Los Muppets (The Muppets)

Año: 2011
Origen: Estados Unidos
Dirección: James Bobin
Guión: Nicholas Stoller, Jason Segel
Intérpretes: Jason Segel, Amy Adams, Chris Cooper
Fotografía: Don Burgess
Edición: James M. Thomas
Música: Christophe Beck
Duración: 103 minutos

por Julián Tonelli

Rescate emotivo. Recuerdo aquel encantador programa de televisión setentoso llamado El show de Los Muppets que acá emitía el viejo Canal 11 hace ya muchos, muchos años. Semana tras semana se sucedían invitados famosos: Peter Sellers, Elton John, Gilda Radner, Vincent Price, Alice Cooper, Silvester Stallone, Marisa Berenson, Liberace, Liza Minelli, Mark Hammill, Diana Ross, Gene Kelly, Johny Cash, Debbie Harry, Steve Martin, Peter Ustinov, Charles Aznavour, la lista era interminable. Algo así como un Saturday Night Live hecho por títeres. Pioneros en lo suyo, los Muppets fueron uno de esos productos que explotaban impecablemente la cultura que los rodeaba, tal como lo harían luego series como Los Simpsons o Seinfeld. Esa consigna es retomada por el film de James Bobin. Las referencias a la historia del cine (en especial, el americano) se palpan. Capra, Hawks y otros grandes de la comedia y el musical hollywoodense de la primera mitad del siglo XX encuentran su homenaje aquí. Reina la nostalgia y eso no debería sorprendernos. Después de todo, hay mucho de romántico en las criaturas creadas por Jim Henson y Frank Oz hace cuarenta y siete años.

Walter, un muñeco de trapo, muere por conocer a sus ídolos, con los que, como no podía ser de otra manera, se identifica. Su hermano de carne y hueso Gary (Jason Segel, también coguionista) y Mary (Amy Adams), la novia de este, deciden cumplirle el sueño y juntos van a visitar el Teatro de los Muppets en Los Angeles. Al llegar descubren el lugar en ruinas, pero eso no es todo: un desalmado empresario (Chris Cooper) quiere extraer el petróleo que hay debajo, algo que sólo se podría evitar recaudando diez millones de dólares. Para ello, Walter, Gary y Mary deberán ayudar a la rana Kermit (más conocida por estos pagos como René) a reunir a los demás felpudos y organizar un gigantesco teletón.

Todo encaja  en el film de Bobin, que indudablemente decidió ir a lo seguro y apostar por la fuerza de un clásico. Los invitados no faltan: están, entre otros, el legendario Mickey Rooney, Jack Black, Alan Arkin, Zach Galifianakis, Emily Blunt, Dave Grohl, Sarah Silverman, Ricky Gervais y Whoopi Goldberg. En su afán quijotesco de cautivar una época que les es ajena, los protagonistas cantan, bailan y regalan algunas humoradas perfectas. Más que nunca (más que en, por ejemplo, películas anteriores como Llegan los Muppets y Los Muppets conquistan Manhattan) el mundo es un lugar inhóspito para ellos. Crisis global, redes sociales, reality shows, demasiada parafernalia para un simple grupo de comediantes de trapo. El resultado final no sólo es optimista por tratarse de un producto de Disney, dueño de la marca desde 2004. Como rescate emotivo, Los Muppets evoca un mundo del espectáculo que, enhorabuena, no fue del todo olvidado.

Anuncios

4 comentarios

  1. Pedro

    Qué bueno que señalás lo de Disney. Creo que hay más Disney que Muppets en la película. Me gustó, pero está muy sobrevalorada. ¿Se viene la película de Plaza Sésamo?

    enero 19, 2012 en 10:59 am

  2. Julián Tonelli

    Ya hay una película de Plaza Sésamo, la recuerdo: Se llama “Follow that bird”, es de 1985 y actúa Chevy Chase.

    enero 19, 2012 en 7:02 pm

  3. Enrique

    Creo que la película tiene poco de las anteriores y menos todavía del programa de televisión. Justamente, de este último, le faltan los gags, las sorpresas permanentes que hacían reír a todos. Esta es una comedia con un argumento obvio, que ni siquiera creo que pueda convencer al público infantil, apoyada en actores de tercera y con marionetas para las que también el tiempo ha pasado.
    Es probable que la decadencia de los Muppets haya comenzado con la muerte de Jim Henson y haya sido lenta y paulatina; pasados más de 20 años desde entonces, parece que han caído en malas manos para levantarlos.

    marzo 6, 2012 en 10:38 pm

  4. Juliàn Tonelli

    Y sì Enrique, es asì… la película no recupera ni a palos la gloria de Los Muppets, no sé realmente si le habrá gustado al público infantil que nunca vio la serie. Aún así me gustó bastante.

    marzo 7, 2012 en 8:09 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s