La mala verdad

Año: 2011
Origen: Argentina
Dirección: Miguel Angel Rocca
Guión: Maximiliano González, Miguel Angel Rocca
Intérpretes: Alberto De Mendoza, Ailen Guerrero, Analía Couceyro, Carlos Belloso, Malena Solda, Norman Briski
Fotografía: Sebastián Gallo
Edición: Marcela Saenz
Música: Osvaldo Montes
Duración: 94 minutos

por Diego Maté

De eso no se habla. La mala verdad atrasa como tres décadas. En la película de Miguel Ángel Rocca, salvo por chispazos muy breves, todo es impostación, subrayados, solemnidad; si alguien dijera que La mala verdad fue realizada en los 80, excepto por rasgos de época como los autos, nadie notaría la diferencia. No es raro que la temporalidad de la película sea difusa: fuera de los coches, y teniendo en cuenta que el relato transcurre en una casa, colegio y librería viejos y tratados con una estética de corte antiguo, no hay muchos signos que hablen del presente, como si el director buscase abiertamente que la identidad de su película se diluya y no ancle en ningún momento histórico específico.

El guión pretende instalar la ambigüedad como tono definitivo: un abuelo que parece bueno y afectuoso esconde un secreto terrible; una madre cariñosa es increíblemente rígida y exigente; una maestra comprensiva se desentiende de lo que le pasa a una alumna con problemas. Pero ese intento de opacidad se derrumba facilmente frente a los señalamientos groseros que operan la banda de sonido (omnipresente, eterna comentadora de lo que ocurre), los diálogos y hasta los encuadres (se abusa sin límites del primerísimo primer plano, quizás en el intento de arrancarle algo de emoción a una historia pobre y llena de obviedades). Se juega al misterio al tiempo que constantemente se le brindan al público señas vistosas para comprender y anticipar el conflicto principal. Pasa con algunos personajes que se quedan sin palabras cuando tienen que hacer referencia al posible abuso sexual de la protagonista: esa huída del lenguaje está forzada, es pura sobreactuación que, en vez de aportar densidad dramática a las escenas, evidencia el tratamiento teatral y grandilocuente.

No entiendo el por qué de la gran cantidad de críticas positivas que recibió La mala verdad. Una posible explicación es el tema elegido: son varios los críticos que hacen alusión a la decisión de abordar el abuso infantil como uno de los grandes méritos de la película dentro del contexto del cine argentino, que nunca privilegió esa temática. Suena demasiado obvio pero parece que hace falta decirlo: con un tema se pueden hacer muchas cosas, no hay temas mejores que otros sino formas distintas de contar que moldean y dan cuerpo a un tópico específico. Decir que La mala verdad es una película buena o necesaria (como lo hicieron muchos críticos) es el equivalente de lo que ocurría en los 80 con el cine que refería de una u otra forma a las aberraciones de la dictadura y era defendido por su supuesto valor social, histórico, etc. Con algunas buenas actuaciones (Carlos Belloso; Norman Briski; Ailín Guerrero, la protagonista, sorprende con una gran interpretación), La mala verdad no deja de ser cine hecho en automático y con pocas ideas que apuesta a tocar fibras sensibles de manera fácil y que parasita un tema grave para despertar una cómoda indignación en su público.

14 comentarios

  1. Joaquín Fernando

    “cómoda indignación” es un oxímoron hermoso, te lo voy a robar algún día.

    diciembre 23, 2011 en 1:42 am

  2. daniela

    La mala verdad recibio buenas criticas, y a vos particularmente no te gusto, esta perfecto. Pero para ser un critico profesional hay que expresar el punto de vista propio, que en tu caso no es positivo, sin tirarle mala onda a los que opinan diferente. Ah y el nombre de la atriz infantil es AILEN no Ailin, informarse tambien es importante. Saludos

    enero 1, 2012 en 10:38 am

  3. Daniela: no le tiro mala onda a nadie, nada más me llama la atención la cantidad de críticas positivas y señalo que el argumento más utilizado para defenderla fue la novedad del tema (argumento con el que yo no estoy de acuerdo).

