Querida, voy a comprar cigarrillos y vuelvo

Año: 2011
Origen: Argentina
Dirección: Gastón Duprat, Mariano Cohn
Guión: Gastón Duprat, Mariano Cohn, Andrés Duprat
Intérpretes: Emilio Dissi, Eusebio Poncela, Darío Lopilato, Alberto Laiseca
Música: Maxi Trusso
Edición: Ian Kornfeld, Gabriel González
Duración: 80 minutos

por Diego Maté

El nombre del juego. Creo que las películas de Mariano Cohn y Gastón Duprat son personalísimas, con ideas narrativas y de puesta en escena poco o nada exploradas en el cine argentino, y que los mundos que construyen casi no tienen paralelo en la historia de la cinematografía local. O sea, que son directores que le imprimen a su cine una visión propia sin importar con qué materiales trabajen: documental o ficción, comedia o grotesco. Pero hay algo de la manera en que ven el mundo y el cine que no me gusta nada, y lo peor es que, supongo, ese es el núcleo de su propuesta y lo que atrapa a los espectadores que gustan de sus películas. Se trata de la crueldad que exhiben para con sus criaturas, la forma en que las pintan como patéticas, ventajeras, inmorales y, en consecuencia, el castigo que les sobreviene: las cosas malas que le pasan a personajes como Leonardo (de El hombre de al lado) o Ernesto, en cierta medida (parecieran decirnos las películas) están justificadas por el carácter nefasto que los signa. Así, el cine de Cohn-Duprat queda encerrado en un círculo de maldad que es imposible desanudar: las películas hacen a sus personajes miserables, entonces tienen el imperativo moral de castigarlos, de someterlos a cuanta tortura física y psicológica sea posible. Rechazo de plano esa propuesta: el cine Cohn-Duprat definitivamente no es para mí, y así como esa visión del mundo me resulta condenable, estoy seguro que a muchos otros espectadores les pasa lo mismo. Pero este rechazo que me producen sus películas es lo que, en cierta forma, más rescato: el carácter límite e incorrecto de su cine, su voluntad de llevar hasta el límite una violencia ejercida sobre sus personajes sin matizarla ni esconderla. Otras películas operan de manera similar pero sin la franqueza de Cohn-Duprat; ellos lo de hacen de frente. Esa irreverencia y falta de reparos en la sensibilidad del público me atrae: Querida, voy a comprar cigarrillos y vuelvo es una película que estuvo a punto de hacerme levantar de la butaca e irme de la sala varias veces, y el apuntar a generar ese rechazo moral o adhesión total a un comentario sobre el mundo, eso es algo que valoro; gestos así, formulados en caliente y a lo bestia, no abundan en el cine argentino. Cohn y Duprat no se andan con chiquitas, lo suyo es todo o nada; sus películas, desafiantes, nos dicen “si no te gusta te vas, y a mí qué me importa”.

Querida… representa con claridad una evolución en el marco de la obra de los dos directores. Como si la crueldad hacia sus personajes anteriores no hubiera sido lo suficientemente explícita, esta vez Cohn-Duprat calibran mucho más su propuesta y hacen una película que, prácticamente, puede decirse que está hablando no solo del cine, sino del cine que hacen ellos. En Querida… hay un “hombre raro” que por azares climáticos (le caen encima dos rayos consecutivos) adquiere los poderes de un semi dios, pero como no busca la riqueza ni la gloria, el tipo se va a dedicar a jugar con la vida de otras personas. Ernesto es una de sus tantas víctimas, un personaje frustrado, triste, derrotado, el cobayo perfecto para las diversiones del hombre raro. Pero si esta historia ya presenta evidentes signos de autoconciencia (el hombre raro es una especie de demiurgo que abre líneas de tiempo para que su personaje, Ernesto, las habite) la presencia de Alberto Laiseca suma otra capa “meta”. Resulta que Querida… es un cuento inédito del escritor, y este aparece de a ratos frente a la cámara explicando y comentando los avatares de los personajes, casi siempre burlándose de Ernesto y festejando sus fracasos estrepitosos. Entonces, un personaje juega con otro cuando en realidad es Laiseca el que juega con los dos. Y si queremos complicar más las cosas, se podría decir que detrás de la cámara que los observa están los directores, riéndose y moviendo los hilos de ese relato dentro del relato, jugando ellos a su vez con todos. Eso sí, acá “juego” hay que entenderlo en los términos más salvajes posibles. Para los directores el jugar se traduce en un disfrute primitivo, casi animal, como los que despuntan los chicos cuando cazan y torturan bichos. Juego cruel, terrible, Cohn y Duprat capturan en su red a Ernesto y juegan con él, lo ponen patas para arriba, lo golpean, le sacan el aire, lo meten adentro del agua, le clavan agujas. No soy quién para decir qué es juego y qué no, cuándo jugar está bien o está mal, pero sí que este juego no es para mí. Respeto a Cohn y Duprat por patear el tablero e instalar reglas nuevas dentro de un cine poco entregado a lo lúdico, y probablemente siga mirando de reojo sus divertimentos, pero difícilmente entre a jugar con ellos.

