Zack y Miri hacen una porno (Zack and Miri Make a Porno)

Zack y Miri hacen una porno - Zack and Miri Make a Porno - CinemaramaAño: 2008
Origen: Estados Unidos
Dirección: Kevin Smith
Guión: Kevin Smith
Intérpretes: Seth Rogen, Elizabeth Banks, Craig Robinson, Jerry Bednob
Fotografía: David Klein
Edición: Kevin Smith
Música: James L. Venable
Duración: 101 minutos

por David Obarrio

Hay una escena que me parece central en Zack y Miri hacen una porno, la última película del norteamericano Kevin Smith: Zack camina junto a una mujer mientras Miri lo observa echada en un sillón. Mediante un travelling que retrocede, la cámara no pierde ni por un segundo a Miri ni a la pareja que abandona la habitación hasta que desaparece finalmente de la vista por un costado del cuadro, mientras se ve en el fondo del plano a Miri que baja la cabeza y se tapa la cara con las manos. Es una señal luminosa esa escena, cuyos haces parecen desplegarse sobre la película como si se tratara de un eco voraz. Ese fragmento de film perfectamente controlado y planificado, y cuya belleza formal puede hacer acordar a esos momentos extáticos coreografiados hasta el agobio de las películas de Wes Anderson, se establece como el único pasaje evidentemente sofisticado de la película, quizás uno de los pocos en el que algo poderoso del orden de la emoción nos golpea directamente merced a una admirable disposición de los elementos de la puesta en escena. Se me dirá que de eso se trata todo este asunto del cine, justamente. La escena mencionada es el único momento auténticamente cinematográfico de Zack y Miri hacen una porno, entonces.

Lo curioso de esa escena (prácticamente un largo plano en ralenti) es que se descuelga de manera notoria del sistema habitual bastante precario, o rudimentario si se prefiere, de casi todo el cine de Smith y del que Zack y Miri hacen una porno podría ser una muestra cabal. Como si ese plano fuera la conciencia cinematográfica de la película. Un plano superyóico, cuya magistral terminación parece querer integrar a la película al universo del cine, con sus simetrías, sus momentos epifánicos, trascendentes. Mientras tanto, el resto del film de Smith es puro deseo salvaje que se duplica: deseo de hacer cine en el director e igual deseo de hacer cine en sus atribulados protagonistas.

Por lo que el plano mencionado importa no tanto por los datos que comunica al espectador respecto de los vericuetos de la historia, es decir, que Miri hace explícito su amor por Zack (y él por ella, de paso, marchando aparatosamente hacía la cama de la mano de otra mujer para vengarse de Miri) sino porque en ese plano espléndidamente compuesto se pone en evidencia, por contraste, el sistema elemental y primario del grueso de la película de Smith. Zack y Miri quieren hace cine. Necesitan hacerlo. La ausencia del menor atisbo de poesía en el título lo dice todo, la melancólica funcionalidad de la frase pone de entrada las cosas en su lugar: Zack y Miri hacen una porno. Como pueden. De modo primitivo, desmañado, arrebatado, pulguiento, desfachatado, feroz. Por extensión, cine como sea y como salga: sin dinero, sin estudios, sin equipo, sin actores, sin conocimiento, sin habilidad. Nadie es un cineasta en ese grupo de improvisados que el film de Smith reune, nadie tiene chapa ni renombre (“Así hacía Kurosawa”, dice con sarcasmo Zack refiriéndose al trabajo del camarógrafo: Smith conoce sus límites). El amigo negro de Zack, que oficia de productor y que da el visto bueno a las chicas aspirantes a integrar el cast de la película tan solo quiere posar sus ojos en un par de tetas que no sean las de su mujer de toda la vida. Los otros quieren ganar algo de plata y ya que están pasarla bien en conjunto, uno encima del otro si se puede. En el medio, en ese trance de hacer películas, encuentran a sus semejantes, que resultan ser gente casi tan desesperada como ellos, tan ávida de ponerle pimienta a sus días. Es que el cine puede matarte (como en Godard) o darte una familia (como en Truffaut). En tanto los artistas, los constructores de formas, a un lado, a pensar en sus cosas sublimes. Los que hacen cine porque están hasta el cuello (hay que pagar el alquiler, y los servicios están cortados) no tienen tiempo para buenos modales. Contra el cine controlado, ahogado de belleza, de la última película de Wes Anderson, por caso ya que lo mencionamos antes, se levanta este cine torpe en el que la ruda materialidad de la vida cotidiana alcanza una vitalidad desbordada, dionisíaca, y a la que la escena del ralenti viene a señalar y, curiosamente, a ennoblecer desde su elegancia un poco fatua, construida completamente a contrapelo.

En esa encrucijada en la que el cine es violento, tosco y acaso un poco pueril, o es por el contrario excelso, magistral, una forma olímpica erigida para soportar mejor el peso del mundo; o sea, un cine irremediablemente inserto en el mundo, a la altura de los bichos que se arrastran en él, o un cine contra el mundo y a favor de los dioses (es decir, entre el deseo ciego y su domesticación y transformación inmediata en signo: el cine como voluntad y representación), Smith parece inclinarse por la primera opción. Está claro que la frase “hay que terminar la película, a la película le falta un final” podría referir no tanto a la película porno que los personajes se afanan en filmar (“¡No hay que terminar nada, es una porno, mandá los créditos y chau!”, arguye razonablemente Zack), como sí a aquella otra llamada Zack y Miri hacen una porno, en la que su director Kevin Smith recurre obligadamente a un final para su propia película. La historia debe cerrarse, entonces. Zack ama a Miri y viceversa, no se sabe si comen perdices. Y ya tienen agua caliente. Como se puede ver, el mundo sigue igual de prosaico que siempre.

2Zack y Miri hacen una porno - Zack and Miri Make a Porno - Cinemarama

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s