    Sí, tenés razón con lo del nombre de la actriz, fue un error mío. Igual no creo que eso alcance para que me digas de manera soberbia lo de informarse, pero bueno.

    saludos.

    enero 1, 2012 en 12:07 pm

    • Haydee Montenegro

      Querido Diego he visto La mala verdad con mucho público presente, y te aseguro que la película gusta y en algunas personas también emociona. A mi me pareció bastante buena. Dicho esto, simplemente como un dato de la realidad y en sintonia con la mayoría de las críticas positivas que vos cuestionas, quiero simplemente entender como se hace para calificar una película.
      Un tres sobre 10 como vos le has puesto es un aplazo. O sea esta película no ha aprobado. Recursa. No ha llegado a la mínima categoría de “película”
      Es así en este caso? Si hubiese una mesa examinadora con todos los críticos que opinaron sobre esta obra, vos estarías en minoría y quizás en una discusión sin retorno.
      Entiendo que estamos hablando de aspectos subjetivos pero me parece que debería haber un criterio básico que no debería sostenerse solamente sobre dichos aspectos subjetivos o el gusto del crítico profesional de turno.
      O sea, tanto esta película como Las Acacias que también le has dado para que tenga y la has considerado con una calificación muy baja, son películas que a mi entender están realizadas de manera profesional y llegan al público como un producto terminado y detallado.
      Los aspectos técnicos formales son meritorios y como dije en el comienzo, han sido recibidas por el público con mucho respeto y reconocimiento.
      Dicho esto, sostengo desde mi humilde opinión, que ambas películas son películas. Que no es poca cosa y esto debería por lo menos merecer una calificación de aprobación. A partir de aquí podríamos entrar en un análisis fino y detallado sobre el uso del lenguaje, las herramientas, los códigos, etc, etc.
      Por otro lado en tu análisis donde de alguna manera justificas la nota, no encuentro argumentos convincentes o por lo menos elaborados.
      Decís que la película atrasa 30 años, sin explicar que significa esto, quizás haya un manual de como tiene que ser las películas y yo lo desconozco.
      Decís que está hecho en “automático” , que “parasita” un tema grave, toca fibras sensibles de manera fácil, etc, etc,
      Todos conceptos ambiguos, donde te supura que la película no te ha gustado (que es entendible), pero de lenguaje nada. Y de esto te aseguro que podemos hablar años.
      Con todo cariño te sugiero, consejo de vieja, que trabajes un poco más tus notas, que desarrolles un poco más tus conceptos y si te hace falta que estudies un poco más sobre este maravillosos lenguaje cinematográfico. El espectro es mucho más amplio que tu propio gusto.
      Has descalificado por lo menos dos obras, quizás con errores, pero dignas y realizadas con gran profesionalismo.
      Para terminar, no es necesario tener existencia por los extremos.
      Saludos cordiales.
      Haydee

      enero 4, 2012 en 6:44 pm

      • Hola Haydee. Antes que nada, te cuento que es raro encontrar en los sitios sobre cine una respuesta como la tuya en donde se desacuerda con el redactor sin agredirlo y dedicando bastante espacio a argumentar. No estoy de acuerdo con lo que decís (ahora explico por qué), pero igual me resulta refrescante leer un comentario como el tuyo.

        No entiendo por qué pensás que un puntaje de 3 le resta el estatuto de “película” a La mala verdad. Para mí ese 3 significa que es una película pobre, menos que “mediocre pero más que “mala”. En todo caso, el puntaje no cuestiona el carácter de “película”.

        Esto es una obviedad, pero la cantidad no hace al juicio sobre algo: en esa mesa hipotética que describís vos, yo estaría tan capacitado para defender mi postura como en una mesa rodeado de gente que piensa como yo: mejor o peor, mi argumentación no depende de la cantidad de personas que acuerden conmigo.

        No se le puede pedir ningún tipo de objetividad a una crítica: uno puede jugar a ser objetivo o aspirar a serlo, pero en ese caso el crítico es un ingenuo o un hipócrita. No hay ningún criterio “estándar” para hacer una crítica: lo que señalás vos sobre los rubros técnicos de una película es algo que se puede ver desde puntos de vista distintos. Por ejemplo: podés pensar que la luz tiene un nivel técnico aceptable pero que no dialoga bien con el resto de la escena (y ahí ya hay por lo menos dos apreciaciones personales, es decir, subjetivas).

        Lo del atrasar 30 años está explicado claramente en esta enumeración: “impostación, subrayados, solemnidad”. Ese señalamiento hace referencia a tres elementos que caracterizaron el peor cine argentino de los 80 (y a eso sumale el falso mérito de tocar un tema “importante” o “difícil” que menciono después). No explico en profundidad el vínculo con el cine de los 80 porque espero que el lector, con esa breve descripción, entienda que ese atraso de tres décadas está aludiendo a las películas argentinas de los 80. Por eso y por economía: te imaginás que si hubiera que explayarse largo y tendido sobre cada período histórico o movimiento del que se habla en una crítica, el género (la crítica) sería imposible.