5 comentarios

  1. Realmente me dejó un gusto extraño al finalizar.
    Todo lo rendonda que era “El hombre de al lado” es de irregular esta “Querida, voy….”.
    A veces parece que el delirio se deborda, y cuando la pelicula parece perder totalmente el rumbo, cuando el cuento parece escaparse totalmente del cause, ahi aparece Laiseca con alguna frases completamente contundentes sobre la vida, el destino, la inmortalidad. Crueles e impactantes, tan revulsivas como ciertas.
    Ahi es donde “Querida…” no me cierra.
    Una historia potente de un cuento de un escritor que juega permanentemente al borde de la irreverencia, termina anegando en algunos pasos de comedia que no terminan de convencer.

    mayo 28, 2011 en 5:07 pm

  2. isidoro

    Luego de El hombre de al lado, una película que apareció sorpresivamente, como las revelación del 2010 del cine argentino, una película que se ganó el boca en boca. Mariano Cohn y Gastón Duprat renuevan la apuesta, para demostrar que lo anterior no fue casualidad, que hay mucho por explorar todavía en el cine argentino y que el humor bien hecho es el mejor drama.
    Querida voy a comprar cigarrillos y vuelvo, nos cuenta la historia de Ernesto Zambrana (Emilio Disi), un hombre desganado, monótono, al que la vida le pasó por al lado sin saber vivirla y un día tiene la oportunidad, mediante un pacto con un hombre sobrenatural (Eusebio Poncela), de vivir nuevamente 10 años de su pasado pero con su mente actual.
    La película juega maravillosamente con la diegesis del relato y desde el comienza plantea que no existe diferencia entre ficción y realidad, que son la misma cosa. Rompe la barrera con el espectador, el relato esta guiado por la narración de Alberto Laiseca, escritor del cuento en el que se basa la historia.
    En una diegesis paralela, Laiseca habla con el espectador, al tiempo que también narra los hechos de la historia, es un narrador más que omnisciente, sabe lo que pasa, sabe lo que va a pasar, conoce a los personajes y constantemente los juzga por sus acciones, el manejo del sarcasmo impregna la película. Las actuaciones son excelentes, Emilio Disi da vida a un personaje desabrido, vacío, que da lástima, del que solo se puede pensar “pobre boludo”, Eusebio Poncela encarna a un pequeño diablo sarcástico, que trata de dejarle alguna enseñanza a este pobre hombre y Darío Lopilato es Ernesto Zambrana en su juventud, una representación muy lograda tomando gestos de Emilio Disi, esto demuestra la excelente decisión en la elección de los actores.
    Mariano Cohn y Gastón Duprat demuestran no solo que no temen a la experimentación sino que la llevan en la sangre, que la experimentación es el camino. Una historia que por momentos transcurre en marruecos, que maneja el género fantástico, pero no deja de mostrarse costumbrista, en sus planos, en el manejo de la fotografía, por momentos documental, Laiseca nos cuenta experiencias personales y en que se parece a sus personajes. El narrador no dice “una ciudad es grande si uno es grande y una ciudad es una mierda sin uno es de mierda” Cohn y Duprat nos dicen que el cine es grande si uno es grande, si no se experimenta, el cine es una mierda. Mil gracias por experimentar.

    Nicolas Wolcoff

    agosto 30, 2011 en 12:52 am

  3. Frank San Sebastian

    Pero qué es esto??? Lo último en críticas… la paracrítica

    agosto 30, 2011 en 1:56 pm

  4. alex

    yo agradeceria muchisimo dejar una critica y no contar la pelicula.

    septiembre 10, 2011 en 6:12 pm

    • P

      genio

      agosto 26, 2018 en 3:21 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s