El juego del miedo 5 (Saw V)

Año: 2007
Origen: Estados Unidos
Dirección: David Hackl
Guión: Patrick Melton, Marcus Dunstan
Intérpretes: Tobin Bell, Costas Mandylor, Scott Patterson, Betsy Russell, Julie Benz, Mark Rolston
Fotografía: David Armstrong
Montaje: Kevin Greutert
Música: Charlie Clouser
Duración: 92 minutos

por Diego Maté

La avanzada reaccionaria. No hubo nada nuevo bajo el sol en la saga de El juego del miedo desde la primera película dirigida y escrita por James Wan, la mejor de las cinco, lejos (de Wan ahora se va a estrenar Sentencia de muerte, una berretada absoluta). Siguiendo el camino de las anteriores El juego.., esta última también hace gala de los peores vicios del terror actual: sobreexplicación, vueltas de tuerca constantes (la saga es, en sí misma, una seguidilla de vueltas de tuerca), una estética que más que a la construcción de climas apuesta a la confusión fácil con planos rápidos y fugaces, una visión fuertemente moralista del mundo y, por último, una notoria falta de coraje a la hora de hacer saltar un poco de sangre. En este sentido, no deja de llamar la atención la marcada carencia de violencia física de la última El juego… Si pensamos en las últimas películas no es difícil darse cuenta de que la quinta es la que tiene menos gore, como si con el tiempo la saga se estuviera reconcentrando alrededor de los personajes y la trama y dejase de lado el componente de horror. Y lo cierto es que, de seguir este camino (porque la quinta no es la última), El juego… apunta a convertirse en un exponente altamente reaccionario del terror actual. Desplegando cada vez dosis menores de gore, pareciera que la saga se va cerrando sobre unas pocas ideas: una mirada muy moralista (plasmada en el personaje de Jigsaw pero también en las víctimas que se sienten culpables y merecedoras del castigo que reciben), el uso de las vueltas de tuerca como única forma posible de mantener el interés entre películas, y la tendencia a sobreexplicar cuanta cosa pasa en la historia (ofende un poco la cantidad de flashbacks y de soliloquios explicativos, del tipo “claro, vos fuiste el que hizo esto, ahora lo entiendo”). Bien lejos del género de los 60 y 70, donde lo moralista era, en realidad, la excusa para llegar al horror (y también al sexo, que en El juego… brilla por su ausencia), en la saga iniciada por Wan parece que el gore va desapareciendo gradualmente para dejar lugar a lo otro, al regodeo imbécil (“psicológico”, podrán decir algunos) sobre unos personajes lineales y bobos, todos movidos por los hilos de ese cretino de voz grave y charlatán de feria que es el personaje central de la saga, Jigsaw. Como si de a poco el horror se fuera deshaciendo y fuera dejando lugar casi exclusivamente a ese jugueteo solemne con máximas pedantes sobre la vida y puniciones ejemplares incluidas, que, parece, pretenderían dar una visión oscura de la sociedad y el hombre, pero que lo único que logran es dejar al descubierto todas sus falencias estéticas, narrativas, y éticas; todo eso hace a las El juego… cine desechable y del montón.

Anuncios

5 comentarios

  1. Ah, ya lo sospechaba… Es por eso que entre ver esta quinta parte de la serie Saw y ver Ceguera me metí en la sala donde proyectaban esta última, del prestigioso Meirelles, basada en el libro del prestigioso Saramago y que había abierto el prestigioso festival de Cannes. Bueno, una basura. Por suerte hoy pude ver Liverpool en la Lugones, de Lisandro Alonso, que recomiendo. Y mi espíritu cinéfilo quedó compensado.

    Saludos,

    Hernán.

    octubre 31, 2008 en 10:43 pm

  2. hola yo ser perrito!i quien vo e?veo gente muerta!masio busca marido(dijo poli),sheuuuuuuuuuu buuucaaaaaaaaa,shebaaa veni shebaaa!

    noviembre 13, 2008 en 1:52 am

  3. che…lo de prestigioso es un arma de doble filo: se le puede aplicar perfectamente a Lisandro Alonso, un niño mimado de Cannes.

    noviembre 13, 2008 en 10:10 pm

  4. Diego Myers

    Hola Diego. La verdad esta quinta parte me gustó, que se yo creo que el género está decayendo mucho y yo prefiero que sigan haciendo otras 20 películas de Saw a que sigan arruinmando clásicos. Pensa cuantas remakes se estrenan por mes: Black Christmas, Quarantine, El Día que la Tierra se Detuvo y ahora se vienen Bangkok Dangerous y Viernes 13.
    Y lo peor es que todas son malísimas.

    enero 4, 2009 en 4:57 pm

  5. Diego, cómo va. Comparto plenamente lo de la tendencia actual a arruinar clásicos en Hollywood, pero igual Saw me parece (en especial esta última entrega) de lo peor del cine estadounidense: moralista, sobreexplicativo y altamente pacato.

    saludos.

    enero 4, 2009 en 11:13 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s