        Así como esa parte es precisa (creo que esa enumeración sirve para resumir una buena parte de las operaciones de las películas de los 80) también hay otras que pueden no serlo tanto, y no hay nada de malo en eso: una crítica (una nota periodística de cualquier género, un texto en general) no es algo científico que debe ser contrastado para verificar su validez. Muchas de las mejores críticas que leí en mi vida y algunos de los críticos que más me gustan recurren con frecuencia a una cierta ambigüedad en la escritura o en los conceptos que manejan. Eso tampoco es una excusa para decir cualquier cosa o no decir directamente nada, obvio. De todas formas, creo que las ideas de los automatismos y de parasitar un tema no son tan ambiguas como decís: en todo caso, no estarán clara y nítidamente explicadas, pero eso no las vuelve necesariamente ambiguas.

        No entiendo el valor per se que se le atribuye a una obra en nombre del “profesionalismo”. Justamente, si una obra fue hecha de manera “profesional”, por gente capaz y formada en el oficio, eso debería traducirse en una calidad que, al menos yo, no encuentro en La mala verdad (en Las acacias, al contrario, encuentro una pericia técnica sospechosa, que parece que estuviera tapando el vacío narrativo y formal de la película). Y esa obra de factura “profesional” no debería verse afectada en ninguna forma por el comentario negativo de alguien.

        Agradezco el tono cordial de tu comentario pero no así tus consejos: no me gusta darlos ni tampoco recibirlos, y mucho menos en cuestiones relacionadas con la crítica o la escritura. En todo caso, decime qué pensás, discutime, pero no te pongas en el lugar de alguien superior capacitado para venir a darme consejos.

        Por supuesto, estás más que invitada a contestarme y seguir el diálogo, Haydee.

        saludos.

        Diego.

        enero 5, 2012 en 1:11 am

  4. Miguele

    La película es mala, incluso maliciosa y tristemente recuerda al cine argentino de los 80, no es la primera de Rocca que es mala, recordar sino “Arizona Sur”.

    enero 1, 2012 en 12:11 pm

  5. Haydee Montenegro

    Diego, obviamente que mi comentario fue con el objetivo de poder profundizar conceptos y disculpa pero doy los consejos siempre que me parecen pero no obligo a tomarlos,. Digo lo que pienso desde un lugar respetuoso y pensando que quizás a esa persona le pueda servir algo o no. Al menos a mi muchas veces me han servido algunos “consejos” de otros. Obviamente no he postulado “objetividad” y estás en todo tu derecho de que la película no te haya gustado y que la veas como “oportunista” o todos los otros calificativos que has usado. Yo no coincido en tu análisis. Lo que te pregunté e intenté observar es sobre la lógica de la calificación numérica; ya me parece bastante retrogrado poner “números” en las evaluaciones, como docente de 4o años vengo trabajando por modificar estos sistemas que no aportan nada. En arte pienso exactamente lo mismo. Yo también aprecio a los “críticos” o “estudiosos del lenguaje” que analizan una obra desde su propia subjetividad, pero teniendo en cuenta muchos otros aspectos.
    Es maravillosos leer o ver a Borges analizando obras ajenas.
    Esto es lo que postulo y admiro, vos te has apoyado en calificativos que a mi como lectora y estudiosa de la gramática cinematográfica no me han aportado.
    Con todo respeto te digo que la respuesta que me has dado la siento más profunda y elaborada que tu propia “crítica”.
    De todas maneras sigo creyendo que más allá de que no te gustó la película, la estás calificando con adjetivos, por lo menos para mí, injustos e indemostrables.
    Pero bueno, de esto se trata, gusta o no gusta. Para vos es una cosa y para otro colega es todo lo contrario. Suena extremo y raro, pero hay que aceptarlo así.
    Aunque insisto que hay algunas cosas que podrían abordarse desde otro lugar.
    Una buena charla por fuera de esta película.
    De todas maneras dejo un comentario que me pasa con muchos críticos de cine, siento que si son amantes de la música tecno y tienen que criticar un tango lo descalifican en primera instancia por no ser música tecno. Pero es un tango….
    Saludos, más que cordiales.

    enero 5, 2012 en 11:30 am

    • Hayee: los calificativos que usé no son para nada indemostrables (dame un ejemplo, si no). Lo que pasa es que ningún crítico puede explicar y agotar todos los adjetivos que utiliza en un texto: hay muchas cosas que se presuponen, que se confía que el lector de uno puede reponer (y uno siempre escribe para alguien, no se puede escribir para todo el mundo). Si mi respuesta te pareció más interesante que mi crítica, eso puede ser porque en el comentario explico cosas que en la nota doy por entendidas.

