The Next Day – David Bowie

The Next Day - David BowieIntérprete: David Bowie
Disco: The Next Day
Sello: Columbia Records
Músicos: David Bowie (teclados y voz), Gail Ann Dorsey (bajo y voz), Gerry Leonard y David Torn (guitarras), Sterling Campbell (batería) y Steve Elson (saxofón)

por Pilar González

Mr. Bowie lo hizo de nuevo: cuando todos pensábamos que era un señor inglés en el retiro, cuando muchos jóvenes nos habíamos resignado a verlo por TV, por ejemplo, en una de sus últimas apariciones públicas para el especial Storytellers de Vh1 –una excelente sesión en la que se revela como un gran imitador de Marc Bolan, entre otros dotes– el primer y gran artista del rock anunció su vuelta a la música. Así de simple y como regalo de cumpleaños, el 8 de enero lanzó su primer single y video “Where are We Now”, y a partir del 12 de marzo ya se puede conseguir The Next Day, el ansiado disco de regreso.

Según cuenta la leyenda, hasta para el propio Tony Visconti –productor de grandes discos como Heroes, Scary Monsters Young Americans– fue una sorpresa recibir el llamado de Bowie. Pero lo cierto es que este nuevo trabajo revela que la voz del rey Goblin de Laberinto sigue intacta, y en The Next Day se permite jugar mucho con las texturas y el color, creando matices profundos y oscuros que van desde las baladas un poco nostálgicas como “Where are We Now”, “Love is Lost” y “You Feel so Lonely You Could Die” hasta pinturas inquietantes como Heat, en donde un Bowie que se conoce sin dudas muy bien se pregunta quién es y se responde: “Un vidente y un mentiroso”.

La orquestación del disco tiene reminiscencias más que ochentosas, con la inclusión del saxo de Steve Elson y los teclados que maneja el propio Bowie. Así, hay temas más bailables como “Dancing Out in Space”, o canciones más parecidas a aquella etapa de Berlín, como “The Next Day” o “Dirty Boys”. Y las poderosas “How Does the Grass Grow” y “You Will Set the World on Fire” aportan la dosis de hits sobre el final, cuando parece que el clima del disco decae. “The Stars (are Out Tonight)” es el testimonio sonoro de su ambivalente relación con la fama, mientras que el preciosismo de la lírica del Duque Blanco sale a relucir en “Boss of Me”, en la que canta: “Me mirás y buscás el cielo azul / Yo miro las estrellas mientras flotan y parpadean en tus ojos / Y bajo estas alas de acero esta ciudad pequeña muere.”

Por último, canciones celebratorias como “Valentine’s Day”, la extravagancia de la letra de “If You Can See Me” y su pequeño aporte de rebeldía contra el establishment en “I’d Rather Be High” terminan de conformar este disco ecléctico que, a través de sus múltiples citas, busca acercarnos a una época dorada que no logra alcanzar. La magia de Bowie permite transformar esa nostalgia berreta de los 80 en un trabajo atrayente, pero que tal vez decepcione un poco a los fanáticos más acérrimos.

davidbowie_credjimmyking_20130107_184257

Anuncios

Una respuesta

  1. Reblogueó esto en pruebay comentado:

    Adiós a Bowie. Esto decíamos de su anteúltimo disco.

    enero 11, 2016 en 12:24 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s