La cámara oscura

Año: 2007
Origen: Argentina, Francia
Dirección: María Victoria Menis
Guión: Alejandro Fernández Murriay, María Victoria Menis
Intérpretes: Mirta Bogdasarian, Fernando Arman, Patrick Dell’Isola, Silvina Bosco
Fotografía: Marcelo Iaccarino
Montaje: Alejandro Brodershon
Música: Marcelo Moguilevsky
Duración: 88 minutos

por Laura Gehl

La cámara oscura, como una fotografía, está enmarcada. Enmarcada por una escena clave y fundamental en la historia, la que abre el mundo de Gertrudis a nuestros ojos y la que a la vez lo cierra. María Victoria Menis retrata la vida de esta mujer desde su nacimiento a fines del siglo XIX en la rampa de bajada del barco que trae a sus padres desde Rusia, como si ya ese nacer en ningún lado (no puede ser anotada como argentina porque literalmente no tocó el suelo) prefigurara un destino de ausencias y olvidos, marcado además por su supuesta fealdad de la que sí, todos parecen estar al tanto. En los minutos que Menis recrea a Gertrudis en su infancia está lo mejor de La cámara…, muy pocas líneas de diálogo pero precisas y el mundo interior, los miedos y los sueños de la pequeña Gertrudis en una muy particular escena animada por Rocambole; es en estos escasos momentos donde la película respira y guarda un poco de aire para después.


Por el contrario, elipsis mediante, en la adolescencia de Gertrudis demasiado similar a Cenicienta, la película se comienza a desinflar, desde el casamiento (con un hombre que ha sufrido por amar a una mujer bella y desleal) La cámara… va perdiendo el oxígeno que tenia guardado por el peso de tanta solemnidad. El subtexto que sobrevuela la narración se vuelve lineal y de simples contrapuntos, la nada agraciada apariencia física de Gertrudis se contrapone con su belleza interior, su dedicación abnegada por las tareas del hogar y la poesía versus el desinterés de su familia, los vibrantes colores del campo y las flores en Entre Ríos en contraste con el estricto negro que viste esta mujer de mirada encerrada en negros marcos, la indiferencia de su marido por un lado y un nuevo hombre, un fotógrafo, que la redescubre con una nueva mirada.


Y precisamente ahí dónde se podría tomar aire nuevamente sólo hay bostezos. Si bien el registro de las dos nuevas miradas de Gertrudis y Jean Baptiste (junto con la impecable puesta en escena de época), es sutil y funciona muy bien narrativa y estéticamente, sigue sobrevolando y cada vez más bajo (y perdiendo los pocos matices que tenía) la misma noción de antes: lo esencial es invisible a los ojos. Pero cada vez más esta idea se presenta recargada en imagen y palabra, y termina siendo una perogrullada. Cuando hacia el final la escena marco del comienzo nos empieza a dibujar una sonrisa, la sobrexplicación innecesaria del desenlace la borra de un plumazo y así, sin más, La cámara oscura acaba por asfixiarse.

Anuncios

5 comentarios

  1. lucas desimone

    No coincido para nada con esta crìtica. Me parece que Laura Gehl esta un poco estructurada en la forma de hacer crìticas, muy lineal y standard.-
    La pelicula tiene muy buen guion y definicion, ademas de buenas actuaciones,musica,animacion etc.etc.-De lo mejorcito del cine argentino de los ultimos tiempos.-
    Laura…vela de nuevo.- LUCAS

    octubre 22, 2008 en 7:38 am

    • Ileana

      Coincido! La película es una obra de arte, donde no es necesario el discurso. La imagen lo dice TODO, que eso es el verdadero Cine con mayúscula. Extraordinaria fotografía, el uso de la luz evoca cuadros de Rembrandt, la frescura de la naturaleza de Renoir, el paisajismo de Monet. Es una historia sobre la mirada humana, el otro lado del espejo, la valoración de la mujer. Merecía más premios que los otorgados!

      octubre 7, 2014 en 2:40 am

  2. Laura Gehl

    Lucas, afortunadamente una película, en tanto obra de arte, puede tener tantas interpretaciones como espectadores. Me alegro que te haya gustado, de hecho le reconozco algunos méritos. Por otro lado quizá te referís a que estoy un poco estructurada en la forma de “mirar películas” (aunque juro que hasta me desparramo en la butaca y todo) porque en la “forma de hacer críticas” no necesariamente tendría que ver con la apreciación que se tiene de la obra en sí, que también puede ser una cuestión bien subjetiva, por supuesto.
    Te agradezco que me mandes a la sala a verla de nuevo pero justo tengo un compromiso.
    Gracias por tu comentario.

    octubre 22, 2008 en 8:33 am

  3. david

    “Un poco estructurada”, “muylineal” y “standard” no parecen conceptos que se apliquen (justamente)a las críticas que hace Laura y sí al procedimiento de elogiar una película destacando sus actuaciones y sus rubros técnicos, que es lo que hace Lucas con La cámara oscura.

    octubre 22, 2008 en 2:35 pm

  4. riki

    Una gran pelicula Muchisimas referencias al surgimiento del arte moderno y su relacion con la primer guerra, el surgimiento de la fotografia como arte, el surrealismo…la estética, el lugar de la mujer..Eso si si quieren ver una romantica o una de aventuras ni lo intenten!

    noviembre 20, 2013 en 6:45 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s