La profecía del no nacido (The Unborn)

La profecía del no nacido - The Unborn - CinemaramaAño: 2009
Origen: Estados Unidos
Dirección: David Goyer
Guión: David Goyer
Intérpretes: Odette Yustman, Gary Oldman, Meagan Good, James Remar, Jane Alexander
Fotografía: James Hawkinson
Edición: Jeff Betancourt
Música: Ramin Djawadi
Duración: 87 minutos

por Diego Maté

Al menos en su estreno local, La profecía del no nacido ya arranca cumpliendo a medias (“la profecía” del título no es más que un engañoso agregado, seguramente intento de la distribuidora UIP de colgarse del clásico de terror setentoso y sus secuelas). Y la película en general también empieza prometiendo más de lo que puede llevar a buen término: terror que se juega en los climas y que le rehuye a los golpes de efecto, puesta en escena más o menos correcta, guión que avanza con claridad y sin embrollar mucho la trama, referencias al Holocausto pero funcionales a la historia que no caen en la denuncia fácil, etc. Todo esto va a durar poco, porque llegando a la mitad de película, La profecía… se muestra deshilachada, falta de ideas y con algunos baches de guión importantes. Esto se puede ver, por ejemplo, en la salida del personaje del padre, que desaparece de un momento a otro sin que sepamos más nada de él; que Casey trabaje de babysitter cuando vive en una casa lujosa e inmensa y su papá tenga un cargo alto en una corporación; que Romy (la amiga negra de Casey) muera y en la siguiente escena aparezca un personaje nuevo, también negro (esto más que problema es un signo de los intentos de la película por mantener un cierto nivel de corrección política: negro va, negro viene); el viaje y la llegada casi instantánea de Casey y Mark (el novio de ella) desde sus casas hasta la de Romy, recorrido imposible que más que en un artificio cinematográfico hace pensar en una escena muy forzada (capaz que a Goyer se le traspapelaron los guiones –también está escribiendo el de The Flash, para el 2011).

La película se quiebra concretamente cuando hace su entrada el rabino Sendak (Gary Oldman), que contamina a La profecía… (hasta el momento urbana, moderna, contemporánea) con su aire religioso y de antigüedad. Ahí la película pierde el poco espesor que había podido mantener y se deshace en charlas trilladas sobre mitología hebrea, rituales y el más allá. Cosa que no le pasaba a Invisible (The Invisible), estrenada en 2007 y también dirigida por Goyer, en la que un adolescente queda atrapado entre el mundo de los vivos y los muertos (parece que Goyer va en camino de convertirse en una suerte de realizador de “terror metafísico” o algo por el estilo). La película no era muy buena pero al menos esquivaba el recurso de la religión; en La profecía.., en cambio, al guión de Goyer le falta cintura.

Pero todo esto tampoco hace de La profecía… una mala película, y por ahí ese es su mayor problema. Que su falta de riesgo, de probar cosas nuevas, de animarse a salir de la media genérica, nunca llevan a Goyer a cometer grandes equivocaciones. Más bien habría que hablar de fallas pequeñas, desajustes apenas de una película tibia con un horizonte cinematográfico demasiado limitado. Tan intrascendente es La profecía… que ni siquiera se presta, por su liviandad, para la típica y rutinaria categoría periodística de “sólo para fans del género”.

La profecía del no nacido - The Unborn - Cinemarama

About these ads

16 respuestas

  1. “Tan intrascendente es La profecía… que ni siquiera se presta, por su liviandad, para la típica y rutinaria categoría periodística de “sólo para fans del género””.
    Y ni siquera se presta, por lo que parece, para ser apreciada con esa sensibilidad que se solaza con aquello que de tan malo pasa a ser (al menos)divertido. Yo nunca fui de ese club, de todas formas, pero bueno.

    mayo 27, 2009 en 5:51 pm

  2. Claro. El problema acá es que la película no es tan mala como para ser vista de esa manera; directamente es amarga, pecho frío. Y en general, las películas malas solamente me generan molestia, casi nunca me divierten. Como las dos recientes Días de Mayo y Una noche en el museo 2: cada una es muy mala a su manera, y es muy difícil reirse de ellas (cosa que se agrava en el caso de Una noche… por ser una comedia, no?)

    mayo 28, 2009 en 10:33 am

  3. Rinne de Shimizu… “pecho frío”…
    EV

    mayo 28, 2009 en 1:01 pm

  4. Riq ue lme… “pecho frío”…
    LG

    mayo 29, 2009 en 10:54 am

  5. Laura, no te prendas en lo que dicen los malos periodistas deportivos.

    mayo 29, 2009 en 11:17 am

    • Nop, juro no me prendo en nada, solo en mis apreciaciones.

      mayo 29, 2009 en 2:14 pm

  6. Bueno, pero el tema es que ellos (los malos periodistas deportivos)lo dicen y lo repiten a cada rato. Y a me darían ganas de sostener lo contrario aunque más no fuera para contradecirlos.

    mayo 29, 2009 en 4:08 pm

  7. Pero lo de Riquelme como “lento” y “pecho frío” fue algo que prácticamente instaló el periodismo y que la gente se limitó a repetir sin más, usándolo como chivo expiatorio de todos los demás problemas del equipo (la selección). Hubo excepciones: Fabbri criticaba a Riquelme pero lo hacía con ideas, sin caer en el lugar común de Riquelme “lento”, “amargo”, “te tira el equipo atrás”, “no tiene empuje” y esas cosas que algunos periodistas deportivos repetían todo el día en época de mundial.

    mayo 29, 2009 en 5:46 pm

  8. Y sí, eso es lo que estoy criticando. Acordate que lo mismo decían de Zidane en los primeros días del último mundial. Después se tuvieron que tragar sus palabras.

    mayo 29, 2009 en 6:02 pm

  9. Lo de Zidane fue groserísimo (acá, con el periodismo local) porque puntualmente Fabbri y Walter Nelson (que cubrían el partido de Francia) se la pasaron diciendo que Zidane estaba “viejo”, que se notaba que le quedaba poca carrera y cosas por el estilo, y cuando el tipo tiró un sombrero, hizo un par de fantasías y puso un par de pases increíbles, los dos periodistas se dieron vuelta como una milanesa y empezaron a hablar, en tercera persona, de la gente que atacaba a Zidane (¡!)…

    mayo 29, 2009 en 6:12 pm

  10. Y sí, son cosas del periodismo deportivo.

    junio 1, 2009 en 11:37 am

  11. no pude dormir toda la noche por ver esta pelicula y no por el susto si no porque no entendi mucho

    junio 16, 2009 en 2:18 pm

  12. que esta buenisima y les aconsejo que vean porque les va a gustar

    julio 2, 2009 en 3:45 pm

  13. Diego Myers

    Hola Diego, cómo andas? Tanto tiempo. Fui a ver esta producción del señor Michael Bay (SI, LA PRODUJO EL) al cine y me aburrí mucho. Copia de El Exorcista y muchas de las pelis de fantasmas japoneses,pero no logra la atmósfera deseada y termina siendo otra predecible y aburrida película de hollywood. le doy un 2/10.

    julio 9, 2009 en 4:49 pm

  14. Hola Diego. Para mí no llega a ser mala porque Goyer no se atreve a nada, siempre juega con lo seguro. El problema es que como no lo hace de manera interesante ni con recursos que den cuenta de un trabajo más o menos elaborado, la película es directamente mediocre. Y aburre.

    saludos.

    Diego.

    julio 9, 2009 en 6:31 pm

  15. carlos

    lo mejor……………….
    sin mas palabras.

    octubre 29, 2010 en 8:59 am

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 227 seguidores