Mikael Marcimain, director de Call Girl, formó parte del equipo técnico de El Topo, de Tomas Alfredson, y dicha mano se nota. Marcimain toma la Suecia de lentejuelas y pantalones Oxford mencionada para cimentar un peliculón que remite no sólo a Alfredson sino también a Lumet, a Frankenheimer, a Pakula. Su asimilación del thriller americano setentoso es harto eficaz, su relato –basado en hechos verídicos- no se detiene nunca. La problemática Iris (Sofia Karemyr), de catorce años, salta de orfanato en orfanato, acaso el indicio de un Estado de bienestar persistente y preocupado por los más jóvenes. En una escapada nocturna junto a su amiga Sonja (Josefin Asplund) conoce a Dagmar Glans (Pernilla August), la madame más poderosa del país. Esta las compra con joyas y dinero, y pronto ambas se convierten en prostitutas. ¿Quiénes conforman la clientela? Lo más encumbrado de la política sueca. Uno de los involucrados es el candidato feminista a la elección de Primer Ministro ’76.

Comprendemos, entonces, que algo podrido se oculta detrás de la estampa de nación perfecta. El sistema en su totalidad está corrupto, excepto por el joven policía Sandberg (Simon J. Berger), único dispuesto a destapar el gigantesco escándalo de corrupción de menores. Marcimain alterna las acciones entre el padecimiento de las adolescentes en suntuosas habitaciones de hotel y las maniobras de tira y afloje político en grises pasillos ministeriales. Estos ambientes convergen para reforzar una atmósfera cada vez más decadente y pasada de rosca, sin caer nunca en el kitsch o en el sensacionalismo. La reconstrucción de época, por cierto, es formidable, en parte debido a la fotografía, pero también a causa de una banda sonora que combina oscuros sintetizadores y hits de la era disco. Call Girl es, sin lugar a duda, el gran thriller de este BAFICI. Sería una pena que no se estrene fuera del festival.

Bafici 2013 - Call Girl - C I N E M A R A M A

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s