      Con respecto a la calificación: un puntaje no es una crítica, sino un índice del juicio con el que te vas a encontrar si leés la nota. No tengo nada en contra de los puntajes (numéricos o del tipo que sean): en Cinemarama no los poníamos hasta que los amigos de Todas las Críticas nos ofrecieron relevar nuestros textos, y para eso nos hacía falta poner una calificación (si te fijás, vas a ver que en el sitio no hay puntajes de ninguna clase). No sé si al resto de la gente que hace el sitio le pasó lo mismo que a mí, pero por lo menos yo me sentí cómodo y me pareció divertido poner un puntaje. Eso no afecta a la crítica de la película ni pretende reemplazarla.

      saludos.

      enero 6, 2012 en 12:36 pm

      • Haydee

        Diego, veamos, ante todo quiero decirte que hace décadas que estoy sentada viendo girar esta calesita y la vanguardia de hoy la he disfrutado y padecido hace ya 50 años.
        Me tomé el trabajo (lo hice por esta armoniosa y constructiva charla que estamos teniendo) fui al Gaumont hoy a ver nuevamente esta película que nos ha motivado este intercambio. Y he confirmado mi posición y en esta segunda mirada tuve más en cuenta tus observaciones.
        Es maravillosos ver como funciona una película, si tiene algo que te moviliza y se produce ese efecto maravillosos es probable que la rescates o te permitas ver muchas cosas que quizás la obra tenga o simplemente uno la construya, que también es parte de este lenguaje.
        Quiero decir, para vos LMV está construida desde la “impostación, subrayados, solemnidad y obviedades” y esto no te ha gustado para nada. Estas mismas características yo las he encontrado en otra película reciente que es “El estudiante” que para vos es una obra excelente. Y yo también puedo justificar con argumentos sólidos esta observación sobre esta película.
        Inclusive si incorporo la ideología que de esta obra se desprende me indigno más aún. Y también podría utilizar esta frase tuya de “parasitar un tema grave” o importante.
        Pero así es el cine, te funciona o no te funciona. Yo salí de ver El estudiante con la sensación de que este director no ha participado nunca de una estructura pública y sigue trabajando, como en las películas de Trapero, con una mirada, a mi entender, un poquito efectista y clasista.
        En cambio, en LMV y conociendo mucho sobre el tema del abuso, me he sentido muy identificada y respetada…
        O sea, para nada puedo coincidir que esta obra “parasita” un tema grave, si no todo lo contrario. Si nos concentramos en el tema te puedo decir, argumentar y si es necesario explicar que la película es muy respetuosa y el director sabe mucho de lo que ha hablado.
        Diego, ha sido muy grato este intercambio, sigamos viendo cine argentino y toleremos los gustos y diferencias. Por un cine plural que nos represente a todos. A mi películas como LMV y a vos como El estudiante.
        Nuevos Saludos.

        enero 6, 2012 en 11:12 pm

  6. Coincido con Diego respecto de los puntajes. Me parecen un divertimento inofensivo, que no excluye el texto crítico ni lo representa cabalmente, sino que debe tomarse, acaso, como un apéndice de la crítica, con algún valor que puede ser orientativo pero que siempre debe ponerse entre comillas.

    enero 6, 2012 en 4:36 pm

  7. La crítica mas acertada a mi criterio de la pelicula que acabo de ver, confieso que atrapado por un trailer magníficamente realizado y que atrapa( párrafo aparte cada vez hay mejores trailers y érores peliculas) : me queda el sabor amargo que con un tema tan importante y con los enormes recursos actorales con los que contaba el director, la pelicula es un pastiche. Me dormí.

    septiembre 24, 2012 en 5:23 pm

  8. Tami

    Hola, si alguien sabe me puede decir como se llama la canción que la niña cantaba en el coro?

    febrero 7, 2013 en 11:07 pm

  9. ELVIRA

    PARTIENDO DE LA BASE QUE EL ARTES ES SUBJETIVO, ESTA PELICULA NO ME GUSTO PARA NADA
    RESPETO A AQUELLOS QUE SI LES GUSTO Y ESTOY DE ACUERDO CON UNO DE LOS POST, QUE DICE QUE EL DIRECTOR CONTABA CON BUENOS ACTORES Y LOS DESPEDICIO.

    marzo 25, 2013 en 7:46 pm

  10. Cierren el orto todos los que criticaron mal la película es muy buena buenísima excelente mis felicitaciones para el que la hizo y para los que actuaron en ella

    febrero 2, 2018 en 3:52 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s