Bafici – Sábado 10 de abril – Tercer día

Hoyts Abasto. 10:15. El ambulante (Argentina – 2009 – 86′). Dirección: Eduardo de la Serna, Lucas Marcheggiano, Adriana Yurcovich. Guión: Eduardo de la Serna, Lucas Marcheggiano, Adriana Yurcovich.

Bajo la piel de simpatía y buen humor que recubre a El ambulante palpita una gesta épica, la del cine más independiente ajeno a los plazos e imposiciones de las producciones tradicionales, fundado sobre una matriz fuertemente comunitaria y con una voluntad de observarlo todo: la ficción, los géneros, la vida íntima de un pueblo, la realidad. Daniel Burmeister, que viaja por el interior recalando en diferentes pueblos, por lo general periféricos, marginales y casi desconocidos, pide comida y alojamiento a cambio de hacer una película, siempre sobre, con y para el pueblo. El carácter de atracción móvil, casi de feriante de Burmeister y su cine ambulante hace pensar en una vuelta a los primeros años de existencia del cinematógrafo, cuando éste era un divertimento viajero cuya circulación social no se diferenciaba de la de un circo. Pero esa vuelta es, al menos en términos cinematográficos, imposible, porque Burmeister es un espectador evidentemente avezado en los códigos narrativos de los géneros y el cine en general; por más frescas e improvisadas que parezcan, si hay algo que sus películas no son es, justamente, inocentes. Tampoco el trabajo de Burmeister es tan poco profesional como parece, ya que a medida que la filmación en el pueblo de Gould se acerque a su fin, la película del trío Marcheggiano, de la Serna y Yurcovich lo va a ir mostrando cada vez más como un realizador con una visión cinematográfica de largo alcance (esto se cristaliza sobre todo en la escena de la edición, donde los comentarios de Burmeister podrían confundirse tranquilamente con los de cualquier director o montajista “profesional”). Más allá de la línea humorística que propone la película, que arranca tímida para luego volverse cada vez más explosiva, o del interesantísimo intercambio que se genera entre Burmeister y la gente y las instituciones de Gould, el punto fuerte de El ambulante, su verdadero centro, es el cambio operado en el personaje, la nueva luz con la que se lo exhibe a medida que avanza el relato, en el que el personaje pasa de ser bastante tarambana a convertirse en un director con una visión del mundo sólida y coherente, como los más grandes. Diego Maté
.

Hoyts Abasto. 12:15. El recuento de los daños (Argentina – 2010 – 90′). Dirección: Inés de Oliveira Cézar. Guión: Inés de Oliveira Cézar, Ana Inés Berard.

Desde la primera escena, se aprecia en El recuento de daños una increíble sofisticación en la construcción visual: un manejo inteligente del encuadre que aprovecha el off para generar suspenso, una marcada atención a las superficies de las cosas, una rara capacidad para manejar el movimiento dentro del plano imprimiéndole un dinamismo particular a los objetos (como un coche que viene por la ruta desde el fondo, que en su primera y lejana aparición no es más que la luz proveniente de sus faroles). Hay mucho de sinuosidad que se siente también en otras escenas, como las que transcurren en la casa (el piano, por ejemplo, cobra unas dimensiones estéticas impensadas gracias al trabajo del fotógrafo Gerardo Silvatici) o en el uso del fuera de foco para los planos exteriores de la fábrica. Lástima que en ese universo noctámbulo, hecho de tragedias silenciosas e incertidumbres amenazantes, el guión no alcance a trazar una línea igualmente potente: los diálogos no siempre suenan bien (en La extranjera, el trabajo anterior de la directora, prácticamente no se hablaba), la información sobre los personajes escasea o llega a destiempo, y algunos momentos (como una pelea que se insinúa sin llegar a materializarse) están forzados y el impacto acaba por diluirse en la apatía general del relato. El recuento de los daños es una película estrictamente para ver, con un densísimo universo visual que invita a ser recorrido lenta y placenteramente, pero a la que no se le puede pedir mucho a la hora de contar; excepto, claro, cuando se narra estrictamente a través de las imágenes, como ocurre en la brillante secuencia inicial. Diego Maté

.

Hoyts Abasto. 13:45 hs. Navidad (Chile – 2009 – 104’). Dirección: Sebastián Lelio. Guión: Sebastián Lelio, Gonzalo Maza.

