Enamorándome de mi ex (It’s Complicated)

Año: 2009
Origen: Estados Unidos
Dirección: Nancy Meyers
Guión: Nancy Meyers
Intérpretes: Meryl Streep, Alec Baldwin, Steve Martin, John Krasinski
Fotografía: John Toll
Edición: Joe Hutshing, David Moritz
Música: Hans Zimmer, Heitor Pereira
Duración: 120 minutos

por Laura Gehl

Enamorándome de mi ex comienza con techos, uniformes tejas de color ladrillo es lo primero que se ve mientras corren los títulos, es una profecía: el techo es lo más alto a lo que va a llegar esta película. Es durante la primera hora en la que levanta vuelo y está muy bien: Jane y Jake (¿no existe la cacofonía en el inglés?) están divorciados hace unos diez años, tienen hijos grandes e independientes. Jake está casado con una mujer unos treinta años menor que él. Se sabe que Jane ha pasado años difíciles, que el divorcio no ha sido cosa sencilla y que la soledad pesa, y que más aún pesa esa joven y hermosa mujer del brazo de su ex marido con la que mantiene una cordial e hipócrita relación. No se sabe mucho de Jake y parece no importar demasiado. La fiesta de graduación de su hijo los junta en Nueva York y, alcohol mediante (en esta película, siempre que una mujer haga algo inesperado o impulsivo será bajo el efecto de alguna sustancia, como si se le rindiera homenaje a esa vieja excusa), los junta en una cama. Jane se quiere morir (un poco, quizá), Jake quiere seguir, entusiasmado por el recuerdo; y los que otrora estuvieron casados ahora se convierten en amantes de ocasión.

El problema (tanto para la película como para el desarrollo de la historia) es que hay que hacer algo con eso, resolverlo de alguna manera. Y como la espontaneidad no está permitida dentro de los márgenes de lo que podría llegar a ser moralmente reprochable, Jane no puede simplemente seguir encamándose con su amante que es su ex marido, y su ex marido entonces se enamora nuevamente de ella para volver justo donde estaban diez años atrás pero diez años después. Pero mientras, convenientemente, Jane conoce a un algo deslucido y divorciado arquitecto que tampoco está dispuesto a encamarse con alguien porque no quiere que le rompan el corazón otra vez. Y Jane tiene que decidirse, y se decide, no se puede decir que de manera arriesgada.

Pocas cosas me molestan más en las comedias románticas que los codos que borran lo que las manos escriben. Esas películas con bisagras bien pensantes que parecen reflexionar que todo lo anterior, bueno, no estaba del todo bien y mejor corregirlo. Enamorándome de mi ex es divertida, tiene buen timing, Baldwin y Streep están geniales juntos (y separados) y hasta los enredos, que no son particularmente brillantes, se desarrollan bien y con gracia, pero en un punto determinado Meyers corrige, afina el lápiz y reflexiona: no está bien tener amantes y menos si fue anteriormente tu marido, los hijos (boludos grandotes) pueden pensar cualquier cosa y quedar tristes y confundidos y no confiar nunca más en el amor y la familia que, se sabe, es lo más sagrado que no sé quién nos dio. No está bien ser adúltero y por eso la soledad es lo que éste se merece, y sí, huele a castigo. No está bien pasarlo bien si eso no es “lo correcto”. Pareciera que no se le puede dar un final a la película que no esté contemplado en el catálogo de la moral y las buenas costumbres. Y aburre y enoja (y eso que ni me detuve en el plano del rociador, véanlo ustedes mismos) ese golpe de timón absurdo y apestado de conservadurismo.

About these ads

6 comentarios

  1. Raquel

    Me divierte leer críticas que no comparto en absoluto.la película me gustó muchísimo y el final me pareció digno de una autora que no se rinde ante las pretensiones conservadoras que pregonan que lo más importante es la familia. El Sr sigue patinando por la vida sin lograr encontrar su lugar en el mundo, la Sra siempre más dispuesta al compromiso afectivo sigue sumando vitalidad y proyectos. Tal vez a a alguien le permita reflexionar acerca de las cosas que realmente valen la pena.

    enero 12, 2010 en 10:32 pm

  2. Me reí mucho, me vino bien la película en estos días de turbulencias.
    Para empezar, ¡esa casa, esa cocina, esas tortas! Aunque cada vez que veo este tipo de escenas (por otro lado, tan frecuentes en el cine), pienso: ¿es que estas mujeres no se cansan? ¿hacen todo bien? ¿tienen hijos perfectos, casas impecables, huertas sin hormigas? Entonces me llamo a mí misma a la reflexión y me digo: nena, no es la vida misma…

    Pero me gustó mucho, ellos dos están muy bien.

    enero 14, 2010 en 12:02 pm

  3. Yanina

    Por favor, cuando se va estrenar dicha película en Lima, Perú.
    Puede ser: It’s complicated, o Es complicado, o Me enamoré de mi ex.
    Estaba anunciada para Navidad’09 pero no pasó nada.

    enero 22, 2010 en 4:29 pm

  4. Manuel

    Es una película para reirse y , ya está. No hay que darle más vueltas a la vida de cada uno, porque cada uno tiene lo suyo y cada uno es diferente.

    Es muy buena comedia con Meryl Streep, como siempre, bárbara

    junio 16, 2010 en 9:59 pm

  5. me pasara a mi????

    enero 15, 2012 en 8:57 pm

  6. para mi es una película divertida, el se me hace un hombre conchudo y falto de responsabilidad. Ella se siente sola y por eso se deja seducir por el, no la culpo.me gusta la película.

    julio 23, 2014 en 3:01 am

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 253 seguidores