La búsqueda de la identidad en la adolescencia suele ser un camino doloroso que requiere de gran valentía para reconocer los gustos heredados de los propios, para distinguir el deber ser del deseo individual. En Navidad, Aurora y Alejandro emprenden este viaje iniciático en el día de Nochebuena y que se convertirá en una verdadera aventura con la aparición de Alicia, que se extenderá durante toda la noche y hasta el día siguiente.  El escenario es la antigua casa de Aurora que su madre decidió vender junto con todas sus pertenencias tras la muerte de su padre.  En el afán de conservar su memoria, Aurora busca entre la colección de discos antiguos esa música que lo vuelve a la vida y en la que ella se reconoce.  Alejandro huye de una pelea con su padre y Alicia va al encuentro del suyo, al que aún no conoce.  En su segunda película, Sebastián Lelio vuelve a cuestionar las festividades religiosas y enmarca esta historia entre la tarde de Nochebuena y la Navidad y honra el brindis de la medianoche con una bellísima escena amorosa entre los tres protagonistas.  Un párrafo aparte merece Mariana Martelli quien encarna al personaje de Aurora y logra la misma soltura y empatía que en Como un avión estrellado, en este caso jugando a ser una niña bien, entre tierna y caprichosa que sabe asumir el rol de la líder del grupo cuando la historia lo necesita. Navidad cuenta con una historia adolescente; personajes que evolucionan en cuarenta y ocho horas; un director que, sin hazañas, logra que la fuerza de esta película esté repartida entre diálogos cortos; miradas que sustituyen confesiones; deliciosos momentos de fuga casi anudados a la niñez y una tensión propia de cuando acecha la vida adulta. Un festejo de Navidad donde las decisiones de estos tres personajes los marcarán para siempre mientras apedrean el mundo real y le dan una chance a la belleza mientras un muñeco de nylon toma vida con el aire que expulsa un subte. Malena Flores Piera

.

Hoyts Abasto. 19:15 hs. Last Train Home (Canadá – 2009 – 87’). Dirección: Lixin Fan.

Cada Año Nuevo Chino comienza la mayor migración humana del mundo (el movimiento de primavera o chūnyùn), alrededor de cientro treinta millones de personas viajan a sus pueblos y aldeas de origen para reencontrarse con sus familias. Con este contexto como telón de fondo –o excusa–, Fan sigue a un matrimonio desde el periplo de conseguir un pasaje en tren, hasta la llegada a la aldea, 2.100 km después, donde los esperan sus hijos. Así, lo que en un principio parecía el registro crudo de la migración, en realidad se convierte en un retrato íntimo y particular. Los Zhang son una de las tantas familias fragmentadas por la realidad socio-económica de China: habitantes de una aldea agrícola sin prosperidad laboral, se ven forzados a migrar hacia algún centro urbano (Guangdong en este caso) para procurarse un trabajo para mantener a los hijos que han quedado a cargo de los mayores. La cámara se mantiene junto a los Zhang a una distancia que deja entrever una cierta cotidianeidad y comodidad en el hecho de estar siendo registrados en todo momento, incluso en los momentos más privados y cargados de tensión y dolor, como las peleas familiares por el porvenir de los hijos, quienes solo ven extraños en sus padres. Los Zhang son unos entre millones, son la muestra, el microcosmos que, enmarcado en los claustrofóbicos viajes, relata de manera contundente el resquebrajamiento familiar y los cambios sociales en una comunidad en permanente movimiento. Laura Gehl

.

Hoyts Abasto. 20: 45. Apuntes para una biografía imaginaria (Argentina – 2010 – 60’). Dirección: Edgardo Cozarinsky. Guión: Edgardo Cozarinsky.

Como varios de sus libros, la última película de Edgardo Cozarinsky abre puertas a los relatos más insospechados y personales. Apuntes… tiene la particular condición de ser una especie anómala de autobiografía que también permite, incluso motiva, la construcción de una propia: el material de archivo encontrado por Cozarinsky (remanente de películas anteriores), la filmación de escenas inconexas, los planos con actores quietos y solos cerca de la cámara (que trabajaron con el director anteriormente, como Gonzalo Heredia o Rafael Ferro), la voz en off que se le agrega al found footage (ya sea verídica o ficcional), el fragmento de uno de los cuentos de La novia de Odessa, el segmento sobre Borges y Estela Canto y las imágenes actuales de Constitución, etc; todo habilita a disparar las narraciones más libres, las historias más extraordinarias. Al igual que en la obra literaria de Cozarinsky, en Apuntes… también hace un necesario acto de presencia la Historia, ya sea en las manifestaciones y desfiles más multitudinarios como en los hechos menos visibles y más efímeros (como la presencia fugaz –apenas unos fotogramas- en un acto político de una actriz que, luego de un comienzo prometedor en Hollywood, habría de fracasar como estrella), y el mundo se convierte en un campo abierto para la aventura y el descubrimiento en el que es posible trazar conexiones entre los elementos más arbitrarios, donde se borronean las fronteras entre ficción y realidad. Hay en la obra de Cozarinsky algo de rompecabezas inútil, compuesto por piezas múltiples que no encajan y que se niegan a reducir la complejidad del arte y la vida a una sola imagen unívoca, clausurada. Quizás sea por eso que Apuntes… soporta tantas lecturas como espectadores que la vean; espectadores que se animen a participar del juego propuesto por la película, a no quedarse anclados en el costado autobiográfico (uno de los tantos posibles que despliega el film) y a producir sus propios relatos: nuevos, personales, fantásticos. Una película generosa cuya biografía ajena nos invita a inscribir una propia en las imágenes: esa podría ser la definición justa para empezar a pensar (e imaginar) la última película de Edgardo Cozarinsky. Diego Maté

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 230 seguidores